La libertad económica está avanzando

Por James D. Gwartney y Robert Lawson

Cuando Ronald Reagan y Margaret Thatcher llegaron al poder en EE.UU. y en Inglaterra respectivamente, la planificación central soviética era ampliamente admirada y se pensaba que era altamente exitosa. Diez años más tarde, cuando la era Reagan-Thatcher había terminado, las cosas eran muy diferentes. El socialismo totalitario en el este estaba colapsando y el socialismo democrático en occidente estaba mostrando señales de tensión en la forma de lento crecimiento económico y de un alto desempleo. Mientras tanto, las economías de EE.UU. y de Inglaterra eran más fuertes y dinámicas que nunca.

¿Ejerció la revolución Reagan-Thatcher un impacto duradero? ¿Ha habido un desplazamiento de la intervención gubernamental hacia el liberalismo económico durante las últimas dos décadas? El nuevo Informe Anual 2004 sobre Libertad Económica en el Mundo (LEM) indica que la respuesta a las dos preguntas es: SÍ.

El índice LEM mide el grado en que los países protegen la propiedad privada, permiten el libre intercambio de bienes, controlan el tamaño del gobierno, mantienen bajos los impuestos y, en general, dejan que el mercado funcione. El índice puede ser utilizado para trazar el camino de las reformas económicas alrededor del mundo a través del tiempo. En conjunto, el índice muestra que la libertad económica está avanzando. En el 2002, la calificación promedio para los 104 países evaluados con toda la data desde 1980 era de 6.5 (sobre 10) de 5.1 en 1980.

Al observar las partes que componen el índice, es fácil ver por que la tendencia global es hacia arriba. Durante las últimas dos décadas, muchos países han seguido una política monetaria más estable, han recortado las tasas marginales de impuestos, han reducido los aranceles, han liberalizado o eliminado los controles cambiarios y han expandido el comercio. Considere lo siguiente:

  • En el 2002, solo 15 de los 104 países tenían inflación de dos dígitos comparado a 76 en 1980.
  • El uso de extremadamente altas tasas marginales de impuestos cayó abruptamente. En el 2002, ni un solo país impuso una tasa marginal de impuestos de 60% al ingreso personal; en 1980 49 lo hacían.
  • Los controles cambiarios fueron liberalizados sustancialmente. En el 2002, había solo cuatro países con una prima de 25% o más en el mercado negro cambiario comparado con 36 países con una prima de ese nivel en 1980.
  • Los aranceles fueron reducidos. En el 2002 el arancel promedio era de 10.4 por ciento comparado con 26.1 por ciento en 1980.
  • El tamaño del sector de comercio exterior expandió. Entre 1980 y el 2002, las importaciones más las exportaciones como porcentaje del PIB incrementaron, en promedio, un 25.2 por ciento.

Muchos países han visto mejoras notorias en su calificación de libertad económica.

  • La calificación de Chile mejoró de 3.6 en 1975 a 5.8 en 1985 y a 7.5 en 1995.
  • La calificación de China creció de 3.8 en 1980 a 4.3 en 1990 y a 5.8 en 2000.
  • La calificación de India ha mejorado sustancialmente desde 1980. Después de estancarse entre 4.1 y 4.9 en el periodo comprendido entre 1970 y 1990, la calificación de India creció a 5.5 en 1995, 6.2 en el 2000 y 6.3 en el 2002.
  • La calificación de Irlanda saltó entre 1985 y 1995. Creció de 6.2 en 1985 a 7.0 en 1990 y a 8.2 en 1995, aunque durante los últimos años la calificación de Irlanda ha caído ligeramente a 7.8 en el 2002.
  • Inglaterra avanzó bastante durante los años de Thatcher cuando su calificación creció de 6.1 en 1980 a 7.0 en 1985, a 7.7 en 1990 y a 8.2 en 1995, donde se ha mantenido durante los últimos años.
  • Varios países han alcanzado incrementos sustanciales en libertad económica, incluyendo Botswana, a 7.4 en el 2002; Ghana, 6.4; Mauricio, 7.2; y Nueva Zelanda, 8.2.

Este es un grupo considerablemente diverso, económica y geográficamente. Contiene a los dos países más populosos del planeta, China e India. Incluye a algunos de los países más pobres del mundo, al igual que algunos de los países relativamente ricos.

Contrario a la sabiduría convencional que existía cuando Reagan y Thatcher fueron elegidos, la libertad económica mejora el desempeño. Países con más libertad económica durante 1980-2000 atrajeron más inversiones, creció más rápido y alcanzó niveles de ingreso más altos. Países con una calificación en el LEM de más de siete durante 1980-2000 crecieron a una tasa anual de 2.8 por ciento durante las últimas dos décadas, comparado con un 1.4 por ciento para los países con una calificación entre cinco y siete y 0.1 para aquellos países con calificaciones de menos de cinco.

Mientras que estas cifras muestran solo una simple relación, un análisis más detallado indica que diferencias similares existen incluso después de tomar en cuenta los siguientes factores: diferencias entre países respecto al nivel de ingreso inicial, educación, ubicación tropical y porcentaje de la población viviendo cerca de la costa oceánica. Además, la relación entre libertad económica y crecimiento es más fuerte todavía en los países menos desarrollados que en aquellos con altos ingresos.

Las políticas de Reagan y Thatcher jugaron un papel clave en la liberalización de las ex repúblicas centralmente planificadas del dominio soviético. Durante la última década muchas de estas economías se movieron sustancialmente hacia la liberalización económica. Tales países incluyen a Estonia, Letonia, Lituania, Hungría, República Checa, Polonia y la República Eslovaca. Aunque Bulgaria, Rumania, Rusia y Ucrania han quedado rezagados de los países listados previamente, también están mostrando alguna señal de movimiento hacia la libertad económica.

El mundo ha cambiado drásticamente desde los primeros días de Reagan y Thatcher. Su confianza en las economías libres ha sido corroborada como correcta. Un amplio reconocimiento de ese punto significará incluso un futuro más prometedor.