El ataque Israelí contra las instalaciones nucleares de Irán: Más fácil decirlo que hacerlo

David Isenberg asevera que "A pesar de la renovada especulación en los medios en relación a los posibles ataques de Israel contra las instalaciones nucleares iraníes, el escepticismo de que tal campaña podría ser ejecutada con éxito se mantiene relativamente alto".

Por David Isenberg

A pesar de la renovada especulación en los medios en relación a los posibles ataques de Israel contra las instalaciones nucleares iraníes tan pronto como esta primavera, el escepticismo de que tal campaña podría ser ejecutada con éxito se mantiene relativamente alto, planteando la duda de si las amenazas de Israel son más ruido que nueces.

No se puede esperar una repetición de 1981, cuando la fuerza aérea israelí destruyó el reactor de Osirak en Al-Tuwaiza, justo al sur de Bagdad.

Los iraníes están conscientes tanto de las capacidades de los israelíes como de las municiones guiadas con precisión de fabricación estadounidense que forman parte del arsenal israelí. El programa iraní se ha dispersado por todo el país —las estimaciones oscilan entre 12 o más de 20 ubicaciones— y las instalaciones han sido construidas tomando en cuenta la capacidad de respuesta de EE.UU. e Israel y están protegidas por modernos sistemas rusos de defensa aérea.

Como elemento más crítico del programa iraní, se presumen las instalaciones de Natanz. El corazón de las instalaciones se encuentra en el área centrífuga, localizado en una sólida estructura subterránea.

Pero incluso si Israel trata de limitar la selección de objetivos, todavía tendría que atacar otras instalaciones aparte de Natanz. Por ejemplo, la nueva planta Fordow de enriquecimiento de combustible cerca de Qom, donde Irán ya ha trasladado 3,5% del uranio enriquecido de Natanz, está construida en la ladera de la montaña y está fuertemente fortificada. Hay una planta de conversión de uranio en Isfahán, una planta de agua se construye en Arak y fábricas centrífugas fuera de Teherán.

La distancia en línea recta entre Israel y Natanz es de 1.609 kilómetros aproximadamente. Dado que los países no comparten una frontera común, la aviación y misiles israelíes deben volar por espacio aéreo extranjero —y hostil— para alcanzar su objetivo.

El método menos arriesgado de alcanzar Natanz es con los misiles de mediano alcance israelíes, Jericho II o III. Se cree que los misiles israelíes pueden llegar a Natanz. Sin embargo, para viajar tan lejos los misiles deben tener una ovija nuclear de peso limitado y es dudoso que estas ovijas sean capaces de penetrar lo suficientemente profundo para lograr el nivel deseado de destrucción.

Por lo tanto, un ataque israelí con aviones caza-bombarderos de fabricación estadounidense es la opción más probable. Los israelíes tienen 25 F-15I y cerca de 100 jets F-16I.

El F-15I es capaz de transportar cuatro toneladas métricas de combustible en sus tanques internos, tanques de combustible conformados (CFT por sus siglas en inglés) y tanques desmontables. Esto le permite volar aproximadamente 4.450 kilómetros. Con reabastecimiento durante el trayecto, el rango puede extenderse más.

El F-15I puede llevar una gama muy amplia de armas como también varios misiles guiados y bombas, así como bombas de hierro. En total, el avión puede transportar alrededor de 10 toneladas métricas de municiones.

El F-16I tiene un rango de vuelo extendido que al parecer le permite a las fuerzas israelíes atacar bien sus objetivos dentro de Irán sin necesidad de reabastecer el combustible. El uso de CFT extiende su rango de acción efectiva hasta el 50%. El modelo base tiene un radio de combate de 1.370 kilómetros con dos bombas de 907 kilos y dos misiles aire-aire, con 3.936 litros en sus tanques externos.

Suponiendo un ataque aéreo, la pregunta es: ¿Cómo volarán los aviones desde sus bases en Israel a un blanco a 322 kilómetros dentro de Irán?

Podría ser a través de Arabia Saudita o Irak, utilizando posiblemente espacio aéreo de Jordania también. Cualquier de estas rutas es un viaje de ida de aproximadamente 1.931 kilómetros.
Para sobrevolar Arabia Saudita, los aviones de asalto deberán salir del sur de Israel, entrar al espacio aéreo saudí desde el Golfo de Aqaba o Jordania, volar 1.287 kilómetros de espacio aéreo saudí y luego 483 kilómetros hacia el interior de Irán.

Dado que la fuerza aérea israelí no opera aviones furtivos, hay una razonable expectativa de que las aeronaves sean detectadas sobre Arabia Saudita en algún punto. Es incierto si las defensas saudíes podrían detener el paso de los israelíes —o si lo harían. Tomando en cuenta los temores saudíes sobre el programa nuclear de Irán, tal vez podrían hacerse de la vista gorda y alegar ignorancia.

Si optaran por atravesar el espacio aéreo iraní, la fuerza aérea iraní debería salir del sur de Israel, atravesar de 483 a 644 kilómetros de espacio aéreo saudí o una combinación de espacio de Jordania y de Arabia Saudita, entrar al espacio aéreo iraquí tan pronto sea posible, continuar a través de 805 kilómetros de Irak hacia el Golfo Pérsico y luego hacia el objetivo.

Entrar a Irán desde el espacio aéreo iraquí sería políticamente delicado. Aunque las tropas estadounidenses ya no se encuentran allí, atravesar el espacio aéreo iraquí no sería posible sin el conocimiento, y probablemente sin el permiso, de EE.UU.

La pregunta clave es si los cazabombarderos israelíes pueden llevar a cabo esta misión sin necesidad de reabastecerse. El radio de combate —la distancia en que un avión puede ir y volver sin reabastecerse— es difícil de calcular y depende de la carga de armas, tanques externos de combustible, perfil de la misión, etc.

El mejor "cálculo aproximado" del radio de combate de los F-15I y F-16I, equipados con tanques de combustible conformados, dos tanques externos en las alas y una carga de armas regular, es casi de 1.609 kilómetros. Cualquiera de las dos posibles rutas de vuelo es alrededor de 322 kilómetros más que ese estimado. Para compensar el déficit, la aeronave puede estar equipada con un tanque de combustible externo adicional, pero esto requerirá una disminución en la carga de armas. Dada la precisión de las armas en el inventario israelí, esto podría no ser problemático.

Sin embargo, si las aeronaves son detectadas e interceptadas, los pilotos tendrán que deshacerse de los tanques para comprometer a sus atacantes. Dejar caer los tanques impedirá que alcancen su objetivo.

El reabastecimiento aéreo es una limitación para los israelíes. En los últimos años Israel ha adquirido cinco C-130 y de cuatro a siete aviones cisterna Boeing 707. Sin embargo, los cisterna deberán abastecer a los cazabombarderos en espacio hostil. El 707 es un avión grande y desarmado, por lo cual sería muy vulnerable a la defensa aérea.

En teoría, los israelíes podrían hacer esto, pero con un gran riesgo de fracaso. Si deciden atacar a Natanz, tendrán que infligir suficiente daño la primera vez —y probablemente no serán capaces de llevar a cabo ataques simultáneos a otras instalaciones.

La pregunta final es, por supuesto, una vez que los aviones israelíes hayan volado de vuelta, ¿no será capaz Irán de reparar los daños y acelerar el programa nuclear? ¿O es que Israel asume que EE.UU. regresará a comenzar una guerra a largo plazo con Irán?

Este artículo fue publicado originalmente en Asia Times (EE.UU.) el 15 de febrero 2012.