Blog Home

Primer canal sacado del aire en Ecuador

Publicado por Gabriela Calderón de Burgos

Por más de que el gobierno ecuatoriano haya decidido sacar del aire a Telamazonas por solo 3 días, esto es suficiente para enviar un fuerte mensaje a los demás medios y a los asambleístas: podemos cerrar un medio y no necesitamos la ley de comunicación para hacerlo.

Durante el último mes se ha desarrollado un intenso debate en el país alrededor de la nueva ley de comunicación, tildada justamente como "ley mordaza". No solo fuerzas de la oposición sino también la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la UNESCO habían expresado importantes reparos con dicho proyecto de ley. La semana pasada, los asambleístas de la oposición y los gobiernistas lograron un consenso para poder aprobar la ley. Este consenso dependía de que el Consejo Nacional de Comunicación que sería creado por la ley no tenga la potestad de cerrar medios (solo programas de esos medios). A mi personalmente, me pareció un consenso inaceptable. Puesto que el poder de cerrar programas que le incomoden a las funcionarios públicos es suficiente para coartar la libertad de prensa y de expresión.

No obstante, dicen que el repentino cierre por tres días de Teleamazonas se debe a la intención del gobierno de romper el acuerdo entre asambleístas gobiernistas y de oposición para que no se apruebe una ley que crearía un Consejo de Comunicación que tendría menos poder que los entes reguladores de medios vigentes (Conartel y Supertel).Lo relevante es que este gobierno demostró ayer con qué facilidad y rapidez está dispuesto a tomar medidas autoritarias. Ya lo había hecho en otras ocasiones, pero ayer casi todos vimos la pantalla de un canal de señal abierta en negro. No importa el debido proceso, ni lo que los ciudadanos piensen (la mayoría están en contra de la ley mordaza y del cierre de Teleamazonas), lo que importa es lo que el líder quiere. Atrás quedaron los días de la "participación ciudadana", "pluralismo". Ayer quedó claro que una persona conduce el show y el resto de los actores o no se dan cuenta o siguen pretendiendo jugar a la democracia participativa.

Categorias

Autores

Archivos