El Salvador: ¿Y la austeridad?

Cristina López G. señala que "Para el 2012, la economía de El Salvador solo será un 1,5% más grande que en el 2011. Y sin embargo, el presupuesto del gobierno para el año 2013, por alguna razón que los políticos justificarán de maneras que resultarán merecedoras de premios a la creatividad, es más o menos un 7% más grande que el presupuesto del 2012".

Por Cristina López G.

Para el 2012, la economía de El Salvador solo será un 1,5% más grande que en el 2011. Y sin embargo, el presupuesto del gobierno para el año 2013, por alguna razón que los políticos justificarán de maneras que resultarán merecedoras de premios a la creatividad, es más o menos un 7% más grande que el presupuesto del 2012. Saque usted las conclusiones necesarias.

Cualquiera con este problema aritmético, en que lo que se quiere gastar sobrepasa escandalosamente lo que se tiene disponible, probablemente no dormiría por las noches. Lo que permite a nuestros políticos dormir tranquilamente a pesar de este desastre fiscal, es el saber que quienes acarrearán las consecuencias nefastas serán otros y no ellos: serán los sectores productivos a quienes se les exija meter el hombro para sostener el peso de un techo cuyas columnas se están desmoronando cuando se argumente la necesidad de aumentar impuestos. Serán los jóvenes y empleados a quienes se les nieguen oportunidades de empleo cuando mucho dinero que podría ser invertido sea demandado por el Estado para llenar el agujero fiscal y sobre todo, las próximas generaciones que enfrentarán una deuda que les están dejando gobiernos por los que no votaron y políticos a quienes jamás podrán exigirles cuentas.

Y aunque se mencionó en muchas campañas electorales de muchos candidatos de ARENA un compromiso con inyectar un políticas de austeridad al desbocado gasto gubernamental, las promesas parecen haber sido olvidadas cuando muchos de estos mismos candidatos, ahora acomodados en las curules legislativas y las sillas municipales, votaron por aumentos al presupuesto de la Asamblea sin mayor discusión o negociación o optaron por aumentarse sueldos con las justificaciones más inverosímiles.

 

Para no ser mal pensados y concluir con que estas promesas electorales eran mentiras, quizás estos candidatos pensaban en España cuando hablaban de austeridad en sus campañas, claramente un mal modelo a seguir pues en España la austeridad se ha quedado en la retórica: solo han recortado un 1% en 2010 y otro 3,6% en 2011 cuando desde 2000 por 9 años aumentaron su gasto en más de 7% anualmente.

Ojalá nuestros políticos comenzaran a ver ejemplos donde la austeridad y recortes al gasto fiscal han traído crecimiento, como Estonia, Latvia y Lituania, a quienes muchos ya están llamando “el milagro Báltico”. En estos países el ajuste fiscal fue un 9,5% del PIB en 2009, logrado a través de recortes y varias reformas estructurales. El año pasado, estos países lograron crecimientos de entre 5-7%. Un lujo comparado con el triste 1,5% que algunos consideran logro en El Salvador.

Seguramente no veremos en este presupuesto una discusión seria sobre la posibilidad de recortar gastos que no benefician a la población, como por ejemplo: la burocracia, que a pesar de que ha aumentado en miles y miles de plazas públicas, no necesariamente ha hecho del gobierno salvadoreño un ejemplo de eficiencia y eficacia en la ejecución de políticas públicas como para justificar su tamaño, o los subsidios mal implementados a sectores cuyos servicios no mejoran la situación de la población sino solo la de los empresarios que los reciben. Lo innegable es que es urgente que se empiece a discutir cómo corregir el rumbo, pues la senda por la que continúan llevándonos los políticos actuales tiene como destino más pobreza, no el progreso.

Este artículo fue publicado originalmente en El Diario de Hoy (El Salvador) el 14 de octubre de 2012.