31 de diciembre de 1969

Todos

Printer-friendly version

El liberalismo —conviene hoy recordar esto— es la suprema generosidad: es el derecho que la mayoría otorga a las minorías y es, por tanto, el más noble grito que ha sonado en el planeta. Proclama la decisión de convivir con el enemigo; más aún, con el enemigo débil.
– José Ortega y Gasset
José Ortega y Gasset, La rebelión de las masas. (Barcelona: Círculo de Lectores, 1983), p. 70.

En los motines que la escasez provoca suelen las masas populares buscar pan, y el medio que emplean suele ser destruir las panaderías. Esto puede servir como símbolo del comportamiento que en más vastas y sutiles proporciones usan las masas actuales frente a la civilización que las nutre.
– José Ortega y Gasset
José Ortega y Gasset, La rebelión de las masas. (Barcelona: Círculo de Lectores, 1983), p. 57.

La forma que en la política ha representado la más alta voluntad de convivencia es la democracia liberal...El liberalismo es el principio de derecho político según el cual el Poder público, no obstante ser omnipotente, se limita a sí mismo y procura, aun a su costa, dejar hueco en el Estado que él impera para que puedan vivir los que ni piensan ni sienten como él, es decir, como los más fuertes, como la mayoría.
– José Ortega y Gasset
José Ortega y Gasset, La rebelión de las masas. (Barcelona: Círculo de Lectores, 1983), p. 70.

Por muy rico que un individuo fuese en relación con los demás, como la totalidad del mundo era pobre, la esfera de facilidades y comodidades que su riqueza podía proporcionarle era muy reducida. La vida del hombre medio es hoy más fácil, cómoda y segura que la del más poderoso en otro tiempo. ¿Qué le importa no ser más rico que otros, si el mundo lo es y le proporciona magníficos caminos, ferrocarriles, telégrafo, hoteles, seguridad corporal y aspirina?
– José Ortega y Gasset
José Ortega y Gasset, La rebelión de las masas. (Barcelona: Círculo de Lectores, 1983), p. 55.

Uno y otro —bolchevismo y fascismo— son dos seudoalboradas; no traen la mañana de mañana, sino la de un arcaico día, ya usado una o muchas veces; son primitivismo.
– José Ortega y Gasset
José Ortega y Gasset, La rebelión de las masas. (Barcelona: Círculo de Lectores, 1983), p. 85.