Trucos migratorios

Por Alan Reynolds

Los shows de comentario no son muy de mi agrado, pero resulta que cambiando de canal me topé con Rush Limbaugh entrevistando al Vicepresidente Cheney respecto del discurso presidencial sobre inmigración. La principal aseveración o pregunta de Limbaugh era esta: “La ley de compromiso se nos está diciendo que es Hagel-Martínez, dos republicanos están proponiendo esta ley. Robert Rector de la Heritage Foundation y el Senador Sessions (un republicano de Alabama), a quien yo se que usted respeta, ambos realizaron un análisis conjunto de esta ley y lo que ellos proyectan utilizando calculaciones conservadoras, es que a lo largo de los próximos 20 años, entre 110 y 217 millones de inmigrantes legales e ilegales estarán entrando al país recibiendo estatus legal. ¿Cuál es el propósito de política pública para hacer esto en tal escala?”

El Vicepresidente Cheney parecía no estar al tanto de estas “calculaciones conservadoras”, entonces preguntó, “¿Estas son las personas que recibirían estatus legal?” Rush contestó: “No, esta es la combinación de ambos. Esto es el aumento en el número de inmigrantes legales, como también la cantidad de ilegales quienes también serían legalizados a lo largo de los próximos 20 años. Y también permite que haya un crecimiento exponencial porque a esas personas se les permitiría traer a sus miembros familiares. Y una de nuestras grandes preocupaciones aquí es la presión que esto ejercería por sobre una red de seguridad social que desde ya está presionada y este tipo de cosas. Y estos números son simplemente sorprendentes para mí. Añadir dos tercios de la población del país en 20 años—yo no creo que nosotros podemos lidiar financieramente con eso y seguramente no con respecto a la asimilación”.

Rush es un tipo muy inteligente y sus comentarios sobre los asuntos económicos normalmente se baten entre astutos y brillantes. Pero estos números no son “simplemente sorprendentes” también son verdaderamente absurdos. Sin importar si la ley en cuestión (S.2611) es mejor o peor que otras leyes de inmigración, para sugerir que puede, resultará, o que podría permitir que la inmigración legal se encuentre en un promedio de entre 5,1 millones y 10,9 millones por año es nada más que un truco barato.

La calculación mayor de 217 millones de inmigrantes legales para el 2026 implica que la inmigración legal anual bajo S.2611 sería de casi 12 veces más de lo que es el flujo actual de cerca de 950,000 por año (más unos por lo menos 400.000 inmigrantes ilegales). No es posible que alguien crea que la inmigración legal de repente saltará de un millón al año a casi 11 millones, así que el promedio de 20 años de 10,9 millones inmigrantes legales por año necesariamente requiere de una inmigración anual mucho mayor a los 10.9 millones en el futuro—mayor, de hecho, que los 25 millones por año. Si la idea del Congreso de permitir 25 millones de inmigrantes legales por año está comenzando a sonar difícil de creer eso es porque en realidad no es creíble.

El truco involucrado aquí es adecuadamente denominado como “la magia del interés compuesto”. La versión original de S.2611 hubiese permitido que el número temporal de trabajadores visitantes (inicialmente fijado en 325.000 por año) aumente por hasta un 20 por ciento en cualquier año, pero que este era un tope, no una norma. El congreso también podría reducir ese número. Los proponentes de la ley han, de hecho, reducido el número propuesto de visas temporales de seis años a 200,000 (solo cerca de la mitad de la cantidad de visitantes no invitados). Cuando la gente habla de los trabajadores ilegales “moviéndose al final de la cola” este sería el tamaño de la cola (que actualmente casi no existe).

Al asumir (al pretender) que el Congreso siempre permitiría que el número de trabajadores visitantes aumente por el porcentaje máximo permitido, año tras año sin fin, los originales 325.000 por año se acercarían a los 1,7 millones por año dentro de una década y a 10,4 por año para el 2006. ¿Pero por qué parar aquí? Si esta calculación tuviera sentido alguno, EE.UU. supuestamente estaría importando 54,6 millones de trabajadores visitantes en el año 2036, luego 65,5 millones en el año siguiente y 78,6 millones en el año que sigues después. Cada vez que un 20 por ciento es añadido se vuelve parte de la base así que la próxima vez el 20 por ciento se le aplica a una cantidad mayor. Aún si el compuesto es recortado por un 10 por ciento eso no convierte a esta farsa en una calculación razonable del flujo entrante de inmigrantes bajo esta ley. Es simplemente el mismo truco barato.

Para aumentar estos números aún más, estas “calculaciones conservadoras” asumen que los elegantes millones de trabajadores visitantes traerán a sus fantásticos millones de cónyuges, hijos y padres. Cualquiera que pueda llegar a creer que EE.UU. estará recibiendo con los brazos abiertos a 10,4 millones de trabajadores visitantes legales en el 2026 puede que también crea que EE.UU. también estará invitando a 13 millones de miembros familiares que no trabajan. Pero, ¿cómo es posible que alguien crea esto? Cuando la gente recurre a tales trucos baratos para obstruir el avance de cualquier ley, uno debe estar muy alerta.

Traducido por Gabriela Calderón para Cato Institute.