Blog Home

Correa sobre la reelección indefinida

Publicado por Gabriela Calderón de Burgos

Antes de que asumiera la presidencia de Ecuador en 2007 había múltiples indicios de que Rafael Correa era un individuo que más que principios tiene un profundo amor al poder. Luego vino la manipulación del Tribunal Supremo Electoral, la destitución de los miembros del Tribunal Constitucional, entre otros golpes institucionales claves que le permitieron llegar a liderar una Asamblea Constituyente de plenos poderes. En 2011 pidió que le dieran un cheque en blanco para meter sus manos en la justicia "por el bien de todos". Considerando este breve resumen de ataque a las instituciones y límites al poder, tan esencial en las democracias liberales de Occidente, ¿debería sorprendernos que en 2014 ya no solo coquetee con la reelección indefinida sino que se lance a pedirla de frente?

Pues si sorprendería a quiénes creyeron lo que el mismo Correa ha dicho anteriormente acerca de la reelección indefinida:

"Hoy los diputados, alcaldes y prefectos tienen reelección indefinida, pero presidente y vicepresidente no (...), ni una sola vez. Eso es absurdo, como es un absurdo la reelección indefinida, pues la democracia implica alternancia”.
noviembre del 2007

"Me iría a vivir a Bélgica con mi familia; se lo he ofrecido a mi esposa, se lo merece después de tantos años. Es mi compromiso, mi retribución a todo lo que ha hecho por mí”.
abril del 2011

"Yo estaré, si Dios lo permite, tan solo cuatro años más, pero esta revolución debe durar para siempre. En este, mi último periodo, aunque tan solo uno más de nuestra revolución (...), mucha más contundencia, mucha más eficacia”.
mayo del 2013

Es muy probable que el cambio se haga rápidamente a través de la Asamblea Nacional. Por ahora, todo está en manos de una Corte Constitucional cuya independencia ha brillado por su ausencia. Aquí puede leer un análisis más detallado que realicé en marzo acerca del camino hacia la reelección indefinida.

Categorias

Autores

Archivos