¿Y por qué solo Lula?

Alejandro Tagliavini dice que el problema de la corrupción no se restringe a determinados individuos en ciertos países, sino a una cuestión más de fondo: donde hay un mayor tamaño y envergadura del Estado suele haber un mayor nivel de corrupción.

Por Alejandro A. Tagliavini

Todo este tema de la corrupción es sumamente bizarro. Por qué unos políticos sí y otros no, cuando la sospecha cae sobre casi todos. Algo no está bien en este sistema estatal de políticos, jueces, y demás.

“No hay crimen más grave que la corrupción… la corrupción ataca los cimientos de todas las leyes. …  Es tan maligno como el asesino… el agente corrupto y la persona que corrompe toman parte de la vida de toda la sociedad… La exposición y el castigo de la corrupción pública son un honor para una nación” decía Theodore Roosevelt, frente al Congreso de EE.UU. en 1903.

O sea que, desde hace mucho tiempo, la corrupción no es exclusiva de países sub desarrollados sino preocupante en la primera potencia mundial. Ahora, ¿realmente con la ley estatal se puede combatir este problema?, como sugiere este ex presidente americano. Por caso, después del famosísimo proceso conocido como “Mani Pulite”, la corrupción en Italia sigue igual demostrando que el problema a resolver es más de fondo.

"Prueben que soy corrupto e iré caminando a la cárcel" aseguraba Luiz Inácio Lula da Silva, el "hijo de Brasil" como lo llamó una película sobre su vida. Lula encarnó hasta hoy, cuando recibe una condena a 9 años y medio de prisión por corrupción pasiva, el sueño de millones de brasileños. Nacido en 1945, en el empobrecido nordeste, emigró con su madre y siete hermanos a Sao Paulo siguiendo a su padre, un campesino analfabeto y alcohólico que tuvo 22 hijos con dos mujeres.

Vendió naranjas y tapioca, a los 15 años empezó a trabajar como tornero y llegó a presidir el sindicato metalúrgico. A comienzos de los 80, participó en la fundación del Partido de los Trabajadores. Y llegó a la presidencia de Brasil en 2002 y, con un programa mucho más moderado de lo que se esperaba, se mantuvo en el poder durante ocho años. Le atribuyen haber sacado de la pobreza a 28 millones de personas dejando el Gobierno con un 87% de popularidad, récord en su país.

“En Brasil solo me supera Jesucristo", llegó a decir Lula a quien Time dedicó una portada como el líder más influyente del mundo, y diarios como Le Monde o El País lo nombraron "Hombre del año". En fin, resulta sintomático que haya recibido tanto apoyo quién hoy es el primer ex presidente condenado por corrupción en su país.

Por cierto, Lula confía en que su condena pueda revertirse en segunda instancia y ser candidato presidencial en 2018. Irónicamente, quienes se alegran porque el izquierdista “hijo de Brasil” quede fuera de la política podrían terminar lamentándolo, ya que el principal beneficiado es Jair Bolsonaro —segundo en las encuestas— un ex militar de exabruptos machistas, sexistas y autoritarios.

Pero volviendo al tema, porque hay tanta corrupción en el Estado y, obviamente, entre los privados que trabajan con él. Dice le Real Academia que corromper (Del lat. Corrumpĕre) es “alterar y trastrocar la forma de algo”. Y dice la metafísica aristotélica que la violencia es aquello que altera o trastoca la naturaleza de alguna cosa. O sea que la violencia corrompe, necesariamente. Entonces, el Estado, en tanto usa su monopolio de la violencia, es necesariamente agente corruptor. Así, cualquier funcionario que tiene la facultad de decidir sobre la aplicación de una norma coactiva, está llamando a la corrupción. Por tanto, no es casual que los países donde hay más libertad —menos coacción estatal— sean los menos corruptos.