Chávez, ¿premio Nobel de la Paz?

Por Carlos A. Ball

El gobierno venezolano está utilizando sus influencias y petrodólares para tratar de conseguir el Premio Nobel de la Paz para el presidente Hugo Chávez. Pensándolo bien, Chávez no desluciría entre varios que han recibido ese premio, veamos:

  • Wangari Maatai (2004, Kenya) Este año el premio Nobel de la Paz fue concedido a una ambientalista por su obra en “desarrollo sostenible”, con ideas bastante extrañas aun entre los verdes. El 9 de octubre de este año reiteró que el SIDA es un arma de destrucción masiva creada deliberadamente por Occidente con el propósito de acabar con la raza negra.
  • Jimmy Carter (2002, EEUU) Presidió sobre la peor economía de EEUU desde la Segunda Guerra y es el único ex presidente de su país que visita y se abraza con Fidel Castro. Opinó que el mariscal Tito “cree en los derechos humanos” y que Kim Il-Sung de Corea del Norte era un hombre “inteligente, vigoroso, sorprendentemente bien informado…” Según Mary O’Grady del Wall Street Journal, los ucranianos deben estar agradecidos de que Carter no supervisó sus elecciones y si no lo cree, sugiere que le pregunte a los venezolanos, cuya libertad está siendo aplastada, luego del fraude electoral convalidado por Carter.
  • Kofi Annan (2001, Ghana) Recibió el premio como Secretario General de las Naciones Unidas y actualmente está implicado junto con su hijo y directivos del organismo en el fraude del siglo, unos 21.300 millones de dólares sustraidos ilegalmente del programa Petróleo por Alimentos en beneficio de burócratas de la ONU y de Francia, Saddam Hussein y organizaciones terroristas árabes, a costa del miserable pueblo iraquí.
  • Yasser Arafat (1994, Palestina) Terrorista que en 1972 mandó al grupo Septiembre Negro de Al Fatah a asesinar a 11 atletas israelíes en las Olimpíadas de Munich y en 1985 ordenó el asalto al vapor Achille Lauro, donde mataron a un pasajero en una silla de ruedas. En 1975, con su ejército de 15 mil hombres comenzó la guerra civil del Líbano, donde en dos décadas murieron 40 mil personas. Desde el Acuerdo de Oslo en 1994, 1.300 israelíes han sido asesinados.
  • Rigoberta Menchú (1992, Guatemala). El libro publicado en 1983 que le obtuvo el premio, “Me llamo Rigoberta Menchú”, fue elegantemente escrito por la antropóloga venezolana Elizabeth Burgos, quien estuvo casada con Regis Debray, el famoso comunista francés que con su libro “¿Revolución en la revolución?” pretendió impulsar la lucha fidelista para liberar a América Latina del imperialismo yanqui. El antropólogo David Stoll, quien entrevistó a más de 100 familiares y amigos de Menchú, sostiene que el libro está lleno de “inexactitudes, omisiones y exageraciones”. El periodista Larry Rohter del N.Y. Times insiste que la indígena adulteró o inventó gran parte de su vida.
  • Adolfo Pérez Esquivel (1980, Argentina). Este escultor argentino declaró en mayo de este año que “George Bush y Tony Blair son responsables de crímenes de lesa humanidad y algún día tendrán que pagar por ello”. Hace poco, en el Foro Social Américas en Quito, Pérez Esquivel dijo que allí se “analiza la tremenda e inmoral deuda eterna, llamada deuda externa, que es la transferencia de capitales de nuestros países a los centros de poder… El gran problema de Estados Unidos en este momento es adueñarse de América Latina, apropiarse de los recursos.”

Tengo la impresión que Hugo Chávez se sentiría bastante a gusto rodeado de este grupo de personalidades.

Artículo de la Agencia Interamericana de Prensa Económica (AIPE)
© Todos los derechos reservados. Para mayor información dirigirse a: AIPEnet