Blog Home

Las remesas como ayuda externa

A Estados Unidos se le critica frecuentemente de no proveer mucha ayuda externa en comparación con otros países, a pesar de que ningún país jamás se ha desarrollado por la transferencia de tales fondos y que el récord de la ayuda externa es pésimo. Sin embargo, si uno considera la filantropía privada internacional de los estadounidenses, Estados Unidos es probablmente el país más generoso del mundo, según un estudio nuevo escrito por Carol Adelman, quien anteriormente trabajo en U.S. AID.

La ayuda externa privada de Estados Unidos es de $95 mil millones de dólares, más de tres veces lo que otorga este país en ayuda oficial. Es claro que los estadounidenses creen mucho más en la eficacia de la iniciativa propia que en la de Washington. De esa cantidad privada, $61,7 mil millones son remesas que se destinan a los países en desarrollo.

Quienes defienden la ayuda externa tradicional critican la idea de que las remesas se deben considerar ayuda extrena privada, pues muchas veces son familiares los que envían el dinero. Pero no hay duda de que esos fondos —con mucho más frecuencia que los oficiales— terminan siendo usados para los propósitos por los que se enviaron. Y gran parte de las remesas son usadas para todo tipo de proyecto de comunidad, como por ejemplo la construcción de escuelas.

Como toda filantropía, las remesas no son la clave del desarrollo —solo las políticas, las instituciones, y la actitud de la gente lo son— pero vale la pena estudiar mucho más que tan beneficiosa puede ser esta forma de ayudar a la gente en los países pobres.

Categorias

Autores

Archivos