Blog Home

El socialismo está enfermo

Publicado por Luis Figueroa

Primero fue que en Cuba a las personas se les permitió poseer computadoras y teléfonos móviles; y ahora resulta que Raúl Castro habla de salarios por productividad. En la Isla que es el ícono del socialismo latinoamericano, el líder máximo ha llamado a sus subditos a "producir más para tener más". En la meca del socialismo criollo, el secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba dijo que "No hay cosa más injusta -y desigual a la vez- que el igualitarismo".

Yo me imagino que palabras como aquellas han de perturbar profundamente las conciencias revolucionarias de los socialistas latinoamericanos tan de caites, morral y playera del Che Guevara.

Hugo Chávez, el financista del régimen de La Habana, se ha visto en la necesidad de bajar algunos aranceles, eliminar algunos impuestos y facilitar la adquisición de dólares. Los socialdemócratas guatemaltecos intentaron poner precios tope y obligar a los propietarios de tierras a sembrar granos básicos (de acuerdo con un viejo decreto de los gobierno militares de los 70) y enfrentaron una oposición casi granítica. La socialdemocracia chapina está, ahora, tratando de eliminar aranceles, y se enfrenta al anacronismo de sus socios centroamericanos. En Perú, Alan García del siglo veintiuno se parece cada vez menos al que era a finales de los 80. Para que China levante cabeza, el régimen de Pekin hace todo lo posible por aparentar que es un gobierno capitalista. Y en Europa, si la decisión se le deja a los ciudadanos, la gente le da la espalda al socialismo de la Unión Europea, como ocurrió en Irlanda.

El socialismo del siglo veintiuno está enfermo. Se está viendo en la necesidad de reconocer que la realidad existe y que es ineludible. Durante mucho tiempo, el socialismo quiso ignorar que "la naturaleza, para ser gobernada, debe ser obedecida", pero el tiempo, la evidencia y la realidad le han pasado factura.

Durante un tiempo parecía que una ola de socialismo empezaba a ahogar el subcontinente; pero esa ola viene enferma de adentro.  Trae el virus de la libertad que es necesaria para producir, prosperar, y gozar de dignidad.

Categorias

Autores

Archivos