Blog Home

¿Por qué el dólar paralelo se mantuvo estable en Argentina?

Publicado por Ivan Cachanosky

El gobierno argentino pareciera hacer alarde que en los últimos meses el dólar paralelo no tuvo grandes sobresaltos en la economía; sobre todo, cuando varios economistas de la oposición pronosticaban que para finales de año o principios de éste se observaría un salto. Lo que despierta curiosidad es: ¿por qué el dólar paralelo se mantuvo estable este último tiempo? Si bien son muchas las variables que influyen en cualquier fenómeno de formación de precios, podemos destacar dos:

  1. La aparición del dólar ahorro.
  2. La fuerte aspiración de pesos observada durante el 2014.

En primer lugar, el dólar ahorro surgió a principios del 2014, donde a un reducido grupo de trabajadores en blanco se les permitía comprar dólares (con un límite) a la cotización oficial, pero con un recargo del 20%, el cual es devuelto a fin de año si se lo reclama. El objetivo era desviar a las personas del mercado negro para que su precio se reduzca. Generalmente, los pocos privilegiados, compran el dólar ahorro con una de las siguientes intenciones: 1) para ahorrar o 2) para luego venderlo en el blue (mercado negro).

En el primer caso, aumenta la cantidad de gente que compra dólares en el mercado oficial, pero los ahorra (o atesora), lo que haría caer la demanda en el mercado informal reduciendo de esta manera el precio. Por el otro lado, aquellos que compren el dólar ahorro para luego venderlo más caro en el mercado negro, incrementan la oferta del dólar paralelo, lo que también hace caer el precio. En síntesis, no importa que operación se haga en el mercado del dólar ahorro, el efecto es una caída de los precios en el mercado informal. En septiembre 2014, se incrementó fuertemente la demanda en este mercado y puede observarse como la brecha se redujo luego en el siguiente gráfico:

Dólar ahorro y brecha

Dolar ahorro y brecha

En cuanto a la aspiración de pesos observada el año pasado, el gobierno emitió deuda interna para financiarse debido a los problemas de inflación que posee Argentina. Esta aspiración de pesos, redujo la cantidad de billetes en circulación evitando que la moneda doméstica se devalúe fuertemente (o más bien, no tan fuertemente). Este punto también es importante ya que el dólar subía también debido a que el peso se depreciaba. Es decir, no es que el dólar subía, sino que el peso se depreciaba.

Por supuesto, esto no le sale gratis al gobierno. Vender dólar ahorro le cuesta reservas al Banco Central. A la fecha ya se llevan operados US$ 4.258 millones, lo que representa alrededor del 13% de las reservas. Sin embargo, las reservas no caen porque el financiamiento viene acompañado del “swap” con China.

Finalmente, no hay que dejar de lado el rol de las expectativas. Este año se cumple un fin de ciclo y si la gente posee expectativas de que el próximo gobierno devaluará y comienzan a demandar más dólares, no habrá artilugio macroeconómico que pueda evitar la subida del tipo de cambio. En tanto, estará momentáneamente, artificialmente estable salvo que las expectativas se disparen.

Categorias

Autores

Archivos