Blog Home

Archivo por Noviembre 2007

A su regreso de la cumbre presidencial en Santiago, el presidente de Costa Rica Oscar Arias repitió una y otra vez que Chile es el país a seguir en la región. Hace poco más de un mes también visité ese país por primera vez y quedé sumamente impresionado por el nivel de desarrollo de los chilenos, bastante superior a lo que he visto en otros países latinoamericanos.

De tal forma que Oscar Arias realizó un diagnóstico adecuado: hay que imitar a Chile. Sin embargo su prescripción parece incompleta: según Arias, imitar a Chile significa firmar acuerdos de libre comercio a diestra y siniestra. Aquellos que hemos leído un poco sobre el "milagro" chileno sabemos que el avance logrado por ese país no radica únicamente en la firma de TLCs, sino también en otras políticas públicas de corte liberal como la reforma al sistema de pensiones, una magnífica ley de concesión de obra pública, apertura de monopolios estatales, independencia del Banco Central, entre otras.

Esto me llevó a invitar a nuestro colega chileno Ángel Soto a que escribiéramos un artículo sobre cómo Chile es más que TLCs. Sin embargo Ángel me sorprendió con otro enfoque. El secreto chileno, me dice él, no son las reformas liberales implementadas, sino el consenso político alcanzado alrededor de las mismas.

Dejo que Ángel explique su posición.

El último informe de la CEPAL titulado "Panorama Social de América Latina 2007" indica que la pobreza en América Latina continúa disminuyendo. Según las nuevas cifras, el 36,5% de los latinoamericanos se encuentra en la pobreza, lo cual equivale a 194 millones de almas. Esta es la primera vez desde 1990 en que la pobreza cae por debajo de los 200 millones de personas (hay que tomar en cuenta que ahora hay mucho más latinoamericanos que en 1990).

Sin duda esto son buenas noticias. La proporción de personas pobres todavía permanece muy alta, pero no podemos esperar una solución de un año para el otro. La interrogante es si los avances en materia de pobreza son sostenibles.

Argentina ha experimentado una gran reducción en la cantidad de familias pobres desde el estallido del 2001, pero vemos preocupantemente cómo el gasto público está fuera de control y la inflación sobrepasa el 20% según estimados independientes. La situación no es sostenible.

Chile continúa reduciendo el porcentaje y la cantidad de sus pobres, al igual que Costa Rica. Por otro lado el socialismo chavista avanza en Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua, en diferentes matices y con diferentes intensidades. Sabemos que tarde o temprano, y en algunos países más que en otros, la situación de la pobreza se va a deteriorar dramáticamente.

Cada vez más debemos hablar de lo que cada país está haciendo individualmente que hablar de la región como un todo.

Aquí Roberto Brenes se pregunta por qué los otros mandatorios presentes no solamente en esta cumbre sino en otras a lo largo de los últimos años han permitido que personajes folclóricos como el Presidente Hugo Chávez o el dictador Fidel Castro se tomen el podio y den rienda suelta a sus diatribas. Es triste que el único jefe de Estado no democráticamente elegido en ese foro haya sido el único que supo poner en su lugar al nuevo caudillo tropical.

Y el sentir de hartazgo del Rey Juan Carlos parece ser amplio, como lo podemos ver en las páginas editoriales alrededor de la región. Aquí van unos ejemplos:

- ¡Por qué no te callas...! de Hernán Pérez Loose en El Universo (Ecuador)
- Por qué no se callan de Ignacio Camacho del ABC (España)
- "¿Por qué no te callas?" llega a los móviles en España según El País (España)
- ¿Por qué no te callas? de Asdrubal Aguiar en El Universal (Venezuela)
- La grotesca impertinencia de Chávez de El Comercio (Perú)

El 9 de noviembre ha empezado a ser celebrado de manera espontánea alrededor del mundo como el Día Internacional de la Libertad, conmemorando la caída del Muro de Berlín y de uno de los dos sistemas colectivistas mas detestables que conoció la humanidad en el siglo XX.

Un muro siempre será detestado por los liberales. Llámese el Muro de Berlín, o el que quiere construir Estados Unidos en la frontera con México, o los muros comerciales que tenemos todos los países para evitar que nos lleguen bienes y servicios del extranjero.

Los muros que separan a gente que quiere estar unida son la antítesis de la libertad, y son el mayor ejemplo del fracaso de los gobiernos en sus esfuerzos por mantenernos separados.

Yo prefiero la libertad. Como dijera Quijote, "La Libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre: por la Libertad, asi como por la honra, se puede y debe aventurar la vida..."

Las "cumbres" de presidentes --como la que "sufrirán" los santiaguinos en estos días-- son pretenciosas, congestionadoras, caras, contaminadoras, calentadoras del planeta... y completamente inútiles. Y en este caso habrá que soportar además la verborrea del comandante Chávez, sin que ningún presidente tenga el coraje de enfrentarlo y denunciarlo como un dictador, un populista y un coimeador de países pobres.

En contraste, tres buenas noticias sobre Perú. Primero, esta mañana la Casa de Representantes de EE.UU. aprobó por 285 votos contra 132 el TLC entre ambos países. Lo celebré con mi buen amigo Felipe Ortiz de Zevallos, el Embajador de lujo que tiene Perú en Washington y artífice de este triunfo. Ahora sólo falta la aprobación del Senado (Obama a favor, Edwards en contra, y Madame Hillary todavía está "calculando" si le conviene votar a favor o en contra).

Segundo, el prestigioso periodista Jaime de Althaus recién publicó su interesante libro "La Revolución Capitalista en el Perú". Estoy convencido de que el valioso y pionero discurso liberal de Mario Vargas Llosa en su campaña presidencial de 1989, las reformas estructurales de la primera presidencia de Alberto Fujimori, y la consolidación bajo Toledo/Kuzcinsky han puesto claramente a Perú en la vía del desarrollo.

Y finalmente este extraordinario artículo del Presidente Alan García, titulado "El síndrome del perro del hortelano". Propongo que sea lectura obligatoria --y en voz alta-- en la "cumbre".

Algunos párrafos me recordaron mi discurso de 1981 de anuncio de la Ley Constitucional Minera, cuando abogué por explotar nuestras riquezas naturales, asegurando sólidos derechos de propiedad, y transformarla en capital humano, en educación de calidad, la verdadera "llave del tesoro" para todos.

Pues bien, Chile ahora produce casi 6 millones de toneladas de cobre, en vez del millón que producía cuando fui Ministro de Minería en 1981, y las empresas mineras privadas --que no existirían sin esa ley-- pagan en impuestos a la renta más que el presupuesto del Ministerio de Educación.

Conclusión: Si además del TLC, el Presidente García transforma estas ideas en políticas públicas, sería un gran triunfo para Perú , y el emergente polo Chile-Perú de desarrollo sería un ejemplo para todo el continente mucho más trascendente que aquel experimento condenado al desastre del tirano venezolano.

Categorias

Autores

Archivos