Blog Home

Venezuela: Que hacer

Que buena noticia el nacimiento de LIBREMENTE, y por ello aporto una breve nota desde un aeropuerto de este maravilloso mundo. Que mala noticia el drama de Venezuela, y por ello centro allí esta primera reflexión. Es presumible que todos y cada uno de mis estimados colegas en este blog, así como la inmensa mayoría de sus lectores, compartirán una altamente negativa apreciación del "democráticamente electo" Presidente Chávez (utilizo deliberadamente el término que ha precedido, desde hace 24 años, casi todas las menciones sobre el Presidente Allende de Chile que ha hecho, entre otras publicaciones, el New York Times).

Si se presume que Hugo Chávez intenta convertir a Venezuela en una dictadura unipersonal (bolivariana, socialista, cleptómana, comunista, o el apellido que sea), considero que sería iluminador iniciar aquí un debate riguroso, entre personas que aman tanto la libertad como la democracia, acerca de: a) cuando un Presidente democráticamente elegido se transforma, en el ejercicio de su cargo, en un tirano, debido a sus violaciones sistemáticas a la Constitución y a las leyes (casos, entre otros, de Hitler y Allende, obviamente con sustanciales diferencias en otros aspectos), y b) qué deben hacer los ciudadanos del país (nunca el gobierno de otro país) cuando no existen o no son viables, métodos estrictamente legales para remover a ese tirano del poder debido a las deficiencias de nuestras instituciones (ya sea por la ausencia de un proceso razonable de "impeachment" o por la habilidad del presunto tirano para impedir su ejercicio). Aclaro que he escrito un libro sobre este tema ("Una Casa Dividida. Cómo la violencia política destruyó la democracia en Chile"). Dedicado casi por entero a mi cruzada mundial por la revolución de las pensiones (http://www.josepinera.org/WorldPension/penref.htm), no he tenido el tiempo para visitar Venezuela desde hace una década y aquilatar con rigor en que etapa se encuentra ese país en este "camino de servidumbre".

Insisto que no estoy seguro si Chávez ha cruzado el "umbral de la tiranía", aunque sí creo que camina aceleradamente en esa dirección. Para enmarcar el debate, permítanme citar a Thomas Jefferson en la "Declaración de Independencia de los Estados Unidos": "Cuando una larga sucesión de abusos y usurpaciones, todos ellos encaminados de manera invariable hacia el mismo objetivo, revelan la intención de someter al pueblo al absoluto despotismo, es su derecho, es su deber, derrocar a tal gobierno y nombrar nuevos guardianes de su futura seguridad".

Lamentablemente, la gran incógnita que la vida no puede resolver (pues no podemos conocer el futuro) es qué harán después esos eventuales, y por supuesto transitorios, "nuevos guardianes" (o los posibles equipos civiles dispuestos a abandonar la apacible academia, la lucrativa actividad comercial o el cómodo balcón periodístico para cumplir una misión noble y llena de riesgos al interior de un gobierno por definición imperfecto), y específicamente si ellos estarán dispuestos y serán capaces de usar el poder político transitorio, originado en un acto de rebeldía contra una tiranía, para construir una verdadera democracia al servicio de la libertad. Ese es otro tema fundamental sobre el cual, por cierto, tengo una experiencia personal, quizá para otro posteo.

Concluyo esperanzado de que si pudiéramos, a través de un debate racional marcado por la amistad cívica, acercar o incluso concordar posturas sobre las dos interrogantes planteadas, las que considero “el nudo gordiano” en esta materia y que los tratados liberales omiten pues hay que ingresar al difícil pero inevitable mundo del “second best” y el juicio prudencial, creo le haríamos un favor a los sufridos ciudadanos de Venezuela, a los de otros países de nuestro continente que quizá intenten caminar en la misma dirección si Chávez prevalece (¿Bolivia?), y, sobre todo, a la creación de un mundo libre y mejor para todos.

Categorias

Autores

Archivos