Blog Home

Cómo un hombre salvó a miles de bebés cobrando por un show

Publicado por Gabriela Calderón de Burgos

¿Sabías que la primera incubadora no estaba en un hospital o universidad sino que era una de las principales atracciones en Coney Island?

La primera incubadora no la desarrolló un distinguido médico en alguna universidad u hospital de prestigio, sino un inmigrante alemán que no era parte del "establishment" médico. Martin Couney, un inmigrante judío y alemán, fue quien desarrolló la primera incubadora y financió este emprendimiento cobrando a quienes estuviesen interesados en ver a niños inusualmente pequeños. Cobraba 25 centavos a los visitantes y a los padres de los bebés nada. Fue un pionero en los cuidados intensivos para neonatos: en contra de las convenciones de ese entonces, creía que si era posible y se debía salvar a estos bebés (entonces se pensaba que eran "weaklings" que debían ser dejados a la voluntad de Dios), insistía en la limpieza del lugar donde estos niños se encontraban y sostenía que era importante que las enfermeras constantemente abrazaran y besaran a los bebés (en ese entonces se pensaba que los bebés prematuros podían contagiar alguna enfermedad). Aquí pueden leer el resto de esta fascinante historia. 

Categorias

Autores

Archivos