Estudio de Cato concluye que el mandato del Banco de Exportaciones e Importaciones no debe ser renovado

Title

Estudio de Cato concluye que el mandato del Banco de Exportaciones e Importaciones no debe ser renovado

12 de Marzo de 2002

El impacto global de los subsidios es insignificante, en el mejor de los casos

El Congreso decidirá dentro de poco si reautoriza el Banco de Exportaciones e Importaciones de los Estados Unidos (Ex-Im Bank). En "Repensando el Banco de Exportaciones e Importaciones", Aaron Lukas, analista del Centro de Estudios de Política Comercial del Cato Institute, e Ian Vásquez,  director del Proyecto sobre Libertad Económica Global, afirman que "El Ex-Im Bank es una agencia de la era de la Gran Depresión que tiene poca relevancia en una época de mercados globales cada vez más abiertos y sofisticados".  A pesar de que sus roles oficiales suenan admirables, el impacto real del banco es insignificante en el mejor de los casos, y probablemente dañino, según los autores. Estas funciones son, primero, asumir riesgos comerciales y políticos que prestamistas privados no se atreven o no pueden tomar; y segundo, ayudar a exportadores estadounidenses a competir contra las exportaciones subsidiadas de otros países.

Quienes apoyan al Ex-Im Bank alegan que los exportadores norteamericanos no pueden competir efectivamente con competidores extranjeros que tienen acceso a subsidios más generosos. Sin embargo, los autores demuestran que el crecimiento de las exportaciones de EE.UU. ha rebasado al crecimiento de las ventas de sus principales socios comerciales en el mundo industrializado, a pesar de tener uno de los porcentajes más bajos de exportaciones subsidiadas del G7. Lukas y Vásquez señalaron también que sólo un tercio de  las peticiones que se hacen al banco afirman que se trate de una respuesta a competencia extranjera oficial-una figura que representa una fracción del 1 por ciento del total de las exportaciones estadounidenses.

Los autores también argumentan que el crecimiento económico no se incrementa con crédito subsidiado al sector exportador, y que ese crédito no "mejora" la balanza comercial; que el impacto acumulativo del banco en el empleo es indeterminable, pero que no tiende a ser fuerte ni en una ni en otra dirección; y que el banco provee financiamiento primariamente a países y compañías que no tienen problema obteniendo créditos. En muchos casos, los préstamos del Ex-Im Bank simplemente desplazan préstamos privados.

Dadas esas deficiencias, Lukas y Vásquez concluyen que "el financiamiento del Ex-Im debe restringirse de inmediato únicamente a aquellos casos en que un exportador norteamericano se enfrente a competencia extranjera verificablemente subsidiada. El siguiente paso debiera de ser cerrar el Banco lo más pronto posible; programas de beneficencia a corporaciones como este no tienen lugar en la agenda comercial de Estados Unidos."

Trade Policy Briefing no. 15 (http://www.freetrade.org/pubs/briefs/tbp-015es.html)

Contactos:
Ian Vásquez, Director del Proyecto sobre Libertad Económica Global, 202-789-5241
Aaron Lukas, analista del Centro de Estudios de Política Comercial, 202-789-5230
Liz Dixon, asistente de comunicaciones del Centro de Estudios de Política Comercial, 202-789-5263

Cato Institute es un centro de investigación de políticas públicas no partidista dedicado a ampliar el debate político de manera consistente con los principios liberales de libertad individual, gobierno limitado, mercados libres y paz.