Blog Home

EE.UU. obtiene la posición No. 6 de entre 162 países y territorios incluidos en el Informe Anual de Libertad Económica en el Mundo 2020, co-publicado en EE.UU. por el Instituto Cato y el Instituto Fraser basado en Canadá. El reporte mide hasta qué grado las políticas e instituciones de los países respaldan la libertad económica.

EE.UU. ha caído una posición en el ranking de 2018, el año más reciente para el cual hubo disponibilidad de datos comparables a nivel internacional. En América Latina, continúa a la cabeza Chile, mejorando su posición desde la 17 en 2017 hacia la 14 en 2018. 

Hong Kong y Singapur nuevamente lideran el índice, continuando su récord de ubicarse en la primera y segunda posición, respectivamente. Nueva Zelanda, Suiza, Australia, EE.UU., Mauricio, Georgia, Canadá e Irlanda se encuentran en el top 10. Dentro de Latinoamérica, lideran el ranking Chile (14), Panamá (26), Perú (29), Guatemala (35) y Costa Rica (39). 

Los autores del reporte explican que “Las calificaciones del reporte de este año están basadas en datos de 2018. Por lo tanto, la calificación de Hong Kong no está afectada por la propuesta en 2019 de transferir ciertos casos legales al continente ni por las protestas y algunas veces la represión brutal que se dio; ni por la nueva ley de seguridad impuesta en 2020 por el gobierno chino…”

Los países con la calificación más baja son Irak, la República del Congo, Egipto, Siria, la República Democrática del Congo, Angola, Algeria, Sudán, Libia, y, finalmente, Venezuela. Algunos países con regímenes despóticos como Corea del Norte y Cuba no pueden ser analizados debido a la falta de datos. En América Latina, los países con la calificación más baja son Brasil (105), Ecuador (110), Bolivia (116), Argentina (144) y Venezuela (162).

El informe de este año viene acompañado de un estudio elaborado por Niclas Berggren y Therese Nilsson que analiza la relación entre la libertad económica y la confianza y la tolerancia. Los autores concluyen que “En los países económicamente más libres con un sólido Estado de Derecho, las personas suelen tener más confianza en y tolerar más a los homosexuales y las personas de otras razas, mientras que la relación con el antisemitismo es más complicada. Mientras que un Estado de Derecho más sólido está asociado con actitudes menos hostiles hacia los judíos, una economía más abierta está asociada con un mayor nivel de antisemitismo”. Los autores agregan que para quienes estén interesados en discernir qué determina el nivel de confianza y tolerancia en distintas sociedades, “vale la pena notar que la libertad económica es un factor importante que debe ser incluido en los estudios empíricos”.

Con su imposición de una ley de seguridad nacional sobre Hong Kong, Pekín viola la autonomía del territorio a un grado que fundamentalmente subvierte el sistema liberal que hizo de Hong Kong una de las historias de éxito más destacadas del mundo. El sistema de Hong Kong —basado en un Estado de Derecho sólido y un alto grado de libertades económicas, personales y civiles tales como la libertad de expresión y de asociación— permitió a sus ciudadanos surgir de una pobreza generalizada hacia un nivel de prosperidad que excede incluso aquel de su otrora colonizadora, Gran Bretaña. Este es el sistema que también ayudó a inspirar las reformas de mercado en la China continental, conduciendo a que durante las últimas cuatro décadas se hayan logrado extraordinarios avances en el bienestar humano allí también.

La represión de China sobre Hong Kong refleja el giro problemático del Partido Comunista hacia el nacionalismo y el fortalecimiento del autoritarismo durante  la presidencia de Xi Jinping. Como bastión de la libertad humana, el sistema de Hong Kong se volvió cada vez más incompatible, e incluso amenazante, para una China cada vez más agresiva. La nueva ley de seguridad nacional disminuirá todos los aspectos de la libertad en Hong Kong. Debilitará el Estado de Derecho, aumentará la auto-censura por parte de la prensa y otros, restringirá a la sociedad civil, aumentará la arbitrariedad en la gobernanza local, y politizará las decisiones empresariales, incluso aquellas acerca de dónde y con quién invertir y a qué caridades o causas respaldar. En pocas palabras, la nueva medida reducirá las libertades económicas, personales y civiles en Hong Kong y pone un fin definitivo a la ciudad como un símbolo de libertad humana.

Las noticias económicas son pésimas con reportes diarios de cierres, despidos y restricciones. Hasta ahora, más de 16 millones de estadounidenses se han quedado sin trabajo y hemos entrado en la peor recesión desde la Gran Depresión de la década de 1930.

Sin embargo, en medio de la tristeza hay informes frecuentes de empresas y empresarios que avanzan en la batalla contra la COVID-19. El sector privado está compitiendo para producir vacunas, tratamientos, pruebas y suministros médicos para vencer la pandemia.

Aquí hay algunos desarrollos recientes:

  • Formlabs está produciendo pruebas de COVID-19 en hisopos con impresión 3-D, pasando del prototipo a la producción en semanas. Mientras tanto, Prisma Health y Johnson & Johnson están utilizando la impresión en 3-D para producir divisores de ventiladores, permitiendo que dos pacientes usen una misma máquina.
  • Walgreens estará expandiendo esta semana las pruebas de detección del virus drive-thru en siete estados.
  • Abbot Labs inventó un kit de prueba de COVID-19 que produce resultados en entre 5 a 13 minutos. La compañía ha enviado 190.000 kits hasta ahora. Cepheid y Mesa Biotech también han desarrollado pruebas que producen resultados bastante rápido.
  • Las compañías de robótica han creado máquinas que circulan por hospitales y otras instalaciones que rocían luz ultravioleta (UVC) para matar los virus en el aire y en las superficies.
  • Gilead Sciences ha aumentado la producción de remdesivir, su medicamento experimental para el coronavirus, y actualmente tiene 1,5 millones de dosis que proporciona de forma gratuita.
  • Brooks Brothers está fabricando máscaras quirúrgicas y aumentando la producción a 150.000 máscaras por día desde fábricas en tres estados.
  • Georgia Tech se ha asociado con Coca Cola y otras compañías para producir más de 50.000 protectores faciales de plástico.
  • Eli Lilly se ha asociado con AbCellera para aislar anticuerpos de supervivientes y desarrollar un tratamiento.
  • Regeneron Pharmaceuticals está desarrollando un cóctel de anticuerpos para tratar la COVID-19. 
  • Johnson & Johnson está planeando comenzar sus ensayos clínicos en septiembre para una posible vacuna.
  • Moderna comenzó pruebas en humanos en marzo y espera desarrollar una vacuna basada en su metodología avanzada de ARN mensajero.
  • Entos Pharmaceuticals está trabajando para desarrollar una vacuna basada en ADN. Dicha vacuna sería más barata y fácil de escalar que vacunas ordinarias.
  • OyaGen está realizando estudios sobre la seguridad y la eficacia de un medicamento antiviral que puede ser efectivo contra la COVID-19.
  • Airways Therapeutics, una startup especializada en enfermedades pulmonares, está trabajando para reinventar una terapia que reduzca la inflamación pulmonar para tratar la COVID-19.
  • General Motors está construyendo 30.000 ventiladores, mientras que Tesla y Ford también apuntan a producir estas máquinas.
  • Estudiantes de la Universidad de Rice desarrollaron una alternativa de ventiladores para ayudar a los pacientes cuando los ventiladores regulares no estén disponibles. Los dispositivos son baratos de construir y sus planos están gratis en línea.
  • En las últimas semanas, la telemedicina ha estado en auge después de desregulación del gobierno. Compañías independientes, como Teladoc y Doctor on Demand, están agregando médicos, y grandes empresas de tecnología como Apple, Google y Microsoft están entrando en el negocio. 
  • Hospitales, centros de atención urgente y redes de salud se han trasladado rápidamente a la telemedicina. Los proveedores de salud mental ahora están en línea. AT&T se está asociando con VitalCare para ofrecer gratuitamente telemedicina a los hospitales.

Discuto otros avances comerciales contra la COVID-19 aquí. La Business Roundtable enumera las formas en que sus miembros contribuyen aquí. BIO analiza los medicamentos que sus miembros están desarrollando aquí. La Cámara de Comercio describe los esfuerzos de las pequeñas empresas para combatir el virus aquí. PhRMA cuenta las docenas de terapias y vacunas en desarrollo contra la COVID-19 en la tabla a continuación y obtenidas aquí.

s
David Kemp ayudó en la investigación de este blog.

Publicado originalmente en Cato at Liberty (EE.UU.) el 10 de abril de 2020.

De acuerdo con nuevos reportes, el Secretario del Tesoro Steven Mnuchin, indicó que el gobierno de EE.UU. tendrá una participación accionaria en las aerolíneas, como condición necesaria para el rescate de $58 mil millones de la industria que está contemplado en el paquete de apoyos por COVID-19 de $2 billones (“trillions” en inglés).

Desde una perspectiva, la participación en el capital puede parecer apropiada; si los accionistas de las aerolíneas obtienen una gran transferencia del gobierno, ¿no se les debe pagar a los contribuyentes (por venderles acciones apreciadas) una vez que las aerolíneas se recuperen?

Sin embargo, desde otra perspectiva, la participación accionaria es preocupante; convierte al gobierno en propietario directo de una industria privada. El capitalismo de compadres y las regulaciones dudosas seguramente vendrían después.

La forma de conciliar estas preocupaciones es evitando el rescate.

Sí, las aerolíneas pueden reclamar, con cierta razón, que el gobierno contribuyó a su desgracia (por ejemplo, cancelando los viajes a otros países).

Pero muchas industrias pueden tener argumentos similares. Establecer una compensación adecuada para todos los sectores sería difícil, costoso, y probablemente generaría enormes desigualdades en función de qué industrias tienen mayor influencia política.

¿Por qué no evitar todos estos problemas y riesgos tan desordenados, y dejar que los contribuyentes se queden con su dinero?

Publicado originalmente en Cato At Liberty (EE.UU.) el 27 de marzo de 2020.

Las empresas están compitiendo para producir vacunas, tratamientos y suministros médicos para ayudar a frenar, e incluso vencer a la pandemia. Las empresas están aumentando su producción de equipos de seguridad y respiradores médicos, creando mejores pruebas, trabajando en vacunas y desarrollando tratamientos para el covid-19.

Hay muchas noticias tristes en estos días, por lo que es alentador leer sobre las acciones rápidas y precisas que toman los empresarios y las empresas en cada etapa de la crisis.

Estos son algunos de los avances que están haciendo las empresas estadounidenses:

  • EO Products aumentó la producción de su marca de desinfectantes para manos en enero y hasta ahora está produciendo 16 veces lo que producía antes. EO Products vio las señales tempranas del mercado que insinuaban que una crisis se avecinaba, y buscó una acción rápida. Fuente.
  • GOJO Industries, fabricante del gel Purell, también comenzó a aumentar su producción de desinfectante para manos en enero. Las ventas de desinfectantes para manos en EE.UU. fueron 73 por ciento más altas en las cuatro semanas que terminaron el 22 de febrero, comparadas con el mismo periodo del año pasado, lo cual indica la rápida respuesta de la industria. Fuente.
  • 3M Company duplicó su producción global de mascarillas médicas N95, llegando a 100 millones por mes, incluyendo 35 millones en EE.UU. Muchas otras compañías se han lanzado a producir mascarillas. Fuente, fuente y fuente. Dato curioso: las mascarillas están reguladas por cuatro burocracias federales distintas: FDA, CDC, NIOSH y OSHA. Fuente.
  • Ventec Life Systems aumentó su producción de respiradores médicos a 1.000 unidades por mes, comparado con los 150 habituales. Los respiradores médicos son máquinas costosas pero cruciales en esta crisis porque ayudan a los pacientes con neumonía grave a respirar. Fuente y fuente.
  • Medtronic apunta a duplicar su producción de respiradores médicos. Fuente.
  • Zoll Medical Corporation cuadriplicó su producción de respiradores en las semanas recientes. El presidente de Zoll, Elijah White, comentó sobre sus trabajadores: “Están trabajando muchas horas extras —se están poniendo en riesgo al venir a trabajar… pero sentimos que tenemos un papel muy importante que desempeñar”. Fuente.
  • Bloom Energy está usando sus recursos para renovar máquinas viejas de ventilación. Fuente.
  • Cepheid desarrolló una nueva prueba para el coronavirus que produce resultados a menos de una hora de realizarse. Fuente.
  • El empresario de biotecnología Jonathan Rothberg y su equipo se están apresurando para desarrollar un kit de prueba en casa para el coronavirus, pero deberán superar las barreras regulatorias. Fuente.
  • Científicos y empresas compiten para desarrollar pruebas de análisis de anticuerpos en la sangre, para ayudar a rastrear la propagación de la enfermedad. Fuente y fuente.
  • A nivel mundial, docenas de empresas de biotecnología y las farmacéuticas se apresuran a desarrollar vacunas y tratamientos para el COVID-19, utilizando una amplia variedad de enfoques. El grupo industrial BIO tiene un sitio de información aquí. Algunas de las empresas estadounidenses que buscan vacunas y tratamientos son Novavax, Pfizer, Gilead Sciences, Heat Biologics, Inovio Pharmaceuticals, Johnson & Johnson, Moderna, Regeneron Pharmaceuticals, Vaxart, Vir, Biotechnology, Airway Therapeutics, Altimmune, Tonix Pharmaceuticals, Innovation Pharmaceuticals, CytoDyn, Applied DNA Sciences, Eli Lilly, Arcturus Therapeutics y probablemente muchos otros. Fuente, fuente y fuente.

Revisando mi post de hace aproximadamente un año, veo que leí casi todo lo que me propuse y otras cosas que no sabía que iba a terminar leyendo:

De ficción:

  • The $30,000 Bequest and Other Stories, Mark Twain (1906)

En 2020 quisiera leer:

Le pedimos a Ian Vásquez que nos contara los mejores libros que leyó en 2019. Aquí les presento su lista:

Categorias

Autores

Archivos