6 de noviembre de 2012

EE.UU.: Los republicanos, el matrimonio homosexual y cómo suena el cambio social

Printer-friendly versionSend to friend

por David Boaz

David Boaz es Vicepresidente Ejecutivo del Cato Institute.

Rick Santorum ha vuelto a la carga, combatiendo el matrimonio homosexual (en inglés) con argumentos que no resisten escrutinio. Y estos días los republicanos están manteniendo su distancia.

Santorum escribe:

La ciencia social provee evidencia abrumadora de los beneficios del matrimonio para los niños y la sociedad. ¿En qué otra área de las políticas públicas debería el gobierno ser neutral cuándo los beneficios son tan abrumadores? Sabemos que el trabajo y el matrimonio son los antídotos para la pobreza…Las investigaciones nos dicen que los niños con ingresos bajos y sin un padre en casa tienen una probabilidad cinco veces mayor de permanecer en la pobreza.

Pero su solución a este problema es la prohibición del matrimonio homosexual. ¿Cuál es la conexión? No son las parejas homosexuales las que están criando niños con un solo padre, los cuales tienen más probabilidades de tener problemas en la escuela y con la ley. Gran parte del argumento a favor de prohibir el matrimonio homosexual es del estilo “lanza una carnada y cambia de tema” (en inglés): señalan un problema real, luego proponen una solución irrelevante que utiliza como chivo expiatorio a un grupo pequeño.

Afortunadamente, los republicanos en gran medida están ignorando a Santorum y a sus aliados estos días. Ellos ven el daño a largo plazo que la cruzada anti-homosexuales les está causando. En 2004 ellos pensaban que los asuntos sociales, especialmente las prohibiciones a los matrimonios homosexuales, los ayudarían a ganar la elección presidencial. Ni siquiera fue cierto incluso en ese entonces: Resulta que (en inglés) el porcentaje del voto de George W. Bush aumentó tan solo ligeramente menos en los estados que impusieron la prohibición al matrimonio homosexual que en otros estados, específicamente, aumentó 2,6 por ciento en los estados con prohibición al matrimonio homosexual y 2,9 por ciento en los demás estados.

Este año, aunque el presidente Obama y la plataforma del Partido Demócrata han endosado la igualdad en el matrimonio, Mitt Romney y los republicanos se han apartado del asunto (en inglés). Con justa razón. El Washington Post hace poco reportó que (en inglés):

"En febrero, una encuesta realizada por el periódico Des Moines Register concluyó que 56 por ciento de los habitantes de Iowa se oponen a los esfuerzos legislativos para aprobar una enmienda constitucional que prohíba el matrimonio entre miembros del mismo sexo. Eso es similar a lo que ocurre en otros estados fluctuantes: Los electores respaldan el matrimonio homosexual tienen una ventaja de 21 puntos en Florida, 15 puntos en Ohio y 9 puntos en Virginia”.

Una encuesta de septiembre realizada por el Washington Post (en inglés) en el importante estado de Ohio descubrió que 61 por ciento frente a 30 por ciento de los electores registrados confiaban que “Obama haría un mejor trabajo abordando asuntos sociales como el aborto y el matrimonio homosexual”.

Una encuesta de fines de octubre (en inglés) descubrió que en el estado fluctuante de Virginia:

"Obama también goza de un amplia ventaja entre electores potenciales (56 por ciento frente a un 35 por ciento) en la cuestión de asuntos sociales, como el aborto y el matrimonio homosexual.

A nivel nacional, una encuesta del Washington Post (en inglés) concluye que 63 por ciento del minúsculo número de verdaderos electores fluctuantes respaldan al matrimonio homosexual".

En mi nuevo libro electrónico, El voto libertario: Electores fluctuantes, Tea Parties y el centro fiscalmente conservador y socialmente liberal (The Libertarian Vote: Swing Voters, Tea Parties, and the Fiscally Conservative, Socially Liberal Center), argumento que entre un 15 a 20 por ciento de los electores sostienen puntos de vista generalmente libertarios, esto es, son conservadores en asuntos económicos y liberales en asuntos sociales. Usualmente votan por el Partido Republicano, si los republicanos enfatizan los asuntos fiscales y dejan a un lado al conservadurismo en temas sociales. Los republicanos están empezando a darse cuenta de esto. Saben que, aún cuando el respaldo a la igualdad matrimonial (en inglés) está coqueteando con el 50 por ciento, dos tercios de los votantes jóvenes la respaldan. Hacer campaña en contra del matrimonio homosexual es una buena manera de hacer permanente la ventaja del Partido Demócrata entre los jóvenes.

¿Qué hay de esa bulla que no escucha (en inglés), de las ausentes propagandas del Partido Republicano denunciando a Obama por su respaldo al matrimonio homosexual? Así suena el cambio social. Pareciera que a Rick Santorum lo están dejando atrás.

Este artículo fue publicado originalmente en The Huffington Post (EE.UU.) el 2 de noviembre de 2012.