Lamento boliviano

Por Gabriela Calderón de Burgos

Cochabamba, Bolivia—Estoy escribiendo estas líneas el día en que se cumple un año del asesinato de Christián Urresti (11/01/2007), un joven de 17 años que murió por defender a su padre de las agresiones de unos cocaleros que habían invadido Cochabamba e incendiado la prefectura. Unas personas de esa turba enfurecida y respaldada por el gobierno de Evo Morales golpearon ferozmente a Christián hasta que él quedó inconsciente y después lo arrastraron del cuello por una cuadra con un cinturón hasta un árbol del cual luego fue colgado.1 Ese árbol es hoy un lugar de peregrinaje donde todos los días amigos de Christián, y los cochabambinos en general, no han dejado de poner flores y velas.

Los videos de los enfrentamientos de ese día entre cocaleros y cochabambinos, que lo único que demandaban era autonomía, muestran el estado de tensión y violencia que se vive en la Bolivia Socialista del Siglo XXI —en su variante más racista y salvaje. Si la turba hubiese logrado sacar al Prefecto Manfred Reyes Villa e imponer a su prefecto, es muy probable que Bolivia se hubiese convertido en el Irak de Sudamérica. Es necesario ver los videos en YouTube de ese día y hablar con la gente de Cochabamba para entender que lo que digo no es una exageración.2

Tampoco es una exageración decir que la violencia fue promovida por el gobierno de Evo Morales. En el gobierno de Evo, al parecer la violencia es premiada con los más altos puestos de gobierno. Por ejemplo, la senadora masista (el partido de de Morales), Leonilda Zurita, fue premiada con el Ministerio de Justicia luego de que todo el país la vio entregando alimentos y vituallas a los cocaleros que sitiaron Cochabamba.3

“No se puede salir de la pobreza con el odio”, decía Yon Goicochea, un joven que a sus 23 años ya ha liderado un movimiento estudiantil a nivel nacional, cambiando así la historia venezolana con el triunfo del ‘NO’ a la reforma constitucional propuesta por Chávez.4 El odio que se percibe en la sociedad boliviana, sobre todo aquel que es promovido desde las autoridades del gobierno, generará muchas víctimas inocentes como Christián. Pero no logrará dejar la pobreza atrás.

Los bolivianos se están comenzando a dar cuenta de esto. 67% de la población no aprueba el desempeño de la Asamblea Constituyente. 54% de la población piensa que es incorrecta la manera en que se aprobó el texto constitucional. 50% votaría a favor de la autonomía en un referendo y 75% de los bolivianos piensan que a cada departamento debería permitírsele decidir si quiere ser autónomo o no.5

El proyecto Socialista del Siglo XXI es centralista e intolerante por definición. Que los distintos departamentos de Bolivia se sientan “cruceños” o “paceños” antes que bolivianos se debe en gran parte al centralismo. Además, los que piensan distinto en Bolivia son inmediatamente descalificados, y están sujetos a la constante vigilancia e invasión de privacidad por parte del gobierno.6

Mi preocupación es que Ecuador, como Bolivia, tiene un gobierno que está volviendo al centralismo. También, al igual que Bolivia, no debate las ideas de aquellos que piensan distinto sino que los descalifica. Ojala no tengamos que sufrir la pérdida de uno o varios Christián Urresti para alcanzar mayor libertad y prosperidad en nuestro país.

Este artículo fue publicado originalmente en El Universo (Ecuador) el 15 de enero de 2008.

Referencias:

1. Aira, Mauricio. “Aquel 11 de enero inolvidable”. Los Tiempos. 10 de enero de 2008. Disponible en: http://www.lostiempos.com/foro/viewtopic.php?t=5263

2. http://www.youtube.com/watch?v=SORDH6mZpgo&feature=related
http://www.youtube.com/watch?v=mLTQiheP0eg&feature=related

3. “Desvían alimentos para los cocaleros”. La Razón. 13 de enero de 2007. Disponible en: http://www.la-razon.com/versiones/20070113_005785/nota_262_378138.htm y Anuario 2007. El Día. 30 de diciembre de 2007. Disponible en: http://www.el-nuevodia.com/versiones/20071230_007324/nota_244_526209.htm

4. Goicochea, Yon. Discurso antes la Federación de Estudiantes Tarijeños en Tarija, Bolivia. 12 de enero de 2008.

5. “Informe especial de coyuntura política”. Equipos Mori. Diciembre 2007.

6. Nuestros anfitriones en nuestro viaje a Bolivia nos contaron de sus propias experiencias además de que a nosotros nos siguieron y fotografiaron y filmaron extraños no uniformados todos los días en todos los aeropuertos alrededor del país.