¿Podrá Google derrotar a China?

Timothy Lee cree que una empresa como Google podria hacer dificultarle al gobierno chino la tarea de identificar los usos subversivos del Internet agregando a su "Google Pack" aplicaciones que protejan la privacidad y ayuden a evadir los filtros del "Gran Firewall de China".

Por Timothy B. Lee

La censura no se trata principalmente de la tecnología. Las personas son mucho más inteligentes que las computadoras y siempre encontrarán maneras de eludir los filtros para obtener el contenido que desean. Más bien, la base de la censura efectiva en China, y de todo el poder del gobierno, es la capacidad de castigar a las personas en la "vida real" cuando hacen en internet algo que al gobierno no le gusta.

El gobierno chino sabe que "el Gran Firewall de China" no detendrá todos los intentos para acceder a sitios web extranjeros desfavorecidos. Ese no es su objetivo. El gobierno simplemente trata de hacer a estos sitios lo suficientemente inconvenientes como para que la mayoría de los usuarios chinos deseen usar las alternativas locales que se encuentran sometidas al control del gobierno. Esto le permite al gobierno concentrar sus recursos humanos en la pequeña minoría de personas que insisten en eludir el Gran Firewall.

Google puede contribuir mucho si invierte en tecnologías de evasión. Una red mundial de servidores proxy ayudó a los disidentes iraníes comunicarse con el mundo exterior durante las semanas después de las disputadas elecciones del año pasado. Google ciertamente podría invertir en la creación de una red de servidores proxy más amplia, robusta y amigable para los usuarios.

Google también puede ayudar mediante la inserción en sus productos existentes de tecnologías más efectivas para preservar la privacidad y eludir la censura. Su reciente decisión de predeterminar un acceso cifrado a Gmail es un buen ejemplo. Google podría considerar agrupar aplicaciones de evasión como Tor con su "Google Pack" de software. Entre más omnipresente se haga este tipo de software, más difícil será para el gobierno chino distinguir los usos de la tecnología inofensivos de aquellos subversivos.

Aún así, nunca habrá una solución puramente tecnológica a la censura porque la censura no es principalmente un proyecto tecnológico. Ningún software puede proteger a un ciudadano chino de la llamada a su puerta cuando éste sea capturado utilizando software de evasión. Así como ningún software le puede permitir publicar críticas al gobierno, sin temor a represalias.

A final de cuentas, derrotar la censura es algo que sólo los chinos pueden lograr mediante el derrocamiento de su régimen represivo. Hay poco que Google, o cualquier otra empresa estadounidense, pueda hacer de forma directa para darle forma a la evolución del sistema político chino. Pero el retiro de Google de China tiene un valor simbólico importante. Google se ha convertido en una de las marcas más prestigiosas del mundo y durante los últimos cuatro años le prestó una legitimidad inmerecida a los esfuerzos de censura del gobierno chino.

Este artículo fue publicado originalmente en The New York Times (EE.UU.) el 15 de enero de 2010.