Blog Home

¿Un mal Doha es mejor que nada?

Publicado por Juan Carlos Hidalgo

Las negociaciones por la ronda de Doha en la Organización Mundial del Comercio se acercan a un punto crítico en las próximas semanas. A partir de mañana, representantes del G-4 (Estados Unidos, Unión Europea, Brasil e India) se reúnen en Potsdam, Alemania, con el fin de desentrabar las negociaciones, especialmente en el tema agrícola que ha probado ser el nudo gordiano en todo el proceso iniciado en el 2001. Si las negociaciones continúan estancadas, existe la gran posibilidad de que la ronda se suspenda hasta después del 2009, ya que las elecciones estadounidenses e indias harían casi que imposible un acuerdo.

Un fracaso en finalizar la ronda de Doha tendría repercusiones bastante serias: Los países intentarán aumentar el acceso a mercados extranjeros a través de la litigación en el sistema de resolución de disputas de la OMC, lo cual enaltecerá los ánimos dentro del foro. Además, los países en desarrollo tendrán la impresión de que la OMC no responde a sus intereses, ya que en el pasado han cedido en campos de interés para los países ricos —como la propiedad intelectual— mientras que la tan esperada liberalización comercial agrícola contemplada en Doha no fructifica.

Todo esto me lleva a pensar de que es mejor una mal ronda de Doha que la alternativa: nada. La OMC sufriría un golpe mortal de fracasar Doha. Es mejor lograr resultados modestos pero viables, que disparar a las estrellas y traerse abajo un sistema multilateral de comercio que tantos resultados ha dado en los últimos 10 años. ¿Qué les parece?

Categorias

Autores

Archivos