7 de agosto de 2003

Una sólida protección a los derechos de propiedad

Printer-friendly versionSend to friend

Carencia de salvaguardas resulta en corrupción y estancamiento económico.

WASHINGTON-La mayoría de los economistas reconocen que la prosperidad y los derechos de propiedad están intrínsecamente relacionados. Sin embargo, durante muchas décadas, tanto economistas como tomadores de decisiones han ignorado esta crucial conexión.

En un nuevo estudio del Cato Institute, "Derechos de Propiedad: La Clave para el Desarrollo Económico", los economistas Gerald P. O'Driscoll, académico titular de Cato, y Lee Hoskins, académico titular del Pacific Research Institute y ex presidente del Federal Reserve Bank de Cleveland, reseñan el desarrollo de los derechos de propiedad alrededor del mundo, presentando abundante evidencia de que sin protecciones a la propiedad privada, las naciones no prosperan. Aunque los autores no tratan a Irak directamente en su estudio, el concepto de protecciones a los derechos de propiedad es particularmente oportuno en momentos en que los iraquíes lidian con los desafíos de establecer una economía de mercado en la era post-Saddam.

"Entre más sólido es el conjunto de derechos de propiedad, más sólido es el incentivo para trabajar, ahorrar, e invertir, y más efectiva será la operación de la economía", señalan O'Driscoll y Hoskins. Ellos insisten en que el estudio de la economía moderna ha ignorado extensamente este importante hecho, por lo cual escriben que "las teorías de crecimiento económico todavía recurren a las leyes de producción y relaciones... en lugar de las interacciones entre la gente gobernada por instituciones".

El estudio muestra el fuerte vínculo entre las protecciones a la propiedad y la prosperidad: "En promedio, el Producto Doméstico Bruto per cápita... es dos veces más alto en los países con las más fuertes protecciones ($23.769) que en aquellos que proveen únicamente una protección moderadamente buena ($13.027)".

Sin embargo, los autores notan que, "Construir sistemas sólidos de propiedad privada en países pobres no es una tarea fácil. Establecer un gobierno democrático no es una garantía de [dicho] sistema. Existen muchas democracias pobres y no liberales que violan... los derechos de propiedad con desenfreno. Aún así, los sistemas más sólidos parecen ser los de democracias ricas y establecidas. Sus éxitos radican no en gobiernos fuertes sino en gobiernos enfocados en la protección de la propiedad y en el uso que los individuos le dan a esa propiedad en el comercio".

Los autores también abordan el problema de la corrupción, señalando que "en una sociedad políticamente corrupta, la habilidad de abrir un negocio y continuar operándolo no es gobernada por las leyes, sino por el capricho burocrático. Entre más grande es el grado de corrupción, menos seguros están los derechos de propiedad".

O'Driscoll y Hoskins concluyen que cada país debe evolucionar su propio sistema de derechos de propiedad de acuerdo a su propia historia, y que el libre comercio puede ser la mejor forma para que los países ricos promuevan el Estado de Derecho y la protección de la propiedad privada en los países pobres.

El Policy Analysis No. 482, "Property Rights: The Key to Economic Development" se encuentra disponible en (http://www.cato.org/pubs/pas/pa-482es.html)

Contactos:

Gerald O'Driscoll, Académico Titular, 775-851-2101, godriscoll@cato.org
Lee Hoskins, Académico Titular, Pacific Research Institute, 775-849-2476, zeroinf@aol.com
Ian Vásquez, Director del Proyecto sobre Libertad Económica Global, 202-789-5241, ivasquez@cato.org

Cato Institute es un centro de investigación de políticas públicas no partidista dedicado a ampliar el debate político de manera consistente con los principios liberales de libertad individual, gobierno limitado, mercados libres y paz.