Blog Home

Ecuador: ¿Qué tipo de oposición se puede hacer en la "democracia" de 50+1?

Publicado por Gabriela Calderón de Burgos

Como lo ha comentado Alberto en sus dos comentarios anteriores (El caso Correa y El caso Correa II) y también Carlos Alberto aquí, la victoria de Correa ha sido aplastante y para Ecuador se vienen tiempos difíciles. La pregunta que me molesta desde el 30 de septiembre es: ¿qué debería hacer la oposición cuando se está bajo un régimen en el que todo se decide por la poco democrática lógica de 50%+1?

Hoy me reuní con Gustavo Coronel, quien escribió para Cato este estudio sobre la corrupción en la Venezuela de Hugo Chávez y es un activo opositor del régimen totalitario que se está consolidando cada vez más en Venezuela. Luego de que el me dijo que en Ecuador se está repitiendo al pie de la letra lo sucedido en Venezuela, le pregunté: ¿Si pudiera retroceder 4 o 5 años qué hubiera podido hacer mejor la oposición?

Gustavo me dijo que debería haberse unido frente a la amenaza a la que se enfrentaban las principales instituciones democráticas en Venezuela. En Venezuela no lo lograron y en Ecuador no parecen encaminarse hacia esa alianza.

El problema en Ecuador, y tal vez también lo hubiera sido en Venezuela en 2002-2003, es que la oposición está manchada por un pasado lleno de corrupción y atropellos que han dejado a la sociedad civil vacunados en contra de la política y todo lo que con ella tenga que ver. La gran mayoría de ecuatorianos ve todo el acelerado atropello de las instituciones básicas de una democracia con una apatía espeluznante. A la gran mayoría de ellos no les importaría que la institución de un Congreso autónomo de la función ejecutiva deje de existir. Tampoco les importaría que los partidos políticos dejen de existir. Por el odio a las personas que representan hoy esas instituciones (odio que en gran parte esas personas se lo tienen bien merecido), los ecuatorianos hoy parecen estar dudando seriamente del orden democrático y constitucional.

Mientras que en Perú, Colombia, Chile, los países centroamericanos (especialmente El Salvador) se discuten tratados de libre comercio y reformas para atraer la inversión extranjera, en Ecuador hoy los que apreciamos la democracia liberal nos estamos viendo forzados a volver a repasar los principios más básicos para defenderlos. Porque aunque parezca increíble, en el siglo XXI en Ecuador estamos debatiendo la necesidad de un Congreso autónomo, de una prensa libre, de un banco central autónomo, de estabilidad monetaria, de responsabilidad fiscal, y aunque no me lo crean, el otro día me tocó argumentar por qué Cuba es una dictadura en un panel conformado, entre otros, por uno de los asesores políticos de Rafael Correa quien decía que Cuba es "una de las democracias más avanzadas del continente americano".

Y encima, bajo el organismo todopoderoso (la Asamblea) donde todo se decide bajo la regla de 50+1, la mayoría de los ecuatorianos ni cuenta se ha dado de que eso ya no es democracia.

Categorias

Autores

Archivos