17 de diciembre de 2009

Ecuador: ¿Cuáles son las prioridades del gobierno?

Printer-friendly versionSend to friend

por Gabriela Calderón de Burgos

Gabriela Calderón es editora de ElCato.org, investigadora del Cato Institute y columnista de El Universo (Ecuador).

Guayaquil, Ecuador— Alianza PAÍS llegó al poder prometiendo prestarle más atención (con mayor gasto público) a lo social: salud, educación y vivienda, por ejemplo. Y el gasto aumentó, en todo lo público. ¿Pero es verdad que el sector social es prioridad dentro del gasto público?

Primero acordémonos que un gasto social mayor no significa menos pobreza. El economista mexicano Roberto Salinas León resume el mito del gasto social en dos puntos: (1) Aumentarlo no crea riqueza, solo la transfiere de un lugar a otro y para reducir la pobreza hay que crear riqueza. (2) El problema no es la cantidad de recursos sino el desperdicio de ellos por la mala gestión de las entidades públicas.1

Los gobiernos que precedieron al de Rafael Correa ya estaban aumentando el gasto: Entre 2003 y 2007 el “gasto social” en Ecuador creció en un 129,7%, en otras palabras, más que se duplicó en cuatro años. Si observamos por separado cada ministerio involucrado en este “gasto social” vemos que las tasas pueden ser aún más impresionantes: entre 2004 y 2007 el presupuesto del Ministerio de Bienestar Social creció en un 431,7%, el de Desarrollo Urbano y Vivienda en un 214,3%, el de Educación en un 64,7%, el de Salud en un 76,8% y el de Trabajo en un 148,2%.2

Pero volviendo a la promesa de Alianza PAÍS de darle prioridad a lo social, es interesante resaltar algunas revelaciones de la propuesta presupuestaria del gobierno. Hace una semana, Diario Hoy señaló que las asignaciones de recursos en el presupuesto evidencian que otros sectores son los preferidos del gobierno.

En todo el presupuesto, solo el gasto de un sector tendrá un crecimiento de tres dígitos: el de la Presidencia y sus entidades administrativas (267%). Según el Observatorio de la Política Fiscal, en el presupuesto para 2010 vemos que el gasto en vivienda se reduce en $52 millones y que el aumento para salud ($270 millones) y educación ($274 millones) sumados ($270+$274=$544 millones) son menos que el incremento en el gasto para la presidencia y sus dependencias ($586 millones). Hablando en porcentajes, se aumenta los gastos para la presidencia en 260%, el de educación y salud en 9,3% y 27,7%, respectivamente. Los gastos en vivienda se reducen en 24,3%. El gasto en defensa, crece en 29,8%.3 Vaya prioridades de un gobierno que dice poner primero a los pobres…

La Ministra de Economía y Finanzas (MEF), Elsa Viteri, dijo que la distribución de recursos se efectúa según lo que “razonablemente se ve oportuno”. En un comunicado de la Presidencia titulado “La verdad sobre el presupuesto 2010” se justifica el extravagante aumento en el gasto de la presidencia y sus dependencias con nada más y nada menos que “El Plan de Buen Vivir”.

Muchos lo vemos simplemente como el Plan de Mantener la Popularidad del Presidente. Y esa, más no la reducción de la pobreza, parece ser la prioridad del gobierno.

Este artículo fue publicado originalmente en El Universo (Ecuador) el 16 de diciembre de 2009.

Referencias:

1. Calderón, Gabriela. “El mito del 'gasto social'”. 28 de junio de 2006. ElCato.org. Disponible en: http://www.elcato.org/node/1653.

2. Ortiz de la Cadena, Fausto. “Situación Económica 2007”. Ministerio de Economía y Finanzas. Disponible en: http://mef.gov.ec/pls/portal/docs/PAGE/MINISTERIO_ECONOMIA_FINANZAS_ECUADOR/SUBSECRETARIAS/SUBSECRETARIA_GENERAL_DE_COORDINACION/COORDINACION_DE_COMUNICACION_SOCIAL/PRODUCTOS_COMUNICACION_PRENSA/ARCHIVOS_2008/SITUACION_2007_142008C.PDF

3. Jaime Carrera. “Proforma 2010: Realidad y perspectivas”. Observatorio de la Política Fiscal. Noviembre de 2009. Disponible en: http://www.observatoriofiscal.org/.