Divide, vencerás y reinarás

Víctor Pavón considera que el oficialismo (Partido Colorado) avanza a paso acelerado hacia su objetivo de lograr establecer la reelección presidencial.

Por Víctor Pavón

El oficialismo colorado avanza raudamente sobre su objetivo más preciado en términos de concentrar todavía más el poder político en el país. La estrategia es tan antigua que el propio Maquiavelo lo aconsejó en "El Príncipe", su célebre obra: “divide, vencerás y reinarás” o lo que es lo mismo para nuestro caso, partir a la oposición en pedazos que su debilitamiento permitirá el triunfo del continuismo.

El Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA, principal partido de la oposición de la mano de un sector interno denominado llanismo fue un aliado apenas iniciado el actual gobierno con su apoyo para la aprobación de importantes leyes como la Alianza Público Privada (APP). Pero, este sector en vez de constituirse en una alternativa creíble siendo férreo defensor de las ideas liberales, como lo es la intransigente defensa de la independencia del Poder Judicial y del Ministerio Público, poco tiempo después fue seducido por el poder central, regodeándose de canonjías e impunidad.

La prueba de fidelidad y de servilismo se daría poco tiempo después. El patrocinio sin disimulo a la reelección presidencial inconstitucional del actual presidente de la República se constituyó en el punto de inflexión con el cual sobrevino el vertiginoso descenso en la credibilidad ciudadana de todo el PLRA.

El apoyo a la reelección por una buena parte de los senadores y diputados liberales fracturan hasta hoy día al liberalismo; no siendo menor la responsabilidad del otro partido, el Frente Guazú que, siguiendo el precepto de no importan los medios con tal de lograr el fin, se adhiero a la tesis reelecionista con tal de lograr beneficiar a su principal líder, el ex presidente Fernando Lugo.

La fractura del PLRA le conviene al oficialismo colorado y también al Frente Guazú. Esta división repercute sobre las bases, el afiliado liberal común de los barrios y pueblos que, por cierto, no son pocos los que se vuelven simpatizantes de la izquierda, más cerca de las ideas socialistas que del liberalismo de Locke, Smith, Eligio y Eusebio Ayala.

El Frente Guazú es el otro ganador en esta división de la oposición. Este grupo —pese a que Lugo ya no puede presentarse como presidenciable— camina sobre alfombra teñida de roja. El Frente Guazú solo necesita tener nuevamente algunos congresistas en la elección del año que viene. Y es el propio oficialismo colorado el que alimenta su presencia política dándole un balón de oxígeno con la notoria división en el PLRA.

La oposición se va partiendo en pedazos y sus responsables están en la misma oposición, siendo el PLRA es el más perjudicado como alternativa electoral en miras a las elecciones nacionales del año que viene. Mientras tanto el plan del oficialismo colorado sigue su curso: divide, vencerás y reinarás.