Blog Home

Archivo por Marzo 2015

El pasado 17 de marzo en la Universidad de Valparaíso de Chile, casa de estudios “estatal” donde sobreviví en mis primeros años universitarios, se realizaba la presentación del libro Igualdad de Agustín Squella un académico de gran trayectoria e influencia en el medio local. Comentaban el libro los jóvenes diputados Giorgio Jackson, uno de los líderes del denominado “movimiento estudiantil” del 2011, y Vlado Mirosevic, un político relativamente desconocido en la discusión pública actual.

Este último perteneciente al Partido Liberal de Chile, siendo su único diputado, inicia su intervención señalando que “Milton Friedman dice que la igualdad y libertad son incompatibles”, siguiendo a continuación una larga critica a la escuela de Chicago. Dentro de su exposición señaló en torno al matrimonio igualitario que “el Estado debe certificar el amor de las personas sin importar su sexo” y en torno al financiamiento de la política  “es el Estado que debe financiar a los candidatos”.

Cuando mis colegas y amigos me preguntan “¿qué pasa con los liberales en el congreso nacional?” Respondo con sinceridad y cierta ironía “¿cuáles?”, lamentablemente hoy en día en el parlamento no se encuentra una voz de cordura en torno a las reformas que está llevando a cabo el Gobierno encabezado por Michelle Bachelet.

Más grave aún me parece que quienes se autodenomina “Liberales” no tan solo descaradamente inventen citas denostando a intelectuales como Milton Friedman, sino que el mundo académico rinda plastecía a tales aberraciones.  Recordando el pensamiento de Friedman, de quien por cierto se cumplen sus 40 años de su histórica visita a Chile, sostenía “Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas”, quizás sea un buen recordatorio para el actual contexto chileno donde la palabra “igualdad” y “justicia social” parecen acaparar cada uno de los anuncios del gobierno, proyectos de ley de parlamentarios y debates públicos.

Recobrar el valor de la libertad pasa precisamente por reforzar los conceptos, las ideas y los intelectuales que en pasado, y presente, la han fomentado en beneficio de las personas. Cuando políticos con importante grado de influencia simplemente se dedican a repetir eslogan, estar preocupados por las encuestas de opinión o simplemente aumentar las expectativas de las personas en relación al rol del Estado, se está transitando por un delicado sendero donde es muy fácil caer y estancarse.

Tal como señala Lord Acton "Siempre fue reducido el número de los auténticos amantes de la libertad; por eso, para triunfar, frecuentemente hubieron de aliarse con gentes que perseguían objetivos bien distintos de los que ellos propugnaban. Tales asociaciones, siempre peligrosas, a veces han resultado fatales para la causa de la libertad, pues brindaron a sus enemigos argumentos abrumadores".

Esperemos que, cumpliéndose cuatro décadas del inicio de la “Revolución de la Libertades” en Chile, podamos marcar el hito de quienes no tan solo integramos la defensa de la libertad sino también su difusión y fortalecimiento.

En esta ocasión comparto el borrador de un artículo sobre la economía Argentina post 2001 y el default del 2014. En esta ocasión, el borrador lo he escrito con Carolyn Thomas, estudiante Senior de MSU Denver.

Resumidamente, el borrador discute primero la crisis del 2001, luego la política monetaria post-crisis y finalmente explica el fallo del Juez Griesa y el default del 2014.

Del resumen de dicho borrador:

"Con dos defaults de la deuda soberana durante los últimos 13 años, Argentina constituye un caso de estudio interesante acerca de las causas y efectos de los defaults por parte de estados soberanos. Argentina ha tenido una historia de problemas económicos durante los últimos cien años, en gran medida debido a la inestabilidad política y económica. Este estudio discute la economía de Argentina luego de la crisis financiera de 2001, la cual condujo al default de 2014. Este estudio también explica los principales aspectos legales respecto de los Holdouts versus el estado argentino, la controversia alrededor de la cláusula pari passu y también discute las reacciones diferentes al juicio y su consecuente default".

Pueden bajar el borrador de SSRN.

Más sobre desigualdad y riqueza

Publicado por Javier Paz

Don Pedro Shimose, además de poeta renombrado, es un hombre guiado por valores liberales como la tolerancia, los derechos humanos y la defensa de la libertad. Por ello, y precisamente porque yo también comparto esos valores es que considero valiosa su crítica hacia mí (La desigualdad no es ninguna tontería – El Deber, 27/02/15). Éste y tal vez un par de artículos más serán mi intento de explicarme mejor.

En general un obrero hoy tiene mejores condiciones de vida que un obrero hace 50 años. Un obrero hace 50 cincuenta años tenía mejores condiciones de vida que hace 200 años. Este hecho es mucho más importante en el debate del desarrollo que el asunto de la desigualdad. Creo que el énfasis en la desigualdad existe porque muchos, tal vez subconscientemente, creen que la riqueza es estática y que la economía es un juego de suma cero donde para que alguien gane otro tiene que perder: ambos conceptos son erróneos.

Para explicarme mejor veamos un ejemplo, si la riqueza total de una sociedad es de 100 peras y un obrero posee 2 peras, entonces su porcentaje de riqueza es de 2%. Si 30 años más tarde la riqueza total de la sociedad es de 1000 peras y el obrero posee 10 peras, entonces su porcentaje de riqueza será de 1%. En términos absolutos la riqueza de este obrero habrá pasado de 2 a 10, un 400% de incremento, pero su riqueza relativa habrá caído de 2% a 1%, un 50% de reducción. Yo sostengo que más importante es la riqueza absoluta, que mide la mejora de la condición de vida con respecto a sí mismo o a un mismo grupo, que la relativa, que la mide con respecto al total.

Este ejemplo hipotético se asemeja a lo que le ha sucedido en casi todo el mundo a lo largo de los últimos 200 años: ha existido una mejora general en las condiciones de vida y algunos han amasado grandes fortunas, lo cual también ha aumentado la desigualdad económica. Por lo tanto es falso el estribillo de que los “ricos son cada vez más ricos y los pobres son cada vez más pobres”. La premisa de este estribillo es que la riqueza de una economía es fija y el intercambio es un juego de suma cero; es decir muchos suponen que la riqueza total es eternamente de 100 peras, entonces si yo gano 2 peras, alguien tiene que perderlas. La historia nos muestra que las naciones crecen, prosperan y que en realidad los ricos son cada vez más ricos y los pobres son cada vez menos pobres, aunque aumente o disminuya la desigualdad.

Publicado originalmente en El Deber (Bolivia) el 15 de marzo de 2015.

http://javierpaz01.blogspot.com/

En Rocky VI encontramos una gran lección. En una escena de apenas 2,5 minutos se debaten las dos grandes ideas que han moldeado el curso de los debates de política económica en las sociedades modernas. ¿Han de intervenir los funcionarios en la vida de individuos cuando consideran que es por su propio bien o se le debe permitir a la persona perseguir sus objetivos aunque conlleve grandes riesgos para su salud, vida o economía?

El episodio es muy emotivo porque conocemos el personaje, sabemos de donde vino, los errores de su vida y en este momento de su vida solo le quedan sus habilidades boxísticas.

¿Hasta dónde llega el límite en que un tercero puede intervenir en la vida de otro? ¿Está el límite en la recomendación o sugerencia? ¿Ni siquiera debe llegar a la recomendación? ¿Con quién te identificas? ¿Si fueses miembro del comité habrías votado de manera diferente? Si estuvieses en la situación de Rocky, ¿te sentirías indignado?

La semana de la intolerancia

Publicado por Yesenia Alvarez

Bandera arcoiris

El debate del dictamen del proyecto de la ley de unión civil de personas del mismo sexo nos ha mostrado el deplorable nivel democrático de nuestros parlamentarios. Una libertad tan importante como la de decidir con quién queremos unirnos y vivir en pareja ha sido vapuleada por nuestros legisladores, escudados en pretextos oscurantistas e intolerantes. Es trágico para el país que los proyectos de vida dependan de parlamentarios tan homofóbicos y tan ignorantes de los valores democráticos. Llama la atención el desparpajo con el que decían no a la unión civil porque, según ellos, están para representar a la mayoría.

La principal lección que debe aprender un padre de la Patria es que nos representa a todos, desconocer esto es ignorancia. No pueden seguir escudándose en las mayorías para limitar la libertad. Como decía Ayn Rand, “los derechos no están sujetos al voto público; una mayoría no tiene derecho a eliminar los derechos de una minoría”.

Esta semana, desafortunadamente el conservadurismo ha predominado. Felizmente, no será la única lucha. Habrá que recordarles en la próxima que los homosexuales también tienen una familia, son hijos, hermanos, madres, parejas, y que ninguna razón conservadora puede ser más importante que el amor y la voluntad de dos adultos. Habrá que ser contundentes en que se está luchando hoy para que el hijo de nadie, ni siquiera de los congresistas, tenga que enfrentar en el futuro ese rancio e intolerante conservadurismo cuando decidan sus proyectos de vida.

Publicado originalmente el 15 de marzo de 2015 en el Diario Peru 21 (Perú).

El dinero es un producto social --una institución en sentido mengeriano-- que no ha sido creado por autoridades políticas sino por los intercambios entre desconocidos mediante lo que los griegos llamaban "catalaxia", es decir, volver amigos a los extraños. Eso hace el comercio. Y el comercio ampliado requiere de un medio de intercambio como el dinero para evitar sistemas locales de deuda (don y dar incluído) o de trueque. El dinero tiene tres funciones en las sociedades humanas: ser medio de pago, ser unidad de cuenta (para poder hacer comparaciones entre otros bienes y entre distintos proyectos que requieren contabilidad rigurosa) y ser depósito de valor. Las dos últimas parecen no ser comprendidas ni apreciadas cabalmente por una parte importante de intelectuales y economistas del mundo. Como otras instituciones mengerianas --el lenguaje, la propiedad, la familia nuclear, la empresa, el derecho, etc.-- el dinero puede ser de alta calidad o de baja calidad, con consecuencias más o menos coordinadoras para el bienestar de las sociedades humanas.

1.- Medio de pago: debe ser un bien ampliamente aceptado. Algo que sea "fácil de deshacerse de", en otras palabras que tenga como característica la liquidez. El dinero es el bien más líquido dentro de una escala de liquidez y en general de dinerabilidad de los bienes disponibles.

2.- Unidad de cuenta: permite el cálculo económico, es decir, la contabilidad de costos. Un dinero de calidad permite saber cuántos recursos tangibles e intangibles se gastan en producir un bien intermedio o un bien final. De ese modo, las sociedades humanas saben que están agregando valor en sus actividades, es decir, creando riqueza.

3.- Depósito de valor: el dinero sirve para mantener un balance de efectivo frente a emergencias, condiciones cambiantes o simplemente ahorrar. El ahorro es el fundamento de una economía sana en el corto y largo plazo pues permite hacer inversión y reinversión en métodos y conocimientos --es decir, capital-- para crear riqueza.

Las dos últimas dependen de que el dinero sea dinero de calidad, poco o nada manipulable por autoridades políticas.

El dólar norteamericano no es la plata ni el oro, que emergieron espontáneamente como las mejores formas de dinero a través de siglos de prueba y error, superando al ganado, los granos, la sal y otros metales debido a algunas características particulares. De hecho, ha perdido ya 97% de su valor (un dólar de hoy compra lo que compraban $0,03 en 1912 antes de la creación de la Fed estadounidense). Sin embargo, es un dinero de relativa buena calidad comparado con otros dineros fiat.

¿Qué efectos ha tenido la dolarización ecuatoriana? ¿Qué predicciones negativas había sobre ella?

La dolarización ha detenido la operación del Efecto Cantillon en el Ecuador. Es decir, los políticos locales no pueden diluir el valor de los ahorros y salarios --poder adquisitivo que se pierde porque va a parar a manos de grupos bien conectados con el Estado. La inflación disminuyó de 95% en el año 1999 a una de 4,15% en 2014. Pero en su momento la idea de dolarizar (formalmente) la economía ecuatoriana recibió una oposición virulenta de parte de ciertos sectores empresariales, financieros e intelectuales. ¿Qué se decía en contra de la dolarización? ¿Tuvieron razón esas predicciones?

1.- Se decía que las exportaciones iban a contraerse. Falso. Entre 2001 y 2011 las exportaciones totales crecieron en un 377,17% con un componente de 62,59% de parte de las exportaciones petroleras y el restante por las no petroleras. Aunque las exportaciones industriales y las primarias sin petróleo se han multiplicado en más de tres veces, las exportaciones petroleras lo han hecho en 6,81 veces, demostrando el distorsionante peso que tiene el petróleo sobre el crecimiento de las exportaciones del Ecuador. Esto exacerba la falta de control del contribuyente sobre el erario público y la falta de libertad empresarial para diversificar las exportaciones así como generar fuentes de empleo real para los graduados universitarios. Los empresarios encuentran que entre la estabilidad y la capacidad de exportar usando devaluaciones, la primera es más importante. Una moneda fuerte permite el cálculo económico y fomenta largoplacismo familiar y empresarial. El largoplacismo implica menos consumismo y más inversionismo. En suma, más progreso.

2.- Se decía que las importaciones iban a aumentar y las industrias ecuatorianas iban a quebrar. Falso. El desempleo abierto bajó de 17% en el año 2000 a aproximadamente 7-8% (empleos reales) en 2014. Y donde hay empleo hay una de dos cosas: proyectos empresariales reales o puestos burocráticos que viven de los impuestos que pagan los participantes de esos proyectos. Entre el 2007 y el 2012, el crecimiento de la demanda de cemento fue del 7% anual. Y en el 2013, llegó a 10%. La mayor parte, aunque espoleada por tasas subsidiadas distorsionando el proceso, sigue siendo inversión privada. Por cada 10.000 habitantes hay 124 empresas, significativamente más que hace 14 años. Para mejorar eso y elevar la demanda de profesionales capacitados hay que reducir trabas, impuestos y reducir la corrupción. Además el comercio internacional no quiebra economías sino que relocaliza industrias enteras para mayor división del trabajo entre países. La re especialización es una oportunidad de hallar nuevas eficiencias y según estudios crea más y no menos empleo que cerrarse al mundo.

3.- Se decía que la pobreza estaba aumentando por la dolarización. Falso. Durante de la dolarización --y de forma más rápida entre 2000 y 2007-- la pobreza ha estado disminuyendo en el Ecuador. Luego de la crisis de 1999, el 52,18% de la población estaba sumida en la pobreza y el 20,10% en la indigencia. El año pasado, la pobreza urbana fue de 14,93% y la rural al 16,99%. Si la dolarización fuese negativa, la pobreza debería estar aumentando. O debía reducirse más rápidamente con el gobierno que ha intervenido más (2007-2014) para supuestamente ayudar a reducirla. En realidad la dolarización es un esquema que permite a la gente trabajar en paz y a un país lo hace su gente, no los políticos.

4.- Se decía que la inflación iba a ser igual a la de Estados Unidos. Parcialmente verdadero. Sin embargo los gobiernos ecuatorianos aún pueden inyectar papeles (o dinero electrónico) respaldados sólo parcialmente en el dólar e inyectar deuda en la economía. De ese modo hay inflación sin máquina. Se necesita limitar aún más la capacidad de los gobiernos de inflar el dinero y los fondos prestables. También se necesita integrar financieramente al país al mundo para terminar de perfeccionar las bondades de la dolarización como fuente de estabilidad económica de los ecuatorianos. Adicionalmente, el gobierno ecuatoriano ha venido incrementado el Impueso a la Salida de Divisas (ISD) y las restricciones a las importaciones, todas medidas que podrían estar contribuyendo a la brecha entre la tasa de inflación de Estados Unidos y aquella de Ecuador durante los últimos años.

Conclusiones:

Como podemos ver, la dolarización ha rebasado las expectativas más optimistas de sus proponentes hace 15 años. Se buscaba estabilidad pero se obtuvo adicionalmente mejor contabilidad general para lograr valor agregado y también más largoplacismo en los proyectos privados y públicos. Los ecuatorianos viven mejor que nunca antes, incluso si el crecimiento es muy pobre frente al de economías más libres en el mundo. Al detener la operación del Efecto Cantillon la dolarización ha protegido a los ecuatorianos de la torpeza o malicia de las clases políticas y financieras. Y finalmente, algo muy importante: la dolarización no necesita ser sostenida, más bien ella sostiene -genera confianza- a los ecuatorianos. Y hoy, más que nunca, el futuro de la dolarización depende de que eso se comprenda a cabalidad.

Fuentes e información adicional:

El origen del dinero, Carl Menger.

"El desempeño económico en dolarización", El Telégrafo, 31 de diciembre de 2012.

"La dolarización en Ecuador y su impacto", Mario Barzallo Mendieta, Gestiopolis.

"BBC Mundo: Diez años de dolarización en Ecuador".

Dolarización: ¿un amor eterno?, Pablo Lucio-Paredes, Grupo Santillana, 2004.

Ante la crisis imperante en el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) que se traduce en la falta de medicamentos, escasa cobertura médica, mala atención y otros temas que han puesto en precariedad la institución, el Poder Ejecutivo de la pasada administración se decidió al final del 2013 por la intervención de dicho instituto, poco antes de terminar su gestión.

El informe de la Junta Interventora reveló al país la crítica condición financiera en que se encontraba el IHSS (déficit de US$299 millones) producto de un sinnúmero de contratos no justificados y con indicios de una sobrevaloración de más de 40% respecto a los valores reales del mercado, malversación de fondos públicos, un desmesurado irrespeto por los procedimientos administrativos que dispone la Ley, pero sobre todo, un atropello a los contribuyentes del sistema de salud.

El fracaso del modelo de administración del IHSS viene por su estructura superior. La Junta Directiva del IHSS la componen representantes del gobierno central, federaciones sindicales y de los agremiados al Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP), con un Director Administrativo nombrado por el Presidente de la República. Este formato de administración lo que ocasiona es un mecanismo donde hay demasiadas personas para apuntar dedos, y al afectar a tantos grupos diversos, todos prefieren dejar pasar el problema. Todas las personas con un trabajo formal en la economía están obligadas, junto a sus empleadores, a aportar al fondo del IHSS, creando una alta liquidez mensual de flujos de efectivo.

Todo se mantuvo así hasta el caso de corrupción que estalló a inicios del 2014. A finales del mismo año se presentó en el Congreso Nacional un proyecto de reforma integral al sistema de seguridad social impulsado por una comisión interventora y con visto bueno del Poder Ejecutivo. Sin embargo, este nuevo proyecto ha sido recibido por los diputados de la oposición con duras críticas, un fuerte rechazo y probablemente con una amplia falta de entendimiento que pone en perjuicio la transición a un modelo de seguridad social que mejore la calidad y amplíe la escasa cobertura de salud a un considerable número de hondureños.

El proyecto para la Ley Marco de Protección Social consiste incentivar la competitividad y con ello la calidad de los beneficios otorgados por el sistema de Seguridad Social. A tal efecto, uno de los elementos más innovadores que se introducen en el proyecto de Ley, es el reconocimiento al derecho de elegir consignado en su artículo 22. El artículo reconoce el derecho del asegurado cotizante a elegir en base a su criterio de la mejor oferta entre los diferentes gestores de servicios de salud (de carácter privado, público o mixto) que sean parte de la red de proveedores certificados por el IHSS, no como actualmente donde los abonados estamos obligados a usar los médicos y servicios del IHSS. El cotizante hará su elección en base a sus preferencias personales, considerando los beneficios ofrecidos y los profesionales adscritos, así como la atención que proveen los diferentes gestores de salud.

Pero no solo podrá el cotizante elegir su proveedor médico, sino que también podrá decidir libremente quién administrará los fondos que mensualmente aporta de su salario para pagar el seguro. Mediante la constitución de empresas Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), los cotizantes podremos escoger quien administra el dinero de nuestro retiro. La competencia entre dichas empresas los hará ofrecer diferentes beneficios y servicios entre las que podemos escoger libremente. Si administran mal nuestro dinero, se los quitamos y lo ponemos en otro lugar con gente o empresas más responsables o talentosas.

Desde que se inauguró el IHSS en 1957, los hondureños hemos contribuido forzosamente  al sistema de seguridad social mediante deducciones mensuales de nuestro salario. La administración de estos fondos ha sido monopolizada por dicho instituto y después de 58 años los resultados son claros: corrupción, escasez, y quiebra, dejando a la mayor parte de la población hondureña sin acceso a la salud.

Uno pensaría que el sentido común y la experiencia dejarían claro lo sabio que sería que los hondureños tuviéramos la libertad de elegir nuestros médicos y las personas que administran nuestros fondos de retiro. Pero ese no parece ser el caso con los líderes de los partidos de oposición y algunos diputados oficialistas. Con un discurso incendiario y populista se han dedicado a acusar al proyecto de “privatizador” y usando el miedo como arma política lo acusan de buscar la eliminación de la salud pública en Honduras. En un documento firmado por Mauricio Villeda, presidente del Partido Liberal; el ex presidente Manuel Zelaya del Partido LIBRE; y Salvador Nasralla del Partido Anticorrupción, la oposición expresa que comparte la posición del Colegio de Médicos en rechazo a la Ley, porque de alguna manera entendieron que “desaparece la salud pública” como literalmente dice el documento.

Pero, ¿qué privatización?, me pregunto yo. Igual que en el sistema actual, la salud pública seguirá siendo financiada mediante aportaciones de impuestos de los contribuyentes que fondean al Presupuesto Nacional de la República. El cambio principal radica en que, para introducir competitividad, la nueva ley pretende reconocerle a los cotizantes su derecho de elegir quien administra sus aportaciones y a cual centro médico atenderá. Es un proyecto redistributivo de riqueza, que asigna más cargas a los empleadores y le otorga nuevos derechos adquiridos al trabajador, razón por la cual hay muchos puntos de legítima preocupación. Pero los líderes de la oposición parecen empecinados en mantener el status quo y en combatir el derecho de los cotizantes a decidir –si así lo desean- asistir a un centro privado en lugar de uno del IHSS. El pueblo hondureño necesita acceso a la salud, sin importar si el centro que lo provea es público o privado, y no verse limitado a los carentes centros públicos por cuestiones ideológicas.

Categorias

Autores

Archivos