La pobreza y la desigualdad en El Salvador

Manuel Hinds muestra cómo se redujo la pobreza y la desigualdad de ingresos en El Salvador durante los noventas, descartando la popular creencia de que las reformas liberales no tomaron en cuenta y no fueron efectivas para tratar estos temas.

Por Manuel Hinds

En un artículo anterior escribí sobre las observaciones que hizo Francis Fukuyama en su reciente visita al país —básicamente que hay una gran desigualdad del ingreso en El Salvador, que esto representa un obstáculo para la sostenibilidad de la democracia en el país, y que los salvadoreños debemos hacer un pacto para eliminar este problema.

En ese artículo yo sugerí que sería mejor poner como objetivo nacional la reducción de la pobreza, en vez de la eliminación de la desigualdad, haciendo notar que en muchos casos el objetivo de reducir la desigualdad puede ser contradictorio con el de reducir la pobreza.

Muchas personas han creído que la sugerencia de Fukuyama es muy original para la derecha, que gobernó el país por 20 años. La pregunta es, ¿Es realmente algo nuevo para la derecha en El Salvador? ¿Qué tal ha sido el comportamiento del país en el logro de ambos objetivos?

La gráfica 1 muestra algo que puede sorprender a muchos. Para 2007, El Salvador tenía la segunda mejor distribución del ingreso en el área centroamericana, después de Costa Rica. Su distribución del ingreso es mejor que las de Honduras, Panamá, Guatemala, Nicaragua y República Dominicana.


Fuente: World Development Indicators, Banco Mundial.

La gráfica 2 muestra algo que es todavía más sorprendente: El Salvador fue el país que mejoró más su distribución del ingreso de los años noventas al 2000.


Fuente: World Development Indicators, Banco Mundial.

El Salvador tiene que haber estado haciendo algo bien para que la desigualdad disminuyera más que en el resto de la región (en realidad, en tres países, Panamá, Honduras y República Dominicana, la distribución empeoró).

La gráfica 3 muestra que en esos años de gobiernos de derecha no sólo disminuyó la desigualdad sino también la pobreza-que bajó a la mitad, de 60 a 30 por ciento, en términos de la pobreza total y se redujo a un tercio, de 30 a 10 por ciento, en términos de la pobreza extrema. Este es uno de los desempeños mejores en Latinoamérica. Y se dio durante veinte años de gobiernos de derecha.


Fuente: PNUD.

Es decir, la realidad muestra que el país, bajo gobiernos de derecha que hicieron las reformas liberales, ha progresado muy fuertemente en la eliminación de la pobreza y en la reducción de las desigualdades de ingreso —más que el resto del área centroamericana.

Esto, por supuesto, no quita que es necesario redoblar los esfuerzos para eliminar la pobreza, especialmente ahora que la crisis económica ha revertido algunas de las ganancias que se hicieron en los años anteriores.

Pero sí demuestra categóricamente que la derecha salvadoreña no sólo tomó en cuenta estos temas en sus políticas sino que tuvo muy buen éxito en su aplicación en las últimas dos décadas.

Este artículo fue publicado originalmente en El Diario de Hoy (El Salvador) el 19 de enero de 2010.