Blog Home

Cuba necesita una transición rápida hacia el capitalismo

Publicado por Juan Carlos Hidalgo

Confirmando la reciente confesión de Fidel Castro de que "el modelo cubano ya no funciona ni siquiera para nosotros" (¿será que alguna vez funcionó?), el gobierno de La Habana ha anunciado el despido masivo de 500.000 trabajadores estatales durante los próximos meses. Esto constituye aproximadamente el 12 por ciento de la fuerza laboral pública (y el 10 por ciento de toda de la fuerza laboral en la isla).

La gran interrogante es si el magro sector privado puede absorber un flujo así de grande de trabajadores en un periodo tan corto. Mi opinión es que la única vía para que Cuba logre esto es liberalizando agresivamente su economía: privatizando gran parte de las industrias y fincas, reduciendo la tramitología, liberando los precios, bajando los impuestos (los cuales afectan desproporcionadamente al diminuto sector privado) y eliminando miles de restricciones sobre las empresas privadas que actualmente obstaculizan el emprendimiento. Esto, por supuesto, significa abandonar por completo el modelo comunista vigente y encaminarse hacia un sistema capitalista. Por ahora, las reformas implementadas por Raúl Castro desde que este llegó a la presidencia hace tres años han sido demasiado tímidas y en algunos casos hasta contraproducentes.

Como escribió Oleh Havrylyshyn, ex viceministro de Finanzas en Ucrania, en un estudio publicado por el Cato Institute acerca de la transformación de las economías poscomunistas, las reformas rápidas (en vez de las graduales) derivan en mejores resultados en términos de tasas de crecimiento más altas, desempleo más bajo, mayor captación de inversiones, etc. De manera interesante, Havrylyshyn también descubrió que "todos los países que aplicaron reformas rápidas se convirtieron en democracias liberales, mientras que en muchos de los que aplicaron reformas graduales … pequeños grupos de oligarcas extremadamente ricos capturaron el Estado y la toma de decisiones económicas".

La élite que gobierna Cuba no puede dares el lujo de perder el tiempo. Pronto, cientos de miles de cubanos estarán buscando un trabajo en el dilapidado sector privado. El descontento social podría surgir fácilmente si su búsqueda de empleo se vuelve frustrante. Al final, solo una rápida transición al capitalismo podría rescatar al pueblo cubano.

Categorias

Autores

Archivos