Blog Home

¿Estamos condenados a la lucha de clases?

Publicado por Gabriela Calderón de Burgos

El Telégrafo, uno de los varios medios estatales en Ecuador, publicó hoy una contestación escrita por Sebastián Vallejo a dos artículos míos (“Marx y el reparto de las utilidades” y “El empresario y su entorno”). Aquí les dejo mi réplica al artículo del Sr. Vallejo:

Estimado Sr. Vallejo,

Le agradezco antes que nada por haber leído mis artículos y por haber dedicado su espacio de esta semana para comentarlos.

Ahora entrando en materia, su contestación no aborda los argumentos expuestos en mis columnas. Sería interesante si usted hubiese demostrado que la repartición de utilidades no socava la acumulación de capital per cápita y, por lo tanto, no perjudica el nivel de salarios de los trabajadores a largo plazo. Yo argumenté que distintas reglas del juego generan distintos comportamientos. Como usted dice que eso no es cierto, asumo que usted le atribuye poder de explicación a otras variables como la cultura, el origen étnico o la geografía. Sólo lo puedo asumir porque usted no nos explica esto en su artículo, lo cual hubiera sido interesante.

Lo que si hace su contestación es asociarme con tesis que no defiendo. Usted parece decir que yo defiendo el statu quo, donde hay abusos y prácticas anti-competitivas. Pero si fuera cierto que estoy contenta con las cosas como están, ¿estaría proponiendo los cambios radicales que propongo en esos dos artículos? Usted menciona los abusos y prácticas anti-competitivas que se han dado bajo las reglas del juego vigentes —las cuales yo critiqué en mis dos artículos—pero no propone una alternativa.

Finalmente, usted termina su artículo aceptando que la ley laboral es taxativa y parece justificar esto en base a los abusos anteriores. ¿Estamos condenados los ecuatorianos a la lucha de clases por algo que está en el pasado? Yo argumenté en mis dos artículos que no, que es precisamente porque las reglas del juego están mal que tenemos una situación que no beneficia ni a los trabajadores ni a los empleadores. Sería interesante escuchar sus argumentos al respecto.

Por cierto, todos estaremos siempre muy lejos de haberlo leído todo.

Saludos,
Gabriela Calderón de Burgos
Investigadora del Cato Institute y Editora de ElCato.org

Categorias

Autores

Archivos