Recesiones

Macario Schettino indica que durante el último medio siglo, todos los presidentes mexicanos han sufrido una recesión durante su administración y que recuperarse de una de estas tarda entre 18 meses y hasta tres años.

Por Macario Schettino

Durante el último medio siglo, todos los presidentes de México han sufrido una recesión durante su administración. Utilizando el indicador cíclico coincidente, que tiene datos desde enero de 1980, podemos analizar lo que ha ocurrido en cada caso, empezando con José López Portillo (JLP). 

Como usted sabe, la crisis de 1982 ha sido la más profunda que hemos sufrido, en tanto que destruyó buena parte de la capacidad productiva del país, y demostró que el modelo económico seguido hasta entonces conducía al fracaso. Desafortunadamente, la lección se ha olvidado. La recesión de JLP inicia en noviembre de 1981, y toca fondo en abril de 1983, con una caída de 5,9 por ciento. La velocidad de caída (tasa anual de contracción) fue de 4,2 por ciento. Tardamos 14 meses en regresar a un nivel de cien puntos en el indicador coincidente. 

A Miguel de la Madrid le quedó una economía en pésimas condiciones, que entró en recesión en mayo de 1985, y tocó fondo en diciembre de 1986. La caída fue de 3,9 por ciento, y la velocidad de 2,4 por ciento anual. Lo difícil fue recuperar el nivel de cien puntos, tardamos más de tres años en lograrlo. 

Carlos Salinas tiene una recesión al final de su gobierno, que le toca encarar realmente a Ernesto Zedillo. Popularmente se conoce como el “error de diciembre”, pero inicia en julio de 1994, y toca fondo en agosto de 1995, con una contracción de 6,5 por ciento, y una velocidad de 5,9 por ciento (la mayor de todas). La recuperación, auxiliada con el ingreso al NAFTA, nos llevó 24 meses. 

Vicente Fox entró a la presidencia con una recesión iniciada en agosto de 2000, la primera que vino de fuera. Inició en agosto de 2000, y fue muy larga: tocamos fondo hasta septiembre de 2003, con una caída de 3,6 por ciento, y una velocidad de 1,2 por ciento, lo que hizo que se percibiera más bien como un estancamiento. La recuperación tomó 25 meses, para llegar nuevamente a cien puntos.

A Felipe Calderón le toca la segunda recesión importada, la Gran Recesión. Acá inicia en mayo de 2008, y se toca fondo en junio de 2009, con una contracción de 4,5 por ciento, y una velocidad de 4,1 por ciento. Tardamos 26 meses en regresar al nivel de cien puntos.

Enrique Peña Nieto tuvo una recesión muy especial, que no recuerdo si reconocimos en su momento. Inicia en junio de 2012 y toca fondo en febrero de 2014, pero la caída es muy pequeña: 0,7 por ciento, con una velocidad de apenas 0,4 por ciento. A diferencia de las anteriores, el PIB no se contrae en ningún trimestre, pero el indicador cíclico coincidente sí se mantiene debajo de cien puntos por 25 meses, aunque el punto mínimo que alcanza es de 99,7 puntos. Como le digo, se percibía estancamiento, más que recesión.

Andrés Manuel López Obrador arrancó con una recesión. Ésta inicia en marzo de 2018, y al mes de febrero lleva una caída de 0,9 por ciento, lo que da una velocidad de 1 por ciento, más cercana a la recesión de Fox que a la de Peña Nieto. De hecho, durante los primeros meses guardaba mucho parecido con el estancamiento de Peña Nieto, pero a partir de octubre el ritmo de caída se aceleró, y ahora se acerca más a una falsa recesión del sexenio de Salinas. Entre abril de 1992 y octubre de 1993, el indicador coincidente sufrió una caída de 1,8 por ciento, que representa una velocidad de 1,2 por ciento. Sin embargo, nunca llegó a rebasar la barrera de los cien puntos, y por ello no es propiamente una recesión. 

En el caso actual, ya llevamos siete meses (y marzo será el octavo) por debajo de cien puntos. No se percibe aún que lleguemos al fondo, desde donde tardaremos de 18 a 24 meses en regresar, si en ese lapso no hay una recesión que venga de fuera.

Este artículo fue publicado originalmente en El Financiero (México) el 30 de abril de 2019.