Expertos del Cato Institute opinan sobre el fracaso en el Congreso del plan del salvataje

Jagadeesh Gokhale y Daniel Mitchell comentan el rechazo del plan de rescate por parte del congreso estadounidense.

Plan de rescate carece de confianza del público y la crisis financiera evidencia el fracaso del Estado

WASHINGTON, DC— Jagadeesh Gokhale comenta el rechazo del plan de rescate:

"El fracaso del plan de rescate muestra la enorme carencia de confianza del público sobre si éste alcanzara sus objetivos. Asimismo, genera dudas sobre la habilidad del gobierno para implementarlo satisfactoriamente.

El impasse demuestra cuán desatinada es la política fiscal y lo ineptos que son los políticos para manejar los problemas de la economía. La cantidad de problemas actuales no aparecieron de un día para el otro sino que aparecieron por el favoritismo del gobierno hacia las compañías de financiamiento de hipotecas las cuales sobrextendieron sus operaciones hasta, finalmente, colapsar. Ahora, esas políticas desembocaron en las puertas del Congreso. El problema es, entonces, que no falta mucho tiempo para que esas políticas aparezcan también en nuestras puertas en la forma de una economía más débil.

Ahora que fracasó la propuesta de salvataje, el Congreso podría buscar un nuevo enfoque. Lo más probable es que el plan existente sea modificado para conseguir la aprobación en una futura votación. Sin embargo, la demora y el drama político derribarán la confianza ciudadana en el Congreso y eso influirá en la confianza del consumidor en la economía.

Esto podría provocar una recesión aún más profunda y generar nuevos llamados para rescates mayores del sector en un futuro próximo. Aun así, un salvataje mayor podría ser todavía más peligroso. Aumentos a corto plazo de préstamos federales podrían desestabilizar los movimientos de capital y harían que el dólar pierda confianza.

En general, el panorama no parece muy alentador. Pero esta derrota del plan de salvataje representa puntos a favor para quienes apoyan el libre mercado e insisten en dejar que los mercados del sector financiero se reorganicen y fluyan libremente…aún frente al alto riesgo que sufrirá la economía en los próximos meses".

Daniel Mitchell explica que la actual crisis se debe a un fracaso del Estado:

"La actual crisis en el mercado financiero es el resultado de una mala política gubernamental: específicamente la política de dinero fácil de la Reserva Federal y de los subsidios insostenibles para la compra de casas e inmuebles por parte de Fannie Mae y Freddie Mac.

El plan de rescate no tuvo en consideración estos problemas. Por el contrario, creyó arreglar el problema aumentando la intervención gubernamental.

Lo ideal sería que los políticos viraran el rumbo y buscasen reducir las barreras del gobierno para la revitalización económica. Desafortunadamente, los políticos de ambos partidos —casi con seguridad— buscarán cambios cosméticos con la esperanza de que el Congreso apruebe por fin el llamado bailout".