Blog Home

Venezuela está lejos de experimentar una hiperinflación

Publicado por Steve Hanke

El reportaje de Benedict Mander, “Venezuela golpeada por expectativa de hiperinflación y recesión” (Financial Times, 10 de junio de 2013, en inglés), agrega confusión al tema de la hiperinflación, así como también al problema de la inflación en Venezuela.

El reportaje menciona dos definiciones de hiperinflación, ninguna de las cuales es utilizada en las investigaciones económicas: una fue fabricada por Goldman Sachs (“tasas ajustadas por temporada y anualizadas de más de 40 por ciento”) y otra por la Junta de Estándares Internacionales de Contabilidad (“una tasa acumulada de 100 por ciento a lo largo de tres años”).

El Sr. Mander protege su texto afirmando que “no hay una definición acordada de la hiperinflación”. Pero, de hecho, hay una definición científicamente reconocida de la hiperinflación.

Esta, articulada por el importante estudio de 1956 del profesor Phillip Cagan, “La dinámica monetaria de la hiperinflación”, sostiene que la hiperinflación empieza cuando la tasa mensual de inflación excede 50%. Esta es la definición que Nicholas Krus y yo utilizamos al documentar todos los 56 casos de hiperinflación en la historia mundial (“World Hyperinflations” en The Routledge Handbook of Major Events in Economic History, 2013). De hecho, el umbral de Cagan de 50% es la definición estándar utilizada en las investigaciones económicas.

Las estadísticas oficiales ubican la tasa mensual de inflación de Venezuela para el mes de mayo en 6,1%. Pero, las estadísticas oficiales nunca cuentan la historia verdadera en un lugar como Venezuela. Utilizando el tipo de cambio entre el bolívar y el dólar estadounidense en el mercado negro, estimo que la verdadera tasa de inflación mensual para mayo fue de 11,4%. Esto es casi el doble que la tasa oficial, pero no está ni remotamente cerca del umbral de 50% mensual, característico de una hiperinflación.

Venezuela tiene un serio problema de inflación, pero la situación tendrá que empeorar considerablemente antes de que Venezuela pueda unirse a los otros 56 casos que forman parte del salón de la infamia de la hiperinflación.

Esta carta al editor fue publicada originalmente en el Financial Times el 13 de junio de 2013.

Categorias

Autores

Archivos