Blog Home

Publicanos reunidos en La Antigua

Publicado por Luis Figueroa

Los burócratas publicanos de América se reunieron en La Antigua, Guatemala, para promover activamente la toma de recursos ajenos, por la fuerza, con el objetivo de repartirlos luego entre grupos de interés. Claro que ellos no lo ponen así; pero, ¿qué, si no eso, son los impuestos?

Fiel a la creencia de que Gobernar es gravar para gastar, la administración socialdemócrata guatemalteca necesita desesperadamente espaldarazos como los que los recaudadores de impuestos o publicanos vinieron a darle en esta jornada. Pero usted sabe --como tributario y como elector-- que la cosa no es sólo cuestión de elevar la carga tributaria.

Usted sabe que primero hay que definir prioridades, primero hay que aclarar la calidad del gasto, primero hay que definir si estamos dispuestos a cargar con el costo de tener gobierno tal y como está planteado, en fin...Usted sabe que no es cuestión de competir por ver qué carga es más alta como pretenden los recaudadores.

No es por nada que Jesús no tuviera un buen concepto de los publicanos: Veamos, pues, mi Holy Bible, New York, 1842.

Mateo 5:44-46 dice: “Amen a sus enemigos, bendigan a los que les maldicen, hagan bien a los que les aborrecen, y oren por los que les ultrajan y les persiguen;  para que sean hijos de su Padre que está en los cielos... Porque si aman a los que os aman, ¿qué recompensa tendrán? ¿No hacen lo mismo también los publicanos?”

Como quien dice, ¡Si hasta los publicanos son capaces de eso!, ¿cómo no va a ser capaz tú?Usted dirá que una cita no es suficiente para probar que los publicanos no eran muy queridos. ¿Qué tal Mateo 11:19? que dice: “He aquí un hombre comelón, y bebedor de vino, amigo de publicanos y de pecadores”. El punto está hecho: publicanos y pecadores caen en la misma canasta.¿Se está divirtiendo como yo?

Veamos otra. Mateo 18:15-17 dice así: “Si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano. Más si no te oyere, toma contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra. Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano”. Esta cita es un poco xenófoba y etnocéntrica, pero aclara más el punto.

Por último, y con perdón de las meretrices, he aquí a Mateo 21:29-31: “Un hombre tenía dos hijos, y acercándose al primero, le dijo: Hijo, ve hoy a trabajar en mi viña.  Respondiendo él, dijo: No quiero; pero después, arrepentido, fue. Y acercándose al otro, le dijo de la misma manera; y respondiendo él, dijo: Sí, señor, voy. Y no fue. ¿Cuál de los dos hizo la voluntad de su padre? Dijeron ellos: El primero. Jesús les dijo: De cierto os digo, que los publicanos y las prostitutas van delante de vosotros al reino de Dios".

Categorias

Autores

Archivos