Archivos

Debate por ALCA: El desafío real es "vaciar las tazas"

Por Enrique Szewach

Un alumno que leyó todos los libros sobre zen logra visitar al maestro más importante. Se reúnen y el alumno le cuenta todo lo que estudió y sus ganas de aprender. El maestro lo invita a tomar el té. Se sientan para la ceremonia y el maestro empieza a llenar la taza del alumno. La taza se llena y el maestro sigue vertiendo el té que, por supuesto, desborda, moja el plato, luego la mesa y finalmente el piso, mientras el maestro insiste en servir la taza del alumno. El alumno, asombrado, le pide que pare, que ya no va a entrar nada más en la taza. El maestro lo mira y le responde: “Efectivamente, lo mismo pasa con tu mente, si no la vacías un poco de tus lecturas y preconceptos, ¿cómo pretendes aprender algo de mí? ¿Cómo esperas que algo nuevo pueda entrar en tu cabeza?.”

Bush viaja a China

Por James A. Dorn

En su visita a China, el presidente Bush confrontará el reto de lograr un acuerdo positivo y provechoso con China. El presidente estadounidense se refiere a las relaciones con China como “buenas”, pero “complejas”. Ultimamente ha predominado la complejidad. Pero eso no es nada nuevo. Dejar que el Congreso maneje esas relaciones sólo añade incertidumbre y complejidad.

Gradualismo

Por Tibor R. Machan

Desde que me convencí que la sociedad enteramente libre es tanto justa como posible, he estado consciente de la disputa que existe entre aquellos que comparten mi convicción. Algunos de ellos mantienen que, siempre y cuando no incluya una pérdida mayor de libertad individual, cualquier adelanto en la dirección correcta, aun si no conduce inmediatamente a la libertad total, es positivo y valioso. Otros insisten en todo o nada: ningún desplazamiento lento hacia la libertad es aceptable porque da la impresión que nos estamos volviendo cómplices en evitar la libertad total.

Politiquería y el precio de la gasolina

Por Carlos A. Ball

Recuerdo que llenaba el tanque de gasolina de mi primer automóvil, un Chevrolet Bel Air 1956, con 12 bolívares, equivalente a 3,58 dólares de entonces. Venezuela exportaba su petróleo en 1956 a $2,75 el barril (equivalente a $19 de hoy) y era un país más rico que gran parte de Europa. Un país de inmigrantes, no de emigrantes. Un bolívar valía un gramo de oro y 45 años de creciente socialismo e intervencionismo no habían todavía destruido nuestra moneda, productividad y prosperidad.