El duradero legado migratorio del presidente Trump

Alex Nowrasteh dice que aunque Trump cumplió con casi toda su agenda migratoria de 2016, la opinión pública cambió a favor de la inmigración, incluso dentro del Partido Republicano.

Por Alex Nowrasteh

El presidente Donald Trump sufrió una derrota electoral la semana pasada, pero los Demócratas es poco probable que tomen control del Senado y perdieron escaños en el Congreso. La explicación más consistente con este resultado que atraviesa los partidos es que el electorado rechazó Trump sin abrazar a los Demócratas. Hasta el grado en que los electores rechazaron a Trump por sus políticas públicas —una gran reserva considerando su mala suerte con el COVID-19 y su notorio estilo— la inmigración fue el principal asunto de política pública de su administración. 

El presidente Trump cumplió con gran parte de su agenda migratoria. El plan de inmigración de Trump de 2016 hacía un llamado a reducir la inmigración legal en alrededor de 63 por ciento —y excedió ese objetivo para la segunda mitad de 2020. Abusó de su poder como presidente al emitir más de 400 acciones ejecutivas para restringir la inmigración legal hacia EE.UU. Desde las iniciales prohibiciones de viajes hasta las normas de inadmisibilidad cargos estatales hasta las regulaciones de las visas H1-B, el cierre de fronteras, y la dirección de dinero asignado por el Congreso hasta construir un muro en la frontera, Trump fue salvajemente exitoso en avanzar su política migratoria

Pero el presidente Trump fue menos exitoso en algunas de las áreas más simbólicas de la política migratoria. Construyó menos de 10 millas del muro fronterizo y México no lo pagó, no estableció el uso de E-Verify a nivel nacional, y el incremento de las deportaciones desde el interior de EE.UU. fue mucho menor de lo que prometió. Pero esos no fueron los asuntos clave para los partidarios de la restricción migratoria, quienes dijeron consistentemente que reducir la inmigración legal era su principal objetivo. Sin embargo, ¿van los nativistas realmente a argumentar que él no logró cumplir sus promesas respecto de la inmigración porque no logró construir un muro? Lo intentarán, pero hasta ahora nunca han argumentado eso y algunos incluso han dicho que la retórica en torno al muro era simplemente algo simbólico para referirse a una restricción migratoria más amplia. 

El gobierno de EE.UU. ya probó implementando la política migratoria de Trump. Además de perjudicar la economía, no fue popular. La popularidad de la inmigración continuó aumentando durante la administración de Trump. Incluso el respaldo a la migración legal por parte de los Republicanos creció durante la administración de Trump. Esto fue, al menos parcialmente, una respuesta a las imágenes y audios revelados por los oficiales de inmigración en acción y a la manera brutal en que muchos funcionarios de la administración y el presidente Trump mismo hablaron acerca de los inmigrantes ilegales. Hasta el grado en que la elección de 2020 tuvo que ver con asuntos de políticas públicas, y puede que no haya sido mucho acerca de políticas públicas, la mayor diferencia entre Trump y Biden fue en torno al asunto de la inmigración. Biden hizo un llamado a aumentar la inmigración legal, legalizar los inmigrantes ilegales, reducir los esfuerzos para hacer cumplir la ley migratoria, y anular las acciones ejecutivas de Trump. En el principal asunto de política pública y la más importante distinción entre los candidatos, Trump perdió. 

La opinión pública ha cambiado a favor de la inmigración porque la retórica de Trump y sus acciones expusieron qué tan crudo y brutal puede ser el nativismo. Como escribió el partidario de las restricciones migratorias Reihan Salam antes de la elección de 2016, Trump es “el vocero de la restricción migratoria” y “esté o no de acuerdo con cada expresión disparatada que sale de la boca de Donald Trump, ustedes [los partidarios de la restricción migratoria] tendrán que responder por su mezcla tóxica de ignorancia, arrogancia, e intolerancia perezosa durante los próximos años”. Salam está en lo correcto —el presidente Trump mató al nativismo respetable, educado y de buenos modales y lo reemplazó con el nativismo rudo, crudo y de malos modales. Si yo fuera un partidario de las restricciones migratorias educado y con buenos modales, y hay muchos de ellos, entonces estaría furioso. Como alguien que trabaja para liberalizar la política migratoria de EE.UU., el presidente Trump merece mi agradecimiento por crear ese legado. Gracias señor presidente.

Este artículo fue publicado originalmente en Cato At Liberty (EE.UU.) el 9 de noviembre de 2020.