31 de diciembre de 1969

Todos

Printer-friendly version

No es por la benevolencia del carnicero, del cervecero y del panadero que podemos contar con nuestra cena, sino por su propio interés.
– Adam Smith
Smith, Adam. La Riqueza de las Naciones, (Madrid: Alianza Editorial S.A.: 2002).

Por más egoísta que quiera suponerse al hombre, evidentemente hay algunos elementos en su naturaleza que lo hacen interesarse en la suerte de otros de tal modo, que la felicidad de éstos le es necesaria, aunque de ello nada obtenga, a no ser el placer de presenciarla.
– Adam Smith
Adam Smith, Teoría de los sentimientos morales. (México, D.F.: Fondo de Cultura Económica, 2004).