31 de diciembre de 1969

Todos

Printer-friendly version

...creo que si cada uno de nosotros pensará en ser un hombre ético, y tratara de serlo, ya habríamos hecho mucho; ya que al fin de todo, la suma de las conductas depende de cada individuo.
– Jorge Luis Borges
Jorge Luis Borges y Osvaldo Ferrari, Reencuentro: Diálogos inéditos (Buenos Aires: Editorial Sudamericana, 1999), p. 157.

...la muchedumbre es una entidad ficticia, lo que realmente existe es cada individuo.
– Jorge Luis Borges
Jorge Luis Borges y Osvaldo Ferrari, En Diálogo I (Buenos Aires: Editorial Sudamericana, 1985), p. 36.

...para mí el Estado es el enemigo común ahora; yo querría —eso lo he dicho muchas veces— un mínimo de Estado y un máximo de individuo. Pero, quizá sea preciso esperar . . . no sé si algunos decenios o algunos siglos —lo cual históricamente no es nada—, aunque yo, ciertamente no llegaré a ese mundo sin Estados. Para eso se necesitaría una humanidad ética, y además, una humanidad intelectualmente más fuerte de lo que es ahora, de lo que somos nosotros; ya que, sin duda, somos muy inmorales y muy poco inteligentes comparados con esos hombres del porvenir, por eso estoy de acuerdo con la frase: 'Yo creo dogmáticamente en el progreso'.
– Jorge Luis Borges
Jorge Luis Borges y Osvaldo Ferrari, En diálogo I (Buenos Aires: Editorial Sudamericana, 1985), p. 220.

Desdichadamente para los hombres, el planeta ha sido parcelado en países, cada uno provisto de lealtades, de queridas memorias, de una mitología particular, de derechos, de agravios, de fronteras, de banderas, de escudos y de mapas. Mientras dure este arbitrario estado de cosas, serán inevitables las guerras.
– Jorge Luis Borges
Pilar Bravo y Mario Paoletti, Borges verbal (Buenos Aires: Emecé, 1999), p. 147.

El argentino hallaría su símbolo en el gaucho y no en el militar, porque el valor cifrado en aquel por las tradiciones orales no está al servicio de una causa y es puro. El gaucho y el compadre son imaginados como rebeldes; el argentino a diferencia de los americanos del Norte y de casi todos los europeos, no se identifica con el Estado. Ello puede atribuirse al hecho general de que el Estado es una inconcebible abstracción; lo cierto es que el argentino es un individuo, no un ciudadano.
– Jorge Luis Borges
Jorge Luis Borges, "Evaristo Carriego" en Obras completas I (Barcelona: Emecé Editores, 1996), p. 162.

El más urgente de los problemas de nuestra época (ya denunciado con profética lucidez por el casi olvidado Spencer) es la gradual intromisión del Estado en los actos del individuo; en la lucha contra ese mal, cuyos nombres son comunismo y nazismo, el individualismo argentino, acaso inútil o perjudicial hasta ahora, encontrará justificación y deberes.
– Jorge Luis Borges
Jorge Luis Borges, "Nuestro pobre individualismo" en Obras completas II (Barcelona: Emecé Editores, 1996), p. 37.

Las masas son una entidad abstracta y posiblemente irreal. Suponer la existencia de la masa es como suponer que todas las personas cuyo nombre empieza con la letra 'b' forman una sociedad.
– Jorge Luis Borges
Pilar Bravo y Mario Paoletti, Borges verbal (Buenos Aires: Emecé, 1999), p. 179.

...se empieza por la idea de que el Estado debe dirigir todo; que es mejor que haya una corporación que dirija las cosas, y no que todo 'quede abandonado al caos, o a circunstancias individuales'; y se llega al nazismo o al comunismo, claro. Toda idea empieza siendo una hermosa posibilidad, y luego, bueno, cuando envejece es usada para la tiranía, para la opresión.
– Jorge Luis Borges
Jorge Luis Borges y Osvaldo Ferrari, En diálogo II (Buenos Aires: Editorial Sudamericana, 1998), p. 207.

Soy un cosmopolita que atraviesa fronteras porque no le gustan.
– Jorge Luis Borges
Jorge Luis Borges, La gaceta del Fondo de Cultura Económica (México, No. 8, agosto de 1986), p. 92, en Fernando Mateo, El otro Borges (Buenos Aires: Editorial Equis, 1997).

Un solo hombre ha nacido, un solo hombre ha muerto en la tierra. Afirmar lo contrario es mera estadística, es una adición imposible. No menos imposible que sumar el olor de la lluvia y el sueño que anoche soñaste".
– Jorge Luis Borges
Jorge Luis Borges, "El oro de los tigres", Obras completas, Tomo II (Buenos Aires: Emecé Editores, 1996), p. 489.

Yo creo que solo existen los individuos: todo lo demás, las nacionalidades y las clases sociales, son meras comodidades intelectuales.
– Jorge Luis Borges
Jorge Luis Borges, Revista Siete Días (Argentina), 23 de abril de 1973, Año VI, no. 310, pp. 55-59, en Fernando Mateo, El otro Borges (Buenos Aires: Editorial Equis, 1997).

¿Qué sucedió con los gobiernos? Según la tradición fueron cayendo gradualmente en desuso. Llamaban a elecciones, declaraban guerras, imponían tarifas, confiscaban fortunas, ordenaban arrestos y pretendían imponer la censura y nadie en el planeta los acataba. La prensa dejó de publicar sus colaboraciones y sus efigies. Los políticos tuvieron que buscar oficios honestos; algunos fueron buenos cómicos o buenos curanderos. La realidad sin duda habrá sido más completa que este resumen.
– Jorge Luis Borges
Jorge Luis Borges, "El libro de arena" en Obras completas III (Barcelona: Emecé, 1996), p. 55.