Como en la Casa de Papel, ¿nos salvaría repartir dinero desde un Zeppelin?

Gino Ruso señala que entre 1913 y 2019, los 106 años desde que creó la Reserva Federal, el dólar acumuló un 2.487,30% de inflación.

Por Gino Ruso

La inflación es siempre y en todo lugar un fenómeno monetario, como decía el gran Milton Friedman; sin reconocer esto, es echar en vano cualquier posibilidad contra la lucha de la inflación como lamentablemente pasan en países que niegan la existencia de que, a mayor oferta de dinero circulante en la economía, sin demanda o poca demanda o incluso con caída de la demanda de dinero sin que el mismo Banco Central haya emitido, causará inflación. Es decir, impactará necesariamente en los precios. Esto hará que los precios de la economía aumenten ocasionando la distorsión de los precios relativos (unos aumentan más que otros) y distorsionando la estructura productiva (malas inversiones).

Lo único que lograríamos con aumentar la masa monetaria sin alguna demanda que soporte esa emisión, sería la depreciación o la devaluación de la moneda en unidades monetarias para comprar los mismo bienes y servicios. El ejemplo que da David Hume, que si de la noche a la mañana sus saldos de tesorería, se vieran incrementados por el doble en sus cuentas, no pasaría nada porque la unidad monetaria se disminuiría a la mitad, es decir. sin ningún tipo de cambio real. 

Otro ejemplo es el de Milton Friedman, en el cual un helicóptero distribuya dinero a todos por igual, que creen que pasaría no absolutamente nada, salvo que se reduciría en unidades monetarias, en proporción a lo que se distribuyó desde el helicóptero.

El gran ejemplo que hay de moda, es el de la Casa de Papel en la temporada 3 que, desde un Zeppelin distribuyen dinero 140 millones de euros, piensan que la gente se hará más rica o que a través de esa inyección de liquidez lo único que hará será distorsionar los precios relativos y hará que se reduzca en términos reales la unidad monetaria y términos nominales subirá. O cuando planean asaltar la casa de moneda en España, que en realidad su único objetivo era seguir imprimiendo euros, para su propio bienestar personal. Lo único que lograrían es incrementar la masa monetaria y reducir a unidades monetarias a proporción de lo que imprimiesen.

El dinero de nueva creación, a los únicos que benefician son a los primeros en tener ese dinero, en el caso argentino a los políticos, o siguiendo este ejemplo el grupo de la casa de papel (tienen la capacidad para comprar a precios antiguos, porque todavía ese dinero no está inyectado y cuando se introduce en el mercado monetario, ahí se va deteriorando el valor real del dinero).

Ahora bien, entendido esto paso a explicar otros ejemplos históricos como el de EE.UU. Según registros históricos en EE.UU. a partir de 1913 –año en que se creó la Reserva Federal– y hasta 2019 (106 años), el dólar acumuló un 2487,30% de inflación, lo que equivaldría hoy en día a la siguiente correspondencia: 1 dólar de 1913 = 25,87 de 2019.

En cambio, desde 1800 hasta antes de la creación de la Reserva Federal en 1913 (113 años), la deflación total fue -21,43%, de tal forma que 1 dólar de 1800 equivale a 0,79 dólar de 1913. Veamos cómo a partir de la creación de la Fed, como se deteriora el valor real del dólar y cómo sin la Fed se mantuvo e incluso se apreció hasta antes de su creación.

El otro ejemplo es el euro: el equivalente de 100 euros al 31 de enero de 2000 es de 140,54 euros al 25 de julio de 2019, dado que la inflación durante el periodo fue de 40,54 %. Esto implica que desde su creación, tan solo 19 años, su valor real se redujo a casi la mitad. Por lo tanto, no creo que un banco central haga muy bien su trabajo.

Otro ejemplo, aún brillante de inflación es el de Argentina donde el equivalente de 1 peso argentino al 31 de enero de 2003 es de 10,96 pesos argentinos al 25 de julio de 2019, dado que la Inflación acumulada durante el periodo fue de 996,27%. Es decir, perdió casi el 1000% de su capacidad adquisitiva en tan solo 16 años, ¡una locura!

Lo que trato de demostrar es que los bancos centrales son totalmente ineficientes e ineficaces a la hora de mantener el valor real del dinero y cómo lo van destruyendo con el paso del tiempo con la inofensiva frase "un poco de inflación hace bien", 1%, 2%, 3% o 4%. La inflación no es buena bajo ningún punto de vista porque deteriora la capacidad adquisitiva del dinero expresada en unidades monetarias.