La separación del arte y el Estado

David Boaz dice que "Los fundadores de EE.UU. sabían que la solución a las guerras religiosas era la separación de la Iglesia y el Estado. Dado que el arte es así de espiritual, así de importante, tan poderoso como la religión, es el momento de conceder al arte la misma independencia y respeto que tiene la religión: La separación del arte y el Estado".

Por David Boaz

¿Qué tienen en común el arte, la música y la religión? Todas tienen el poder de tocar la profundidad de nuestras almas. Como lo dijo un director de teatro, "El arte tiene poder. Tiene el poder de mantener, de sanar, de humanizar... de cambiar algo dentro de las personas. Es un poder atemorizante, pero también un poder hermoso... Y es esencial para una sociedad civilizada".

Precisamente es por esto por lo que el arte, la música y la religión deberían mantenerse separados del Estado.

El Estado implica la organización de la coerción. En una sociedad libre la coerción debería reservarse únicamente para funciones esenciales del Estado como la protección de los derechos y el castigo de los criminales. Las personas no deberían ser forzadas a contribuir dinero a esfuerzos artísticos que no necesariamente apoyan, ni los artistas deberían ser forzados a limitar su horizonte para complacer los estándares del Estado.

El financiamiento estatal implica control gubernamental. Esta opinión, por supuesto, es parte de nuestra sabiduría popular: "El que paga por el gaitero escoge la melodía".

Los defensores del financiamiento público del arte parecen estar alegremente inconscientes de este peligro cuando elogian el papel de los fondos nacionales como un visto bueno o sello de calidad para los artistas y grupos artísticos.

No necesitamos más peleas sobre "Cristo orinado" o sobre la exposición de la National Portrait Gallery "Hide/Seek" sobre las diferencias sexuales en la retratación, o la exposición de Enola Gay en el National Air and Space Museum. Y podemos agradecerle a nuestras estrellas de la suerte porque el Museo de la Creación de Kentucky es privado ya que sino lo fuera tendríamos una gran batalla política al respecto.

Mientras tanto, deberíamos señalar que el presupuesto del Fondo Nacional para las Artes (NEA por sus siglas en inglés) constituye aproximadamente 0,2% del monto total gastado en las artes sin fines de lucro en EE.UU. Kickstarter, la plataforma de financiamiento colectivo que crece con rapidez, espera destinar más fondos a las artes en su tercer año de operación que el NEA.

Los fundadores de EE.UU. sabían que la solución a las guerras religiosas era la separación de la Iglesia y el Estado. Dado que el arte es así de espiritual, así de importante, tan poderoso como la religión, es el momento de conceder al arte la misma independencia y respeto que tiene la religión: La separación del arte y el Estado.

Este artículo fue publicado originalmente en The New York Times (EE.UU.) el 1 de mayo de 2012.