La tibia y temporal "reforma" migratoria de Obama

Title

La tibia y temporal "reforma" migratoria de Obama

27 de Junio de 2012
Alex Nowrasteh es analista de políticas de inmigración del Centro para la Libertad y la Prosperidad Global del Cato Institute.

El Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. (DHS, por sus siglas en inglés) acaba de publicar un comunicado que esboza una flexibilización temporal en la discrecionalidad procesal para permitirle a los inmigrantes ilegales que llegaron a EE.UU. antes de cumplir los 16 años, obtener una visa de trabajo temporal (posiblemente renovable) de dos años. Esta propuesta es una versión diluida de la reciente propuesta del senador Marco Rubio (Republicano de Florida) y de otra ley más vieja conocida como el DREAM Act. Esta versión temporal del DREAM Act ofrece un vistazo a los beneficios de la ley original.

En virtud de la propuesta, los inmigrantes ilegales que llegaron a EE.UU. con menos de 16 años de edad, han vivido en el país por 5 años, están en la escuela o se han graduado de secundaria o han servido honorablemente en las Fuerzas Armadas de EE.UU., no son criminales y tienen actualmente menos de 30 años, pueden quedarse y recibir una visa de trabajo temporal por dos años, que puede ser renovada. Eso es todo.

El gobierno ya tiene autoridad legal para conceder algo llamado "acción diferida” a los inmigrantes ilegales. Eso básicamente significa que el gobierno decidirá no deportarlos y en lugar concentrarse en criminales y otras prioridades de deportación. A estos inmigrantes se les permite, bajo la ley actual, obtener un permiso temporal de trabajo si muestran "una necesidad económica de empleo".

La mayor parte de los inmigrantes ilegales que podrían ser legalizados gracias a la medida de Obama cumplirían con el requisito de mostrar "necesidad económica" para obtener un permiso temporal de trabajo.

El representante Steve King (Republicano de Iowa) ya ha dicho que demandará a la administración Obama para impedir que esta medida entre en vigencia, pero su éxito es incierto. Rubio calificó a la medida, con razón, como "una respuesta de corto plazo para un problema de largo plazo" y agregó que "dificultará encontrar una [solución] balanceada y responsable a largo plazo".

Desde que asumió el cargo, el DHS de Obama ha deportado más de 1,2 millones de personas en un frenesí de ejecución de las políticas migratorias del Estado no visto desde la década de 1950. El año su administración se comprometió a utilizar su discrecionalidad para detener los procesos contra aquellos con fuertes lazos familiares en el país y ningún antecedente criminal. Desde que esa política entró en vigencia en noviembre de 2011, los funcionarios del DHS han revisado más de 411.000 casos pero han cerrado menos del 2% de ellos.

Los funcionarios de inmigración se refieren a esa medida como "una broma" que apenas impactó la política estatal hacia las deportaciones. El cambio de este año podría ser muy diferente.

Si se aplica de forma tan extensiva como se contempla en el DREAM Act, entre 800.000 y 2,1 millones de inmigrantes ilegales podrían obtener un permiso temporal de trabajo a través de las acciones de la administración.

Solo una fracción de los beneficios económicos del proyecto de ley DREAM Act serán obtenidos con la medida anunciada por la administración. El politólogo Raul Hinojosa-Ojeda estima que una amnistía similar a la de 1986 podría sumarle al menos $1,5 billones al PIB en una sola década. Si se legaliza la cantidad máxima de 2,1 millones de inmigrantes ilegales elegibles bajo el DREAM Act, ganaríamos al menos $250.000 millones en producción adicional durante la próxima década, de acuerdo aun cálculo ligero.

Un aplazamiento de dos años con renovación incierta generará beneficios minúsculos en comparación con los que se obtendrían con la legalización.

Este alivio temporal debería tener también un impacto mínimo sobre el estado de bienestar y otros servicios del gobierno, ya que está limitado a los inmigrantes que tienen un permiso de trabajo. Pero incluso si se les otorgara el permiso de residencia permanente mañana, tendrían que pasar cinco años antes de poder recibir cualquier tipo de ayuda estatal significativa. De todas formas, los inmigrantes utilizan menos prestaciones sociales y reciben menos ayuda del Estado que los estadounidenses con ingresos similares.

Las políticas migratorias restrictivas de nuestro gobierno van en contra de la realidad económica. La mayor parte de los inmigrantes que quieren entrar a EE.UU. son rechazados por nuestras políticas migratorias. No obstante, solo porque nuestra ley no se adapta a la oferta y a la demanda no significa que las personas se mantengan inertes ante la pobreza en sus países de origen. Un resultado predecible de las restricciones de inmigración es que los inmigrantes vendrán sin autorización y los estadounidenses querrán trabajar con ellos, emplearlos y venderles.

La triste situación que enfrentan muchos niños ilegales, de haber nacido en otro país pero criados en EE.UU., solo puede ser resuelta permanentemente con una reforma migratoria que disminuya enormemente el papel del Estado en la regulación, limitación y control de la inmigración.

Los inmigrantes ilegales traídos aquí siendo niños pequeños tienen lazos con este país y esta sociedad. Muchos de ellos ni siquiera recuerdan la tierra en la que nacieron. Es hora de que el gobierno se haga a un lado, incluso temporalmente, y permita que los inmigrantes ilegales laboriosos, pacíficos y respetuosos de la ley en las demás áreas no teman a la deportación. El siguiente paso debe ser una reforma migratoria real.

Este artículo fue pubilcado originalmente en The Huffington Post (EE.UU.) el 18 de junio de 2012.