Cómo pueden funcionar las cuentas individuales en la seguridad social

Por William G. Shipman

Ahora que la campaña para las elecciones de 2004 está en marcha, probablemente escucharemos mucho sobre la Seguridad Social y por qué el sistema debería ser modernizado para incluir cuentas individuales invertidas en acciones y bonos

Los adversarios a la reforma ya han jugado sus cartas: sostienen que es imposible manejar 140 millones de cuentas personales, dejadas únicamente a su costo-efectividad. Ellos están mal y aquí está el por qué

Recientemente dirigí un grupo de profesionales, representantes de muchas disciplinas, para determinar si tal sistema era viable. Después de un cuidadoso estudio, concluimos que lo es. La arquitectura administrativa de nuestra estructura reformada de Seguridad Social, que esbocé ante el Grupo de Trabajo sobre Seguridad Social del Comité de Presupuesto de la Cámara de Representantes, fue revisada por la oficina de Contabilidad General y fue adoptada por el Presidente de la Comisión para fortalecer la Seguridad Social

Mi grupo comenzó con una lista de ocho principios que consideramos necesarios para tener éxito. El sistema tendría cuentas individuales con activos poseídos por el titular de la cuenta; costos razonables; una baja carga administrativa para el empleador; oportunidades de participar para los trabajadores de todos los niveles de ingreso; una estructura tal que inversionistas inexpertos no sufrieran bajos retornos en relación a los de los inversionistas expertos; opción de inversión y una solución para los participantes que no hicieran una decisión de inversión; y finalmente, ajustes automáticos para igualar las innovaciones tecnológicas ofrecidas por la industria de servicios financieros

En conjunto, estos principios se asemejan un poco al modelo de los planes 401(k)* que sirve a más de 45 millones de personas. Consideramos adoptar simplemente el modelo 401(k) pero luego lo desechamos porque actualmente no existe una infraestructura nacional que sea capaz de cobrar e inmediatamente invertir los ahorros de 140 millones de trabajadores. La única aproximación es el impuesto de nómina, que todos los empleadores pagan por sus empleados. El problema de usar ese proceso es que la conciliación del impuesto de nómina a nombre del individuo no sucede sino hasta el siguiente año calendario después de que el empleador envía las formas W-2 a ambos, empleados y al gobierno. Inviable. Un individuo no puede invertir en títulos transables cuyos precios están cambiando cuando no se sabe quién es el individuo ni cuanto está invirtiendo en el momento de la transacción

La solución que definimos fue emplear al menos una opción de inversión que no requiriera datos de contribución individual detallada ni oportuna. A esto lo llamamos Nivel 1

En el Nivel 1, un empleador envía los impuestos a la nómina al Departamento del Tesoro de los Estados Unidos. El empleador le cuenta al Tesoro cuánto del pago total es de los empleados que han escogido la opción de cuenta personal de retiro. El Tesoro transfiere esa porción al banco custodio del sector privado, que luego invierte la suma total en un fondo del mercado de dinero que siempre fije su precio en un dólar, una convención estándar de la industria

Al siguiente año, cuando la contribución se concilie a nombre del individuo usando la forma W-2**, las acciones del fondo se distribuyen a cada trabajador representando sus contribuciones y el interés acreditado. Luego, el trabajador transfiere sus activos del Nivel 1 a uno de los tres Fondos Equilibrados, cada uno altamente diversificado e invertido en miles de títulos. Estos fondos se denominan Nivel 2

Uno de los Fondos Equilibrados del Nivel 2 estaría formado por activos que se aproximen a la construcción de un portafolio de planes corporativos de beneficios definidos. Tales planes usualmente tienen acciones y bonos en un peso de 60/40 por ciento, respectivamente. Este fondo es el portafolio por omisión donde uno invierte si no se toma alguna decisión. Los otros dos fondos tendrían las mismas clases de activos pero con diferentes proporciones. Para trabajadores jóvenes se crearía un fondo con una mayor concentración en acciones y otro dirigido hacia bonos menos volátiles para aquellos cercanos al retiro. Aunque los trabajadores podrían escoger cualquiera de los tres fondos, los fondos mismos estarían diseñados para edades diferentes

Después de tres años o más, cuando el Nivel 2 haya acumulado significantes activos y economías de escala, cada trabajador podría elegir transferir sus activos del Nivel 2 al Nivel 3. Este nivel sería más como el ambiente de servicios financieros para clientes minoritarios. Aunque la composición del portafolio sería comparable a la de los fondos del Nivel 2, habría directrices de inversión menos restrictivas. Las instituciones y proveedores en el Nivel 3 pueden ofrecer servicios y bienes adicionales, tales como software de planeación del retiro, para atraer activos del Nivel 2. Cada trabajador podría distribuir sus activos a su gusto entre los proveedores del Nivel 3. Esto aseguraría una dura competencia en la que cada proveedor se esfuerce por satisfacer las necesidades de los inversionistas. Los costos serían más grandes que en el Nivel 2, pero en ellos sólo se incurriría si el individuo escogiera pasarse al Nivel 3

Los trabajadores también podrían pasar algo o todos los activos del Nivel 3, de regreso al Nivel 2, una plataforma con menos elementos, pero también menores costos. La competencia entre los proveedores del Nivel 3, y entre los Niveles 2 y 3, garantizaría que los trabajadores recibieran la mayor cantidad de bienes y servicios al menor costo posible. Mientras que todas estas decisiones de manejo financiero toman lugar, los nuevos ahorros siguen siendo invertidos en el Nivel 1 hasta la conciliación de cada nombre de cada individuo. Cuando y si se desarrolla un sistema de registro, que rastree los ahorros de los trabajadores y la forma cómo se hacen, entonces el Nivel 1 podría ser disuelto

Los trabajadores recibirían anualmente un estado de cuenta, tendrían acceso telefónico y vía Internet a sus cuentas, y podrían hacer diariamente decisiones en el Nivel 3 y cambios anuales en el Nivel 2. Recibirían una administración profesional de activos, custodia de sus activos y un registro vanguardista de sus cuentas

El costo del sistema a través del Nivel 2 -incluyendo manejo de activos, custodia, registro, 175 a 350 millones de llamadas al año a un centro de servicios al cliente y otros costos, incluyendo gastos de envío -se estiman en cerca de 3 décimos del uno por ciento de los activos acumulados, significantemente menos que la mayoría de los costos de fondos mutuos

La modernización de la Seguridad Social no sólo es una buena idea-es una necesidad. Aquellos que buscan ganar alguna cargo político en 2004 deberán responder las preguntas de los votantes sobre cómo reformarían la Seguridad Social. Afortunadamente para ellos, la mayor parte del trabajo ya está hecho.

Notas del Editor

* Es una clase de plan de retiro auspiciado por el empleador que permite a los empleados hacer contribuciones anticipadas de sus impuestos al ingreso, lo cual permite reducir la base imponible.

** Formulario otorgado por el empleador al cada uno de los empleados al 31 de enero de cada año donde resume el salario percibido durante un año y todas las deduccciones pertinentes.

Este artículo fue publicado en www.foxnews.com el 8 de diciembre de 2003.

Traducido por Javier L. Garay Vargas para Cato Institute.