El perverso rescate de Argentina

¿Será positivo para la economía argentina, en el largo plazo, la reciente asistencia financiera acordada con el FMI y que fue denominada "blindaje"?

Por Ian Vásquez

Entrevista a Ian Vásquez

¿Será positivo para la economía argentina, en el largo plazo, la reciente asistencia financiera acordada con el FMI y que fue denominada "blindaje"?

Hasta cierto punto, el mercado financiero a corto plazo ya ha respondido positivamente al último crédito del FMI sin exitir medidas serias o compromisos creíbles por parte del gobierno para reformar las políticas económicas argentinas.  Ese resultado perverso ocurre porque los políticos, quiénes manejan tanto el FMI (recuerda que es un organismo internacional gubernamental) como las politicas nacionales, tienen una perspectiva de corto plazo. Y es natural que los inversionistas se comporten de manera racional dentro de un sistema poco racional; es decir, estiman que pueden ganar plata si existe ese respaldo financiero estatal a nivel nacional e internacional.

En el caso Argentino, los inversionistas saben que se va a usar la plata del Fondo una vez más para pagar las deudas y gastos del gobierno. Desafortunadamente, la "ayuda" del Fondo es negativa para el desarrollo económico justamente porque crea tales incentivos. No es cierto que el FMI promueve reformas liberales en los países que reciben sus créditos. Argentina, por ejemplo, ha dependido de créditos del Fondo por 34 años y ha firmado numerosos acuerdos con esa agencia a través de los años.  Es dificil creer que las reformas que se hicieron en Argentina a principios de los 90 se debieron a décadas de subsidios a gobiernos incompetentes. La realidad es que Argentina cambió sus políticas porque las viejas políticas-que fueron apoyadas en su momento por el FMI-fracasaron. Los políticos rara vez introducen cambios liberales radicales a menos que se imponga la realidad, como fue el caso durante el gobierno Peronista de Carlos Menem. Después de los primeros años de su gobierno, como ocurrió en buena parte de América Latina, Argentina dejó de implementar reformas que son necesarias. Y durante todo ese tiempo ha dependido del Fondo. En la practica entonces el Fondo respalda a gobiernos que prometen reformas, pero no cumplen, o hacen lo mínimo que pueden al respecto. El resultado es una acumulación de deuda y una falta de desarrollo económico.

¿Cuáles han sido los resultados de iniciativas similares del FMI? ¿Qué países han tomado más créditos con el FMI y que efectos tuvieron los mismos?

Casi al mismo tiempo que el FMI "rescató" a Argentina con el paquete de $39 mil millones de dólares, también arregló un paquete de $10 mil millones para Turquía, país que ha dependido de los créditos del Fondo por mas de 40 años. Según el profesor Steve Hanke de Johns Hopkins University, desde 1961, Turquía ha firmado 17 acuerdos con el FMI y no ha cumplido con ninguno. Esa experiencia no debe sorprender, pues las famosos condiciones del FMI no son creibles. La ayuda "temporal" del Fondo parece no resultar en reformas coherentes que mejoran las condiciones de los países clientes. Así es que por lo menos 70 países han dependido del crédito del FMI por 20 años o más. Y una vez que un país empieza a tomar créditos, suele comenzar a depender de esos créditos durante la mayoría o ,incluso, la totalidad de los años que siguen.

Esa adicción a los créditos ocurre a pesar de que el Fondo muchas veces condiciona sus préstamos a la promesa de implementación de reformas liberales, como por ejemplo privatizaciones o desregulacion de ciertos sectores. Pero el FMI es incapaz de promover tales reformas porque no tiene cómo hacer que los países cumplan con sus promesas y, todavía más importante, porque tiene un incentivo perverso de hacer préstamos.

Veamos el caso de Rusia. A veces, el fondo suspende el programa de créditos a un país si no está cumpliendo con las condiciones del acuerdo. Desde 1992, eso ocurrió regularmente con Moscú. El Fondo otorgo creditos al gobierno Ruso a cambio de reformas liberales. Cuando Moscú no cumplía con los acuerdos, el Fondo cortaba el crédito. Esos recortes hacían que Moscú tome más en serio las reformas económicas, y estas se empezaron a introducir y prometer.  Noten que el FMI ha animado a los malos gobiernos de Rusos y otros lugares para que introduzcan reformas al suspender los créditos; es la suspensión de los créditos lo que induce el cambio de política.

Desafortunadamente, el Fondo empieza a otorgar créditos nuevamente a paises como Rusia una vez que prometen reformas o se empiezan a introducir reformas. El FMI simplemente no puede dejar que un país se reforme sin su participación; tiene que otorgar créditos para existir. Ese interés burocrático es bien conocido tanto en el FMI como en los países que reciben préstamos, cosa que hace poco creíble la condicionalidad del Fondo. Así fue que Rusia recibió más de $20 mil millones del FMI desde 1992 sin haber cumplido con los acuerdos de esa agencia prestataria.

El record del Banco Mundial es semejante. El Banco hace préstamos para promover el desarrollo económico pero también sufre de los mismos problemas: tiene un interés burocrático de hacer préstamos; otorga credito únicamente a gobiernos; ha apoyado gobiernos cuyas politcas han sido la causa del empobrecimiento de su gente. Es por eso que un alto porcentaje de los proyectos del Banco son considerados fracasados por el mismo Banco y que esa agencia también ha generado la adicción a sus préstamos de una serie de países. La idea que la ayuda externa es necesaria para el progreso económico siempre fue falsa, como lo comprueban los países desarollados del mundo, pero se ha hecho claro que la ayuda externa ha causado grandes males y ha atrasado el progreso económico en los paises pobres.

¿Qué balance puede hacer de la actividad del FMI desde su creación? ¿Ayudan realmente los organismos multilaterales de crédito al desarrollo económico? ¿Cómo afectan el FMI y el Banco Mundial el proceso de globalización económica?

El balance es negativo, porque en la practica los organismos multilaterales atrasan o desaceleran el progreso económico y la liberalización de los mercados. Por eso encuentro irónico que los que se manifiestan en contra de la globalización tambien protestan en contra del FMI y el Banco Mundial al pensar que esas agencias estan en la vanguardia del capitalismo internacional. Parece que el Banco y el Fondo tienen a los manifestantes totalmente engañados, pues las agencias siempre usan el lenguage del mercado para justificar sus intervenciones estatales.

Si no existieran las agencias multilaterales, la globalización sería a un paso más acelerado. Los países han implementado políticas de mercado como resultado de crisis económicas y políticas fracasadas del pasado; en general, los políticos no han implementado reformas liberales por haber sido liberales convencidos con una visión de largo plazo. La realidad económica, no las demandas de las agencias multilaterales, se ha impuesto.  La globalización, entonces, resulta de una serie de cambios locales en un proceso revolucionario que va desde abajo para arriba. No es un fenómeno que se impone desde arriba.

¿Quiénes son en realidad los prestamistas y los que verdaderamente se endeudan?

Los que pagan las cuentas siempre son los ciudadanos comunes del mundo, y, especialmente los más pobres del mundo.  No hay que olvidar que los "rescates" financieros a México, los países asiáticos, Rusia, Brasil, etc., no eran rescates a los pueblos de esos países. Esos créditos rescataron a los bancos privados y otros inversionistas en los países ricos y a las elites en los paises pobres. Los pueblos, que poco tenían que ver con causar esas crisis, ahora tienen que pagar esa deuda. Esa distribución de riqueza desde abajo para arriba no resultaría bajo un sistema capitalista.

¿Cómo podría estructurarse un sistema de créditos que generara incentivos para realizar reformas estructurales?

Un sistema alternativo que sea menos costoso, menos burocrático, y más justo no es difícil de imaginar.  Es el sistema del mercado libre en el cual el sector privado no otorga préstamos a gobiernos que siguen malas políticas, pues las malas politicas resultan en crisis y estancamiento económico. Sin esos rescates del Fondo Monetario o los subsidios del Banco Mundial, los inversionistas tendrían que ser más cautelosos.  Los países manejados por gobiernos que siguen buenas políticas de apertura y sanas cuentas públicas recibirían créditos. Los otros no. Quiere decir que un sistema capitalista reconoce que hace daño a los pueblos subsidiar las malas politicas. Un sistema capitalista crearía además los incentivos para que los países implementen políticas liberales al mostrar cuáles políticas producen el desarrollo económico y cuáles no. Además, durante una crisis económica, el sector privado tendría que reconocer pérdidas, en vez de pasarle la cuenta a los pueblos, y tendría un incentivo para hacer préstamos a cambio de reformas verdaderas. Un sistema de reformas creíbles basadas en condiciones creíbles resultaría, porque el sector privado estaría usando su propio dinero y a los gobiernos en crisis no les quedarían mejores alternativas, como es el caso hoy.  Volveríamos en buena parte a la manera que se resolvieron crisis durante la primera época de la globalizacion en el siglo XIX, mucho antes de la creación de los organismos multilaterales.

 ¿Cómo ve el futuro de países altamente endeudados con organismos multilaterales de crédito, como la Argentina, entre muchos otros países en desarrollo?

El futuro de un país depende de sus propias políticas e instituciones y no de su relación con organismos multilaterales, aunque es influenciada por tales agencias.  Si un país quiere avanzar, lo puede hacer, pero generalmente hay que superar obstáculos políticos, no económicos. Dentro de esos obstáculos incluyo al FMI.

¿Qué mecanismos institucionales deberían instrumentar los países para no seguir generando deuda?

Argentina, por ejemplo, ya tiene un mecanismo institucional en forma de la caja de conversión, que limita la habilidad del gobierno para imprimir dinero. Desafortunadamente, Argentina no ha logrado la responsabilidad fiscal que pudo haber obtenido de este mecanismo. Lo que ocurre hoy es que el FMI cumple la función de prestamista de última instancia, rol que le pertenecía al desaparecido Banco Central y que se buscó eliminar con la caja de conversión. Esta realidad favorece que siga creciendo el tamaño del Estado en ese país.

¿Por qué considera que la Argentina se encuentra en recesión desde hace 30 meses en un contexto internacional de crecimiento a tasas del 3/4%?

Argentina dejó de hacer reformas fundamentales a mediados de los ´90. Las leyes laborales argentinas-que fueron copiadas de la Italia fascista de Mussolini-son quizás las mas rígidas del hemisferio, cosa que es directamente responsable por las altas tasas de desempleo del país. El hecho de que Argentina se ha mostrado una y otra vez desinteresada en introducir reformas necesarias para la economía durante los ultimos años, que las condiciones liberales acordadas bajo el FMI no se han cumplido, y que los impuestos-bastante altos por muchos años-volvieron a subir bajo el nuevo gobierno durante una recesión (también parte de la receta del FMI), ha contribuido a la situación actual. En los últimos años, tanto el gasto público como la deuda externa han crecido dramáticamente de tal manera que el FMI ahora esta cubriendo esos gastos, cosa que los políticos seguramente han tenido en cuenta. Para el FMI, Argentina se ha convertido en la Rusia de América Latina; el Fondo ha invertido tanto en el "éxito" de Argentina que está dispuesto a prestar irresponsablemente para "rescatar" al país. Esa combinación de factores y el hecho de que la caja de conversión todavía implica cierto riesgo de devaluación, son los responsables de la recesión.

¿Qué reformas estructurales deberían realizarse en Argentina para que tenga impacto en el corto plazo y así salir de la recesión?

Reforma fiscal: hay que reducir los impuestos y reducir los gastos de manera dramática. Un país tan pobre como Argentina no tiene por qué estar gastando casi la mitad de lo que genera su economía en forma de gasto público. Dolarización: esa medida eliminaría el riesgo de devaluación y bajaría las tasas de interés. Reforma laboral: es demasiado costoso emplear a un argentino bajos las leyes actuales; son sólo una minoría los que se benefician a costas de la gran mayoría de los trabajadores argentinos. Reducir las regulaciones: sólo las grandes empresas pueden competir bajo el sistema burocratico y regulatorio actual. Pensiones: privatizar el sistema completamente y despolitizarlo para que los trabajadores puedan acumular sus fondos de la mejor manera posible.

¿Qué posibilidad existe para la Argentina de integrarse al NAFTA en los próximos años?

La posicion del la nueva administracion de George Bush todavia no se ha aclarado. Sin embargo, la elección de este presidente es buena noticia para America Latina, porque estará mucho más abierto a promover el libre comercio a nivel regional y menos dispuesto a imponer condiciones proteccionistas y regulatorias como hubiera sido el caso bajo una pesidencia de Al Gore.

¿Cómo ve los procesos de dolarización en Ecuador y El Salvador y que impacto pueden tener en la región?

La dolarización ya ha beneficiado a la economía ecuatoriana y debe de empezar a beneficiar a la salvadoreña. Los dos países muestran que la dolarización es una medida prudente tanto para economías generalmente sanas (como la de El Salvador), como para los que todavía tienen muchos problemas (por ejemplo, Ecuador). Al aprobar una ley que permite la competencia entre monedas, Guatemala también parece que va en la dirección de la dolarización. Lo que sí se debe enfatizar es que la dolarización se debe ver como una medida entre otras para mejorar las economías de la región. La dolarizacion en si no puede rescatar a una economía a la que le que hacen falta otras reformas. Es probable, sin embargo, que la dolarización introduzca más disciplina al sistema político, porque al eliminar el banco central quita una fuente de irresponsablidad.

Entrevista realizada por Gabriel Salvia para Mercado Libre, febrero, 2001.