EE.UU.: ¿Por qué reeligieron a Obama?

Title

EE.UU.: ¿Por qué reeligieron a Obama?

9 de Noviembre de 2012
Carlos Alberto Montaner es periodista y escritor cubano, residenciado en Miami, Florida.

¿Por qué reeligieron a Obama? Lo preveían y explicaban convincentemente los autores de The Keys to the White House (aproximadamente Las claves para alcanzar la Casa Blanca): porque la sociedad estadounidense fundamentalmente juzga y decide por la experiencia de los cuatro años previos del incumbente o titular de ese cargo.

Sí el pueblo estadounidense está básicamente conforme con el desempeño de su presidente, aunque le encuentre ciertos reparos, lo ratifica en el cargo. Si no es así, lo despide, o rechaza al partido al que pertenece, si se trata de un segundo término. Ese factor racional pesa más que las campañas publicitarias y los debates.

Los autores de este modelo de predicción, que no utiliza encuestas ni asigna porcentajes de votos en el hipotético resultado, son el historiador estadounidense Allan Lichtman y el matemático de origen ruso Vladimir Keilis-Borok. Hasta ahora han acertado en todas las elecciones presidenciales estadounidenses en que lo han aplicado (las últimas ocho), y, si les creemos, han podido verificar el carácter infalible del método en los pasados comicios presidenciales desde 1860, fecha a partir de la cual se tiene suficiente información disponible.

¿Cómo funciona esa bola de cristal? Se trata de 13 cuestiones fundamentales con las que la mayoría de los estadounidenses elabora su juicio sobre la conveniencia de cambiar o no al inquilino de la Casa Blanca. Si el presidente falla en más de cinco, no será reelecto. Si lo suspenden en menos de cinco, le dan otra oportunidad de servir. Obama, a juzgar por este modelo de predecir, falló en sólo tres y, por lo tanto, lo mantienen al frente del Ejecutivo.

Las trece consideraciones son las siguientes:

1. El partido al que pertenece el Presidente aumentó el número de congresistas en las elecciones de medio periodo, a los dos años de haber sido electo. (Perdió curules en esas elecciones. Primer fallo de Obama).

2. El Presidente, dentro de su propio partido, no tiene retadores que pretendan sustituirlo. (Nadie retaba a Obama).

3. Incumbencia. El aspirante es, a su vez, el titular. (Obama es el incumbente).

4. No hay un tercer partido con peso electoral significativo. (No lo hay. Ross Perot impidió que Bush padre fuera reelecto. Ralph Nader obtuvo 97.000 votos en Florida en el año 2000 y le quitó la presidencia a Al Gore. Ese año Bush ganó la Florida, y con ella la presidencia, por 537 votos).

5. Recesión durante las elecciones. (EE.UU. no está en recesión. Tiene problemas económicos, pero no está en recesión).

6. Estado general de la economía. (En general, la economía no ha crecido como en el pasado y se avizoran más problemas. El enorme aumento de la deuda pública es un asunto muy grave. Segundo fallo de Obama).

7. Grandes cambios en las medidas de gobierno. (En realidad, no los ha habido. La reforma del sistema sanitario —el seguro obligatorio de salud— no es exactamente un turning point y el aumento de los impuestos, si se aprueba, sería volver a la situación anterior a George W. Bush).

8. Grandes conflictos sociales. (No los ha habido. Las manifestaciones de los indignados han sido considerablemente menores que en Europa y se han limitado a algunas protestas en Wall Street).

9. Escándalos. (La administración de Obama, durante sus primeros cuatro años, no ha pasado por ningún escándalo público ni privado significativo).

10. Fracaso militar. (El gobierno de Obama no ha sufrido una derrota militar notable o padecido un acto terrorista importante. Las tropas en Irak completarán pronto su retirada, como estaba previsto, y las desplegadas en Afganistán preparan su despedida).

11. Éxito militar. (La muerte de Osama Bin Laden y de otros líderes de Al Qaeda ha podido presentarse como una victoria en ese terreno).

12. Carisma o perfil heroico del incumbente. (Tercer fallo de Obama. Es un buen comunicador, pero no posee la atracción o el carisma de un J.F. Kennedy o de un F.D. Roosevelt, ni es un héroe como lo fue Eisenhower. Es más bien un líder contenido y discreto).

13. Carisma o perfil heroico de su oponente. (Mitt Romney tampoco proyectaba la imagen de un candidato carismático y mucho menos era percibido como un héroe. Estábamos ante un hombre inteligente, decente, apuesto y buen empresario, pero no ante alguien que conectara emocionalmente con las masas).

Hechas las sumas y las restas, la sociedad estadounidense, aunque muy dividida, ratificó a su presidente. De paso, volvió a darle la razón a The Keys to the White House.