Blog Home

¿Qué hay detrás de la oleada de intervención bancaria en Venezuela?

Publicado por Andres Mejia-Vergnaud

En la mayor parte de países que se gobiernan por el Estado de Derecho, la intervención de las autoridades en una empresa financiera debe tener una justificación de la misma naturaleza, es decir, una justificación financiera. La más usual se presenta cuando, por sus indicadores patrimoniales, un banco muestra riesgo de entrar en insolvencia, y por tanto de no ser capaz de responder a sus depositantes por su dinero. Otro caso es la de comisión sistemática de ilícitos por parte de los propietarios o de las autoridades del banco, ilícitos los cuales, reiteramos, deben ser de naturaleza financiera también. El gobierno de Hugo Chávez ha invocado ambos tipos de circunstancias para justificar la insólita oleada de intervenciones bancarias que hemos visto en las últimas dos semanas. ¿Se presentan en estos casos tales circunstancias? No lo sabemos: tal cosa sólo podría saberse a ciencia cierta si en Venezuela hubiese autoridades confiables e independientes a cargo de la supervisión financiera.

Lo que sí empieza a conjeturarse es que la oleada de intervenciones puede haber tenido otro motivo, a saber, el de desactivar lo que habría sido un gigantesco escándalo, en el cual no sólo habrían emergido innumerables hechos de corrupción, sino que también se habría visto la verdadera configuración social que produce el "Socialismo del siglo XXI": se habría constatado que dicho sistema da lugar a fortunas inmensas, claro, todas ellas en personas que se benefician de una cercanía con el gobierno o de una lealtad declarada a éste. No son fortunas que emerjan del trabajo productivo y competitivo: su raíz es la conexión política con un sistema que, por su naturaleza, engendra una gran concentración de poder, y da a sus más altos funcionarios facultades casi ilimitadas para disponer del presupuesto público. Presupuesto este que, en el caso de Venezuela, ha sido víctima tradicional de la rapiña rentística ante la indiferencia de la población, acostumbrada a la idea de que la renta petrolera es ilimitada e interminable. Así, ese mismo "Socialismo del siglo XXI" que en sus cartillas y proclamas aboga por la construcción del "hombre nuevo", produce personajes como Arné Chacón, hermano del insigne chavista Jesse Chacón, quien tuvo que renunciar a su cargo ministerial tras ser conocidas las andanzas de su hermano. El diario El Nacional ha informado que Arné Chacón es el mayor propietario de caballos pura sangre de Venezuela. El "Socialismo del siglo XXI" no podrá producir un "hombre nuevo", pero sin duda producirá muchos ejemplares de la clase de Arné Chacón.

Categorias

Autores

Archivos