Blog Home

Indiferencia ante el sufrimiento

Publicado por Andres Mejia-Vergnaud

Cuando escucho a Lou Dobbs y sus copartidarios hablar en contra de los inmigrantes, y desarrollar su terrible caricatura de estos como maleantes rapaces que van a Estados Unidos a despojar a la clase media de su bienestar, me atemorizo por comprobar cuán fácil es ignorar el sufrimiento humano en virtud de ciertos mitos políticos, como el de la nacionalidad.

Porque en efecto, el problema de la migración ilegal es un asunto de sufrimiento humano, a pequeña y gran escala. A gran escala, porque las restricciones a la migración han creado la mayor distorisión económica del mundo, la cual es culpable de las grandes diferencias de ingresos que hay en la economía global. Y a pequeña escala, porque cada inmigrante, sólo con el propósito de mejorar su condición personal, y en ocasiones de escapar de plagas como el hambre y la guerra, lleva consigo una buena carga de sufrimiento, la cual sólo es agravada por las realidades de la migración ilegal. Quienes pasan la frontera sur de Estados Unidos, y se exponen a morir en el desierto por inanición, por insolación, por las fieras, o peor aun, por los humanos, cada uno de ellos trae consigo una gran historia de dolor personal.Igual sucede con quienes cruzan el mediterráneo hacinados en precarias embarcaciones.

No se me ocurre un propósito humano más legítimo que el de mejorar la propia condición sin hacer daño a nadie. En su gran mayoría, estas personas van a Europa o Estados Unidos, no con la intención de delinquir, ni de tomar por la fuerza parte de la riqueza de las naciones desarrolladas, sino con el ánimo de participar de esa riqueza, y de ayudar a incrementarla, mediante el trabajo. Trabajo que es además necesario y provechoso para la sociedad.

Categorias

Autores

Archivos