Historia de dos terremotos

John Stossel asevera que la libertad económica y la solidez de las instituciones chilenas han permitido que este país llegue a tener un ingreso per cápita mucho más alto que aquel de Haití y que es esa diferencia la que explica en gran parte por qué Chile tuvo un número mucho menor de víctimas que Haití.

Por John Stossel

Cuando me enteré del terremoto en Chile le envié un correo a mi amigo José Piñera, el hombre que enriqueció a Chile privatizando el sistema de seguridad social, para asegurarme de que él estaba bien. Él contestó que él y su familia estaban bien. Agregó que nosotros en EE.UU. nos enfrentamos a un terremoto aún más fuerte: “La deuda real de EE.UU. es de USD$100 billones. ESO será un terremoto algún día. Usted debe USD$300.000 mi amigo. Lo siento mucho”.

Tiene razón acerca de la amenaza relativa. El terremoto chileno fue alrededor de 500 veces más fuerte que aquel de Haití, aún así Chile ha sufrido solamente una fracción de las muertes. Los reportajes en la prensa hablan acerca de la supervisión estricta por parte del gobierno de los códigos de construcción, pero eso ignora lo más importante. Una vez más, el economista de George Mason University Don Boudreaux le atina al punto principal:

Con una economía basada en el mercado, el ingreso per cápita en Chile es más de diez veces más alto que el ingreso per cápita en Haití. Un resultado es que los chilenos demandan y pueden pagar por edificios mejor construidos —edificios diseñados por arquitectos mejor preparados, hechos de materiales más fuertes y levantados (y matenidos) por trabajadores mejor entrenados y más altamente especializados.

Chile tiene —y hace cumplir— códigos de construcción estrictos porque puede pagar por ellos. Códigos de construcción igual de estrictos en Haití serían una letra muerta porque los haitianos simplemente no pueden pagar el nivel de seguridad que los chilenos gozan ahora.

Denle las gracias por el número bajo de muertes no a lo que los políticos hacen, sino más bien a lo que ellos no hacen: intervenir excesivamente en el mercado.

El ingreso per cápita en Chile es de $14.900 versus $1.300 en Haití. La libertad económica salva vidas. La verdadera tragedia en Haití no fue el terremoto. Fue la falta de libertad económica en Haití. Esa tragedia sucede todos los días en gran parte del mundo.