Blog Home

PP, El Verdadero

Publicado por Gabriela Calderón de Burgos

PP, El Verdadero

El Estado ecuatoriano, bajo el gobierno de Rafael Correa, ha llegado a acumular 20 medios de comunicación (en 2006 solo tenía una radio). Con este número de medios en radio, televisión y prensa escrita, el Estado hoy en día posee el grupo más grande de medios en el país. Aún así, al Presidente le molesta que todavía existan medios privados que encima, tengan fines de lucro. La semana pasada sorprendió a la prensa nacional e internacional cuando dijo en Japón: “Una posible solución sería que los medios tengan que ser sin fines de lucro para, al menos, eliminar la contradicción entre los intereses privados y el interés público de estar bien informados”.

Siguiendo la teoría de que los medios no deben tener fines de lucro, al crear El Telégrafo —“el primer diario público”— las autoridades decidieron ofrecerlo gratuitamente. Luego de invertir $16,1 millones del Estado, para junio de 2009 el jefe del diario renunció porque “no podía seguir mirando el despilfarro, la ineficiencia y la corrupción con la que se manejaba El Telégrafo con el dinero de todos los ecuatorianos”.

Para abril de este año se mostró la otra característica desagradable e inevitable de los medios públicos: la censura. El Telégrafo publicó un aviso pidiéndoles a sus propios columnistas que no emitan “comentarios, informaciones estratégicas y otras estrictamente internas en las páginas editoriales”. Esto desató un escándalo cuando prácticamente todos los columnistas del diario renunciaron y dejaron a la página de opinión con una manada de articulistas que suelen alabar al Presidente y descalificar o insultar a cualquiera que se oponga a la “Revolución ciudadana” (ver un ejemplo aquí).

Como muy pocos leían El Telégrafo, el gobierno decidió crear otro periódico —PP, El verdadero (ver foto arriba)— que si tiene fines de lucro. Se vende en $0,40 y cada edición viene con una “raspadita” con la cual los lectores se pueden ganar premios (financiados con dinero recaudado por el Estado). Parece que tener fines de lucro está bien cuando lo hace el Estado pero mal cuando lo hacen las empresas privadas.

El cobro de $0,40 probablemente no evitarán que el PP sea otro medio de propaganda oficial donde se despilfarra “el dinero de todos” tratando de inculcarle la verdad oficial a la gente.

Categorias

Autores

Archivos