Sólo Quítense del Camino

Sólo quítense del camino: Cómo el gobierno puede ayudar a las empresas en países pobres

Sólo quítense del camino: Cómo el gobierno puede ayudar a las empresas en países pobres

El crecimiento económico es la única manera de sacar a los países pobres de la pobreza, y el sector privado es el mejor generador de crecimiento económico. Desdichadamente, para mejorar el ambiente empresarial, instituciones como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional recomiendan políticas económicas sofisticadas que los gobiernos de muchos países pobres no tienen la capacidad de implementar.

En su nuevo libro, Just Get Out of the Way: How Government Can Help Business in Poor Countries, Robert E. Anderson, experto en desarrollo económico y ex-economista del Banco Mundial, recomienda un enfoque diferente. Anderson insta a que se adopten simples políticas de mercado con respecto a la banca, al gobierno de las empresas, privatización y competencia-políticas que reconocen las debilidades institucionales de países que luchan por avanzar económicamente.

"Los gobiernos que desean ayudar a las empresas en países pobres deben seguir el consejo dado a los médicos: Primero, no hagas daño," dice Gurcharan Das, ex-CEO de Procter & Gamble en India, y autor de India Unbound. "Anderson tiene razón: la mejor manera de ayudar al sector privado es no ayundandolo."

Robert E. Anderson es experto en desarrollo económico con experiencia en privatización y desarrollo del sector privado. Ha trabajado por el gobierno de Nueva Zelanda y ha asesorado a un gran rango de países en vías de transición y desarrollo. Trabajó también para el Banco Mundial (1992 a 2002) y ahora vive en Falls Church, Virginia.

Contactos de Prensa:

Ian Vásquez, Director del Proyecto sobre Libertad Económica Global del Cato Institute, (202) 789-5241, ivasquez@cato.org.

Evans Pierre, Director de Difusión, 202-789-5204, epierre@cato.org

El Cato Institute es un centro de investigación de políticas públicas no partidista dedicado a ampliar el debate político de manera consistente con los principios de libertad individual, gobierno limitado, mercados libres y paz.