Venezuela: La trampa de Chávez

Oscar Ortiz Antelo asevera que Chávez obtuvo más asambleístas que la oposición a pesar de haber perdido el voto popular gracias a "un sistema electoral diseñado a su medida pocos meses antes de los comicios".

Por Oscar Ortiz Antelo

En las elecciones legislativas que se realizaron las elecciones, Chávez perdió en el voto popular pero ganó, en el número de asambleístas electos, gracias a un sistema electoral diseñado a su medida pocos meses antes de los comicios cuando el tribunal electoral de Venezuela modificó las delimitaciones de las circunscripciones, multiplicando la representación las regiones en las cuales Chávez tiene mayor apoyo y disminuyendo el número de diputados electos por las regiones en los cuales la oposición consigue mayor número de adeptos.

Según el periódico El País, los nueve Estados con mayor población, en los cuales habitan el 67% de los venezolanos solo eligen el 53% de los asambleístas. Peor aún, la distorsión del sistema electoral llega a tal extremo que en Caracas, donde la oposición obtuvo el 47,8% de los votos y Chávez el 47,7%, este ultimo ganó seis diputados y los opositores solo uno. En Carabobo, Estado en el cual la Mesa de Unidad Democrática obtuvo el 53,66% de los votos y el partido de Chávez el 43,04%, seis diputados se asignaron a los oficialistas y solo tres a los opositores.

Además, no existen las mínimas condiciones de equidad en la competencia electoral. Chávez hace campaña con los recursos del Estado, quine predomina en los medios de comunicación, en su mayoría estatizados por Chavez y con un tribunal electoral enteramente designado por el presidente. En un país donde el sufragio se realiza en un sistema enteramente computarizado, los resultados demoraron ocho horas en hacerse públicos y se anunciaron directamente el número de diputados que corresponde a cada frente electoral sin informar el número de votos obtenido por cada uno de ellos.

Todos estos factores hacen que el resultado logrado por la oposición sea notable. Según la información anunciada por el mismo presidente venezolano, el partido oficialista recibió 5.780.764 votos, la Mesa de Unidad Democrática, 5.422.040 y partidos menores 520.514. En la elección para representantes al Parlamento Latinoamericano en las cuales la manipulación electoral es menor, el oficialismo recibió 5.144.873 votos y la oposición 5.780.764.

Está claro que la opinión pública venezolana ya no apoya mayoritariamente a Chávez. En los últimos cinco años, la oposición ha ganado en el voto popular el referéndum por la reforma constitucional, las elecciones para municipales y estatales y las legislativas, venciendo las dificultades que le impone el control absoluto de Chávez sobre todas las instituciones democráticas.

Su mayor merito ha sido unirse alrededor de la Mesa de Unidad Democrática y su mayor desafío será construir una alternativa que les de a la mayoría de los venezolanos la tranquilidad de que pueden gobernar a Venezuela con el respeto a la libertad y derechos de todos sus ciudadanos pero también con la solidaridad que demanda la mayoría de ellos, que viven en la pobreza.

Este artículo fue publicado originalmente en El Deber (Bolivia) el 29 de septiembre de 2010.