15 de mayo de 2009

El Salvador: Los clichés sobre la distribución del ingreso

Printer-friendly versionSend to friend

por Manuel Hinds

Manuel Hinds es ex Ministro de Finanzas de El Salvador y co-autor de Money, Markets and Sovereignty (Yale University Press, 2009).

Es muy común oír cómo periodistas internacionales y nacionales se refieren a El Salvador como a uno de los países con la más desigual distribución del ingreso en Latinoamérica. Al oír esto los salvadoreños lo creen y lo repiten, hasta que todos creen que esto es cierto, aunque nadie se pone a ver si lo es. Como con tantos otros mitos sobre el país, con el tiempo el dudar que nuestra distribución es la peor de la región y quizás del mundo se ha vuelto políticamente incorrecto. ¿Cómo puede alguien atreverse a dudarlo? Si usted es de los que le gusta repetir lo que oye sin comprobarlo, y quiere creer que El Salvador es el peor país del mundo, no siga leyendo. Si a usted le gusta basar su pensamiento en la realidad, siga leyendo.

E l índice de Gini muestra qué tanto la distribución del ingreso se aparta de la distribución matemáticamente perfecta, es decir, de la distribución en la que cada ciudadano recibe una parte idéntica del ingreso nacional. El índice es cero cuando dicha distribución perfecta existe, y 100 cuando es totalmente imperfecta, es decir, cuando una sola persona recibe todo y todos los demás nada. Usted puede conceptualizar el índice como el porcentaje en el que la distribución del ingreso en un país se aparta de la igualdad absoluta.

Primero es importante poner los puntajes del índice para los países de la región en el contexto mundial. Latinoamérica es la región con la distribución menos igualitaria en el mundo. Por supuesto, no hay ningún país en el mundo en el que el índice de Gini sea cero. Los países más igualitarios, como Dinamarca y Suecia, tienen índices de Gini entre 24 y 25. España, que está en el puesto 31, tiene un índice de 32,5 y Francia, que tiene el puesto 34, de 32,7, mientras que Estados Unidos, puesto 74, tiene un índice de 40,8. En la América Latina, el país con el índice más bajo es Venezuela (lo ha sido por muchos años), con un valor de 43,4, que lo coloca alrededor del puesto 80 en el mundo.

Ahora bien, muchos de los periodistas que descartan a El Salvador como una de las sociedades menos igualitarias en Latinoamérica se sorprenderían al ver que El Salvador se encuentra entre los seis países con distribución más igualitaria en la región. Los países que tienen una distribución más igualitaria son Venezuela, Uruguay, Costa Rica, México y Perú. Todos los demás (incluyendo entre otros a Argentina, Chile, Nicaragua, Ecuador, Brasil y Bolivia) tienen una distribución menos igualitaria que la de El Salvador. En realidad, muchos de los periodistas que hablan con desprecio de la distribución del ingreso en El Salvador tienen distribuciones mucho peores en sus países.

Más sorprendidos aún se quedarían los que les gusta decir que todo está mal en El Salvador si supieran que de los 18 países latinoamericanos, sólo diez mejoraron su distribución del ingreso entre finales de la década de los noventa y la década presente, y que de éstos, El Salvador fue el quinto con la mayor mejora—4,7% de reducción del índice. Ocho países empeoraron su distribución.

¿Cómo podemos mejorar la distribución aún más, para acercarnos a lo que es el estándar en las regiones desarrolladas del mundo? Entendiendo que una persona que apenas sabe leer y escribir no puede generar la misma riqueza, y por tanto ganar lo mismo, que un graduado de la Universidad de Oxford; que un obrero que realiza una operación primitiva no puede ganar lo mismo que un cirujano del cerebro o que un ingeniero que diseña obras complejas, o que un empresario que da trabajo a cientos de personas. Sólo cuando entendamos que la riqueza surge del capital humano, de la educación, la salud y el entrenamiento, y logremos que nuestra población se eduque entera, es que lograremos que la distribución de nuestro ingreso sea tan igualitaria como la de Suecia.

Este artículo fue publicado originalmente en El Diario de Hoy (El Salvador) el jueves 14 de mayo de 2009.